Los papeles de Bárcenas

Caja B, sobresueldos y destrucción de documentos, las contradicciones que centrarían un careo entre Bárcenas y Rajoy

El extesorero del PP Luis Bárcenas sentado en el banquillo de los acusados durante la primera sesión del juicio de los 'papeles de Bárcenas' este lunes en la Audiencia Nacional.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

El posible conocimiento de la dirección del PP de la existencia de la caja b, los sobresueldos que habría cobrado parte de la cúpula del partido y la acusación de destrucción de los documentos que acreditarían esa financiación irregular serían los tres elementos sobre los que giraría el careo con el expresidente Mariano Rajoy que la defensa del extesorero Luis Bárcenas ha adelantado que solicitará a la Audiencia Nacional, a la vista de las más que previsibles contradicciones que plantearán las versiones de su cliente y del exjefe del Ejecutivo.

Todo forma parte de la nueva estrategia de defensa de Bárcenas, que ha optado por dinamitar el pacto de no agresión que ha mantenido en los últimos años con el PP y con sus exdirigentes a raíz de la entrada en prisión de su mujer, Rosalía Iglesias, después de que el Tribunal Supremo la condenara en firme a casi 13 años de prisión. Es lo que explica el propio extesorero en el escrito que presentó la semana pasada en la Fiscalía Anticorrupción y que ha sido aportado este lunes al juicio por el pago con dinero negro de parte de la reforma de la sede central del partido en la calle Génova de Madrid.

Según Bárcenas, creyó "inocentemente en la promesa por parte del Partido Popular que se me hizo llegar sobre que Rosa [su esposa] no entraría en prisión gracias a las gestiones que ya se habían iniciado". De ahí que "firmara la paz con dicho partido político" y que retirara la acusación particular en el juicio por la destrucción de los discos duros tras su despido de la formación. En declaraciones al diario El Mundo el pasado fin de semana, afirmó que negoció "enterrar el hacha de guerra con el PP" con dos personas muy vinculadas actualmente al partido que le contactaron en diciembre de 2018, aunque no ha citado nombres concretos.

Ahora, sitúa la entrada en la cárcel de su mujer y las revelaciones de la operación Kitchen, el operativo policial sin control judicial que se puso en marcha tras su salida del PP para robarle documentación, como la chispa que ha llevado al extesorero a anunciar nuevas revelaciones sobre la financiación opaca del partido que él mismo gestionó durante casi veinte años, pero que estuvo en funcionamiento, según su versión, desde 1982. Y en esta nueva información que dice Bárcenas que va a contar, hay un nombre en el centro de la diana de las acusaciones del extesorero: Mariano RajoyMariano Rajoy.

Está previsto que Rajoy comparezca como testigo en el juicio que ha empezado esta semana por la reforma en b de la sede central del partido, a petición de las acusaciones populares y de la defensa del extesorero, y Bárcenas está dispuesto a protagonizar un careo con él ante el tribunal ante el convencimiento de que el expresidente va a negar todas estas acusaciones. Y eso que su abogado asegura que no quiere convertir la vista oral en un "circo mediático".

1. Caja b o financiación ilegal

Esta es la principal contradicción entre lo que asegura Bárcenas y lo que siempre ha venido defendiendo Mariano Rajoy, quien ha negado conocer la existencia de una caja b en el partido que presidió durante quince años, tanto en declaraciones públicas como en sede judicial. Ante la Audiencia Nacional lo hizo en julio de 2017, cuando todavía era presidente del Gobierno, en el juicio sobre los primeros años de actividades de la trama Gürtel, donde compareció como testigo. En aquella ocasión, afirmó que "jamás" supo nada de la presunta financiación opaca porque, según alegó, sus responsabilidades eran "políticas", no contables. Sin embargo, el tribunal cuestionó la credibilidad de su testimonio y en su sentencia dio por acreditada la contabilidad paralela de la formación política, lo que propició la moción de censura contra su Gobierno. Hace sólo cuatro meses, el Tribunal Supremo validó las pruebas de la caja B.

El extesorero tiene otra versión. Del expresidente asegura en su escrito a Anticorrupción que era "perfecto conocedor" de la financiación ilegal del PP, una acusación que ya hizo cuando confesó la autoría de los llamados papeles de Bárcenas ante el juez Pablo Ruz en julio de 2013. Sólo un par de semanas después de la confesión del extesorero en la Audiencia Nacional, Rajoy compareció en el Congreso, presionado por los acontecimientos. En aquella ocasión, proclamó sobre las acusaciones del extesorero: "Son falsas sus acusaciones, son falsas sus medias verdades y son falsas las interpretaciones de la media docena de verdades que emplea como cobertura de sus falsedades".

Ante las peticiones de dimisión de los grupos de la oposición, afirmó que no iba a declararse culpable y, sobre Bárcenas, resaltó: "Me equivoqué. Señorías, lo lamento, pero fue así. Me equivoqué en mantener la confianza en alguien que ahora sabemos que no la merecía".

2. Sobresueldos en negro

Los supuestos sobres con dinero que, según Bárcenas, entregó a exdirigentes del PP por orden de su superior de entonces, Álvaro Lapuerta, es otra de las contradicciones que más que probablemente saldrán a relucir durante el juicio y que justificarían la petición de un careo para la defensa del extesorero. En el escrito de la semana pasada, él llama "complementos salariales" a los sobresueldos y subraya que los recibieron Rajoy, María Dolores de Cospedal, Federico Trillo, Pío García-Escudero, Francisco Álvarez Cascos, Ángel Acebes, Javier Arenas, Rodrigo Rato y Jaime Ignacio del Burgo. Por esto mismo, todos ellos serán citados como testigos a petición de las acusaciones populares.

