PORTADA DE MAÑANA
Ver
PSOE y Unidas Podemos miden sus fuerzas en las leyes de trata y trans en la recta final de la legislatura

Unos presupuestos más democráticos

Lidia Guinart

“Sin igualdad no hay democracia, porque el password de la democracia es la igualdad”. Esta sentencia se la escuché hace unos días al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. Un presidente que, con Bibiana Aído y otras mujeres feministas en su Consejo de Ministros, es recordado como el responsable de que España se colocara, y continúe, en el pódium de referentes mundiales en legislación de igualdad entre mujeres y hombres.

La sociedad avanza a través del Boletín Oficial del Estado y su transformación solo es posible estableciendo prioridades presupuestarias que comprometan económicamente la voluntad política. Los Presupuestos Generales del Estado para 2023, que estos días tramitamos en el Congreso de los Diputados, marcan un hito histórico en cuanto a impacto de género. Cerca de un 98% de los programas presupuestarios presentan sensibilidad al género. De ellos, aproximadamente el 20% cuenta con una pertinencia de género alta, similar a la de 2022, y aumentan los programas con pertinencia media. Esto significa que se incrementan los programas que tienen una pertinencia de género apreciable y hasta considerable. O, dicho de otra manera, que los presupuestos para el año que viene contarán en mayor medida con la mitad de la población y que lo harán de una manera transversal.

Cualquiera que haya gestionado presupuestos desde el ámbito local, autonómico o nacional sabe perfectamente que ni es sencillo ni es fácil que las diferentes concejalías, consejerías o ministerios sean sensibles y se pongan las gafas moradas. Y que es fundamental el compromiso feminista del líder o de la lideresa para que ese empeño fructifique, sin desmerecer la suma de voluntades en el seno de cada administración. En el caso del actual gobierno, de la misma manera que bajo la presidencia de Zapatero, eso es lo que ocurre.

La lucha por la plena igualdad real y contra la violencia de género encuentra acomodo en el presupuesto ahora en trámite parlamentario. En concreto, las partidas relacionadas con la violencia machista aumentan un año más y alcanzan el 56% del total del presupuesto del Ministerio de Igualdad. Es crucial que así sea en un año en el que afrontaremos en sede parlamentaria la renovación y actualización del Pacto de Estado contra la violencia de Género de 2017 y en el que habrá que desplegar además recursos para cumplir con la nueva Ley Orgánica 10/2022 de garantía integral de la libertad sexual, entre otras novedades legislativas. Las Comunidades Autónomas recibirán 40 millones de euros adicionales a los 100 millones anuales que ya contempla el Pacto de Estado.

La lucha por la plena igualdad real y contra la violencia de género encuentra acomodo en el presupuesto ahora en trámite parlamentario

La igualdad atraviesa de parte a parte estos presupuestos. Son muchos los ministerios comprometidos con el desarrollo de las medidas del Pacto contra la violencia de género y citaré solo dos de los más representativos, el de Justicia y el del Interior. Justicia destinará el año que viene 3 millones de euros para la implementación de 27 unidades administrativas de asistencia a las víctimas, con la finalidad de allanar el acceso a la Justicia y mejorar la atención a las personas más vulnerables, entre ellas las víctimas de violencia de género. Por su parte, el ministerio del Interior continúa prestando especial atención a esta tipología de víctimas. El pionero sistema de seguimiento integral de casos de violencia de género, Viogén, acaba de cumplir 15 años habiendo realizado 5’4 millones de valoraciones. El sistema sigue siendo referente a nivel mundial y el ministerio ultima ahora el diseño y desarrollo de Viogén 2. El número de efectivos destinados a la lucha contra la violencia de género se ha incrementado en el último año en un 28’5% y continúa la formación y especialización tanto de Policía Nacional como de Guardia Civil, así como la adecuación de las dependencias policiales para atender de manera idónea a las víctimas, extremos todos ellos con un claro impacto presupuestario.

El Gobierno de Pedro Sánchez dedica siete veces más recursos a la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres y a combatir y prevenir la violencia machista que el promedio de los gobiernos del Partido Popular entre 2011 y 2018. Estamos ante unos presupuestos altamente comprometidos con la igualdad entre los dos sexos. Unos presupuestos que, siguiendo el razonamiento del presidente Rodríguez Zapatero, son garantía de más democracia. 

-----------------------------------------------------------------

Lidia Guinart es diputada por Barcelona, portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Seguimiento y Evaluación contra la Violencia de Género del Congreso y secretaria de Políticas Feministas de la Federación del Barcelonès Nord del PSC.

Más sobre este tema
stats