Los otros Gamonal

Alianza Mar Blava no quiere un ‘Prestige’ en el Mediterráneo

Manifestación en Palma de Mallorca contra la realización de prospecciones petrolíferas.

Carmen Valenzuela

“Catástrofe petrolera en las playas de Ibiza y Formentera”. Este es el titular que intenta evitar Mar Blava, una alianza interterritorial entre ciudadanos, administraciones públicas y entidades privadas que se han unido para frenar el proyecto de investigación y posterior explotación petrolífera frente a las costas del archipiélago balear.

Las prospecciones petrolíferas, que afectarán al Golfo de Valencia y a las islas de Ibiza y Formentera, llevan cocinándose desde el año 2008, aunque fue en enero de 2011 cuando el Gobierno español concedió los permisos de investigación de hidrocarburos en alta mar a la compañía petrolera con sede en Escocia, Cairn EnergyCairn Energy, que opera en España a través de su filial Capricorn Spain Limited.

De momento, Alianza Mar Blava ha logrado registrar más de cuarenta mil alegaciones contra las prospecciones petrolíferas en las islas, “un número importantísimo que incluso ha trascendido las fronteras”, declaró a infoLibre el coordinador de la alianza, Carlos Bravo. La cifra es relevante, no solo porque implica un amplio rechazo a la operación, sino porque “se trata de un documento legal que otorga el derecho a recurrir ante los tribunales una decisión favorable a la petrolera”documento legal , explicó Bravo, que también reconoció la labor de otras movilizaciones ciudadanas como “Evissa diu no”, que contribuyen a la causa con multitud de iniciativas. Precisamente este domingo, convocadas por los colectivos Balears Diu No y Amics de la Terra, alrededor de 5.000 personas marcharon en Palma contra las prospecciones petrolíferas. 

Bombardeo sonoro en las profundidades marinas

Al mar que rodea las costas de Ibiza y Formentera le espera un bombardeo sistemático con aire comprimido, durante las 24 horas del día, los 7 días a la semana, que se prolongará por un período de cuatro meses y que producirá un sonido de diez mil a cien mil veces superior al del motor de un avión a reacción. Este “sondeo acústico” o “adquisición sísmica”, que es la denominación que recibe esta técnica, permitirá a la compañía petrolífera obtener una radiografía de las formaciones rocosas existentes bajo el lecho marino y determinar la existencia de hidrocarburos en el subsuelo.

Se trata de la segunda fase del proyecto que Cairn Energy está llevando a cabo en el Golfo de Valencia y que espera el veredicto del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, que en los próximos meses emitirá la Declaración de Impacto Ambiental. Si el resultado es favorable, la compañía petrolera iniciará la actividad sísmica, al tiempo que tendrá que someter a una nueva Declaración de Impacto Ambiental el proyecto de perforación y extracción de hidrocarburos de las profundidades marinas.

Fragmentación del estudio de impacto ambiental

Desde Alianza Mar Blava y el Gobierno Balear, denuncian la fragmentación de la investigación de impacto ambiental, que no contempla los efectos de la prospección petrolífera en su totalidad, sino por fases, obviando en la primera –los sondeo acústicos- , el impacto que tendrá sobre el medio marino la perforación y extracción de crudo, cuyo efecto medioambiental se estudiará de manera independiente. En este sentido, Alianza Mar Blava y el Gobierno Balear han anunciado que solicitarán al Ministerio de Medio Ambiente la necesidad de que todos los proyectos se incluyan en un mismo plan y se sujeten a una evaluación estratégica ambiental conjunta.

Esta inquietud llegó a Bruselas el pasado 11 de febrero a través de una delegación liderada por el conseller balear de Medio Ambiente, Biel Company, que se reunió con su homólogo europeo, Janez Potocnik, para trasladarle su “rotunda oposición” a los proyectos de prospecciones petrolíferas que afectan al archipiélago balear e incidir en la necesidad de realizar una evaluación de impacto global de todos los proyectos derivados de la actividad de la compañía petrolera en las islas. Una comisión a la que también acudió el coordinador de Alianza Mar Blava, Carlos Bravo, la eurodiputada del PP Rosa Estarás y el presidente del consejo insular de Ibiza, Vicent Serra, y de Formentera, Jaume Ferrer.

¿Por qué reclaman una Declaración de Impacto Ambiental conjunta?