Lapuerta falleció en 2018 sin reconocer nada ante los jueces, pero Bárcenas asegura que el que fue su jefe durante casi dos décadas sí habló con alguien de la caja B y de los sobresueldos que recibían altos cargos del partido. En su escrito a la Fiscalía, explica que existe una grabación que él ha escuchado y que está en poder de "una persona".

Ha sido en la primera sesión del juicio por el pago en negro de las obras de la sede cuando el abogado de Bárcenas ha revelado que la grabación estaría en posesión del periodista Francisco Mercado, por lo que ha solicitado su comparecencia como testigo. En el audio se escucharía a Lapuerta explicar cómo pagó sobresueldos en metálico a dirigentes como Mariano Rajoy. La defensa de Bárcenas, que reconoce que no tiene la cinta, también ha pedido otras testificales de otros periodistas que aseguran haberla escuchado, como Eduardo Inda, Ernesto Ekaizer y Marisa Gallero.

Después de que se publicaran las primeras informaciones periodísticas sobre los presuntos sobresueldos y los papeles de Bárcenas, fueron numerosas las ocasiones en las que se preguntó a Rajoy, por entonces presidente del Gobierno, por este asunto. Una de las más recordadas fue en la que un fallo de cálculo le llevó a manifestar: "Todo lo que se refiere a mí y que figura allí y a algunos compañeros míos de partido que figuran allí, no es cierto, salvo alguna cosa que es lo que han publicado los medios de comunicación". A continuación, añadió: "Dicho de otra manera, es total y absolutamente falso".

3. Destrucción de papeles

Bárcenas no sólo afirma que Rajoy era "perfecto conocedor" de la caja B, sino que destruyó personalmente los documentos que así lo acreditaban, "sin saber" que el extesorero se guardaba una copia. Es lo que ha dicho ahora en su escrito a Anticorrupción, pero ya lo había manifestado en julio de 2013 durante la instrucción de la causa de la caja b ante el juez Ruz. De hecho, en ambos casos habló de que Rajoy utilizó una trituradora de papel, pero difiere en las fechas: en 2013 dijo que los hechos ocurrieron en 2010, mientras que la semana pasada los encuadra en 2009.

"En 2009 tuvimos una reunión en su despacho en el que mostré los papeles de esta contabilidad B, espetándome que cómo podía seguir conservando toda esta documentación comprometedora, que terminó, personalmente, destruyéndola en la máquina destructora de papeles, sin saber que yo guardaba copia de esta documentación, gran parte de la cual me ha sido sustraída del estudio de mi mujer cuando entraron a robar en el mismo”, explica Bárcenas.

Y 'Kitchen', ¿qué?

La operación Kitchen, que está todavía en investigación en la Audiencia Nacional, no estará exenta de aparecer en el juicio del pago en negro de la reforma de la sede de Génova. De hecho, la defensa de Bárcenas ya la ha sacado a colación en la primera sesión, remarcando que “ingente documentación, papeles, grabaciones y pendrives” que el extesorero tenía en su poder sobre la caja b del PP fue “sustraída” en el marco de esa operación, en la que están implicados miembros del Ejecutivo del PP y mandos policiales. Después ha admitido que esa “sustracción” supone un “déficit” a la hora de valorar la credibilidad de su cliente, que en su escrito a Anticorrupción.

No es descabellado pensar que a Rajoy también le preguntarán por este asunto cuando declare como testigo. Sería la primera vez que el expresidente tuviera que responder a preguntas al respecto, ya que la pieza 7 del caso Villarejo se abrió cuando ya había dejado La Moncloa y en algún acto público posterior en el que se le ha consultado sobre el tema ha declinado hacer declaraciones. Imputados en la Kitchen como los comisarios jubilados José Manuel Villarejo y Enrique García Castaño han dado a entender en sus declaraciones o en audios intervenidos por los investigadores que Rajoy estaba al tanto del operativo.

Primero deberá declarar Mariano Rajoy, tras lo cual la defensa de Bárcenas deberá decidir si cumple su amenaza de solicitar el careo, tras lo cual será el tribunal –formado por los magistrados José Antonio Mora Alarcón, Fernando Andreu y María Fernanda García– el que deberá decidir si lo acuerda o no. Es poco frecuente que los tribunales acuerden careos durante los juicios. La última vista oral mediática en la que se solicitó un careo fue el del proceso independentista catalán en el Tribunal Supremo, cuando la defensa del exconseller de Interior Joaquim Forn pidió uno entre el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos y el que era número dos de los Mossos d'Esquadra durante el 1-O, Ferran López. Los magistrados no lo aceptaron.

El que sí se llevó a cabo hace 22 años fue el que tuvo lugar entre José Barrionuevo, exministro del Interior, y Julián Sancristóbal, quien declaró en calidad de exgobernador civil de Vizcaya, pero que también fue director general de Seguridad, durante el juicio por el secuestro del empresario Segundo Marey a manos del GAL. No en juicio, sino en fase de instrucción, la Audiencia Nacional fue testigo de otro careo, el que enfrentó al exministro Jorge Fernández Díaz y el ex secretario de Estado Francisco Martínez por la operación Kitchen.

La Fiscalía cree "prematuro" aventurar un careo entre Rajoy y Bárcenas y deja la decisión en manos del tribunal

La Fiscalía cree "prematuro" aventurar un careo entre Rajoy y Bárcenas y deja la decisión en manos del tribunal

Más sobre este tema
stats