Caso Bankia

Bancaja financió con más de 1.100 millones de euros a cinco empresas sin solvencia

José Luis Olivas y Aurelio Izquierdo, de Bancaja

La gestión de los dirigentes de Bancaja provocó que la entidad financiera sufriera en 2008 un serio problema de liquidez por su empeño en financiar mastodónticas promociones inmobiliarias de dudosa rentabilidad, según se desprende de un informe del Banco de España del 30 de septiembre de 2008 incluido en el sumario del caso Bankia.

Entre las empresas financiadas destacan cinco que han sufrido importantes problemas económicos a lo largo de los últimos años: el Grupo Soler, el Valencia CF, el Grupo Reyna, el Grupo Polaris y Martinsa-Fadesa. Solo entre estas cinco firmas los créditos considerados de riesgo superaban los 1.100 millones de euros.

Ya en 2010, y pese a las recomendaciones del Banco de España, el agujero fue creciendo. La cifra de créditos con riesgo superó los 4.800 millones de euros. Dos años después de la integración de Bancaja en Bankia, ésta última entidad tuvo que ser rescatada con 23.000 millones de euros de dinero público.

La situación crítica de Bancaja se explica, según el Banco de España, porque la entidad financiera valenciana había asignado el 37,2% del total de sus inversiones a financiar a promotores inmobiliarios. "Y aunque se les planteó el limitar este tipo de exposición no se ha seguido tal recomendación, en parte por los compromisos asumidos", destaca el mencionado informe del Banco de España que especifica las principales operaciones dudosas.

Valencia CF (357 millones de euros). La operación de Bancaja que implica una mayor cantidad de dinero es la relacionada con el Valencia C.F., que aunque no es una empresa constructora si tenía asociada una gran operación inmobiliaria: la construcción del nuevo estadio de fútbol de Mestalla. Los créditos de la caja valenciana con este club de fútbol superaban en septiembre de 2009 los 357 millones de euros. Y estas importantes cantidades de dinero fueron concedidas por Bancaja pese a que el equipo de fútbol se encontraba en quiebra técnica. "Para solucionar la situación de quiebra técnica el Valencia C.F. SAD adjudicó las acciones no suscritas a la Fundación Valencia CF por un importe de 73 millones de euros. Y esta fundación financió la compra de las acciones mediante un préstamo concedido por Bancaja y avalado por el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF)", reseña el Banco de España. Cuatro años después del crédito el Instituto Valenciano de Finanzas, dependiente de la Generalitat valenciana, ha logrado que un tribunal le libere de su condición de avalista. Algo que supone un serio revés para Bankia, que podría tener que afrontar en solitario la crisis del conjunto valenciano de Primera División.

Martinsa-Fadesa (343 millones). La entidad presidida por Fernando Martín, imputado en el caso Gürtel, fue financiada con créditos de Bancaja por un valor superior a los 343 millones de euros. Según un informe del Banco de España realizado antes de que esta promotora provocara el mayor concurso de acreedores de los últimos años, todos los riesgos mantenidos con las sociedades del Grupo Martinsa deberían habese calificado como "dudosos". "Sin embargo, conforme a la decisión tomada por el comité de dirección de la dirección general de Supervisión del Banco de España en el escrito de recomendaciones los créditos deben calificarse como subestándar, con una dotación del 10%". Tras las recomendaciones del Banco de España, de los 343 millones concedidos a Martinsa por Bancaja 253 millones estaban en riesgo de no cobrarse. Al final Martinsa entró en concurso de acreedores, provocando un nuevo agujero en Bankia.

Grupo Polaris World (235 millones). Según el Banco de España la promotora murciana Polaris World, de la que también es accionista Bancaja, presentaba una serie de "debilidades" que según el organismo regulador hace que no pueda ser calificada como "normal". Sobre todo, explica el organismo regulador, por la envergadura de sus proyectos inmobiliarios y sus problemas legales, al reclasificar miles de metros cuadrados de suelo rústico: "Y la forma de obtener fondos pidiendo nuevos préstamos hipotecarios según va aumentando el valor de los terrenos, el destino poco claro de los fondos obtenidos en una forma de operar de caja única entre todas las sociedades del grupo y fundamentalmente la necesidad de que el ritmo de ventas se mantenga para que pueda continuar con sus operaciones en un entorno de descenso de las mismas hace que nuestra opinión deban reclasificarse a subestándar los saldos de algunas operaciones", que a 30 de septiembre de 2009 superaban los 131 millones de euros.

Grupo Reyna (112 millones). El Banco de España tras inspeccionar las cuentas de Bancaja se dio cuenta de que de los 112 millones que la caja había concedido al Grupo Reyna al menos 85 tendrían que ser calificados como subestándar, lo que significa que había dudas acerca de su cobro por parte de la entidad financiera valenciana. Para realizar la inspección los técnicos del Banco de España no pudieron contar con las cuentas de esta firma. La firma Amrey, la cabecera del grupo, presentó en abril pasado un concurso voluntario de acreedores. El banco malo o Sareb es el principal acreedor del grupo, con 50 millones de euros, procedentes de Bancaja.

Grupo Soler Luján (90 millones). Las sociedades controladas por el empresario Juan Bautista Soler Luján no elabora estados financieros consolidades, se lamenta el Banco de España, que resalta que la sociedad se caracteriza por la falta de información disponible y por su opacidad. Por eso todos sus créditos tendrían que ser calificados como "subestándar" o con riesgo de no cobrarse. El informe del organismo regulador llama la atención en el hecho de que la firma presenta un elevado endeudamiento. Pero sobre todo hace hincapié en otro aspecto: que el informe de auditoría de 2005 y 2006 del grupo indica que las acciones que tiene del Valencia CF están "sobrevaloradas" en 22,6 millones de euros. "Por todo ello la capacidad de pago del acreditado es dudosa", confirma el Banco de España, que lamenta que sus recomendaciones no hayan sido tenidas en cuenta.

Los concursos de acreedores de las empresas crecen un 22% hasta octubre y ya casi igualan las cifras de 2012

Los concursos de acreedores de las empresas crecen un 22% hasta octubre y ya casi igualan las cifras de 2012

Más sobre este tema
stats