La obtención de una Declaración de Impacto Ambiental favorable a los “sondeos acústicos” permitirá a la compañía Cairn Energy iniciar los bombardeos sonoros sobre los fondos marinos, con los consecuentes daños a la fauna litoral derivados de esta actividad. Sin embargo, la autorización para desarrollar esta técnica, no habilita ninguna licencia a la compañía para desarrollar la última fase de perforación y extracción de crudo, que deberá someterse a una nueva evaluación de impacto medioambiental con el riesgo de ser denegada. De suceder así, “el daño causado por los bombardeos sonoros ya se habrá producido”, explicó a infoLibre Carlos Bravo.

“Al fragmentar la evaluación de Impacto Ambiental tratan de minimizar los daños”, declaró a este medio el coordinador de Alianza Mar Blava. Este es otro de los motivos que aduce la alianza para reclamar una estrategia conjunta que valore los efectos del proyecto sobre el medio marino, dado que el estudio por fases permite obviar aspectos del proyecto que afectan al medio ambiente.

Un impacto medioambiental y económico irreversible

El bombardeo sonoro sistemático en las profundidades marinas, derivado de los sondeos sísmicos, producirá un estruendo de entre 249 y 265 decibelios (dB), “un sonido que está muy por encima de los niveles que pueden soportar determinados organismos del fondo marino”, señaló Bravo.

Para evitar el daño a la fauna marina, Cairn Energy contempla un plan de prevención en el que, antes de comenzar la adquisición sísmica, emitirán un sonido que irá aumentando la intensidad para permitir a los mamíferos marinos alejarse del área afectada. Una medida a todas luces insuficiente, según la técnica medioambiental del Ayuntamiento de Ibiza, Sandra Romero: “Las tortugas, por ejemplo, tienen una velocidad de nado muy lenta. También hay especies pegadas al fondo que no podrán escapar”.

“El principal problema que generan las bombas de sonido es que los animales marinos se comunican por sonidos. El impacto sonoro les bloquea y les desorienta”, explicó Romero a infoLibre. Así mismo, señaló que “hay efectos fisiológicos en los organismos en función de la intensidad del sonido”. De ser así, el sector pesquero del archipiélago balear se verá afectado de manera muy directa. En este sentido, el secretario de la Cofradía de Pescadores de Ibiza, Pére Valera, declaró a infoLibre: “Las prospecciones petrolíferas nos van a limitar las facturas con toda seguridad". Y añade: “En Ibiza y Formentera tiene un importante peso la pesca de atún rojo, si los desorientas, morirán o se esconderán”.

A la contaminación acústica habrá que sumar la derivada de la extracción de hidrocarburos. Un hipotético vertido accidental no solo causaría un daño irreversible sobre el ecosistema marino, sino que incidiría inevitablemente en el sector turístico, principal sostenedor económico de las islas. Por este motivo también se oponen a las prospecciones la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) y la Federación de Empresarios de Comercio de Baleares (AFEDECO). En un comunicado redactado conjuntamente, los dos entes declararon: “Las prospecciones y sondeos que pretenden llevar a cabo empresas privadas en aguas baleares, romperían el equilibrio socioeconómico entre turismo y entorno en el que durante décadas ha venido trabajando la sociedad balear”.

El ministro Soria: una oportunidad para “recuperar la industria”

Por su parte, el ministro de Energía, Industria y Turismo, José Manuel Soria, ve en las prospecciones petrolíferas de Ibiza y Formentera una oportunidad para “recuperar la industria” y reducir la dependencia energética, según declaró en la convención nacional del PP celebrada los pasados 1 y 2 de febrero en Valladolid.

En este sentido, y teniendo en cuenta que España necesita importar el 99,72% de los hidrocarburos que consume, el coordinador de Alianza Mar Blava se pregunta: “¿Aunque hubiera petróleo, en qué porcentaje se reduciría la dependencia energética?”. Una cuestión que infoLibre ha intentado trasladar al Ministerio Industria y de la que no ha obtenido respuesta. En esta misma dirección, Soria encuentra en la generación de empleo un argumento para posicionarse en favor de las prospecciones petrolíferas en las islas.

El recuerdo de la catástrofe del Prestige en las costas gallegas, hace prever la magnitud que tendría un vertido accidental procedente de una plataforma petrolífera en un mar cerrado como el Mediterráneo.

Greenpeace denuncia que, 15 años después, España sigue sin estar preparada para otro 'Prestige'

Greenpeace denuncia que, 15 años después, España sigue sin estar preparada para otro 'Prestige'

Más sobre este tema
stats