LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Un año del 23J: Sánchez se ve fuerte para aguantar y fía su hoja de ruta a Cataluña y los Presupuestos

Caso Nóos

Camps se atrinchera en que no sabe nada de los convenios con Urdangarin porque lo delegó todo

Francisco Camps, a su llegada a la sede del Consell Consultivo para declarar sobre el 'caso Nóos', este 1 de febrero.

El expresidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, ha plasmado dos únicas ideas en sus respuestas al pliego de preguntas sobre el caso Urdangarin al que se ha enfrentado esta mañana: que no sabe nada y que lo delegó todo. Exactamente, lo que vino a decir su antiguo homólogo balear, Jaume Matas. Según fuentes conocedoras del episodio, así se resume lo escrito por Camps, que declara como testigo y ha hecho uso del privilegio que como exjefe del Ejecutivo autonómico tiene para hacerlo por escrito. Sus respuestas están ya en manos del juez.

El expresidente ha comparecido por fin este sábado, 1 de febrero, ante la secretaria judicial del juzgado de José Castro, después de que el pasado 17 de noviembre el magistrado tuviera que suspender la primera citación porque el testigo había desaparecido de manera súbita. Ni la Policía pudo encontrarlo ni, al parecer, Camps se enteró de que el juez lo buscaba. La comparecencia ha tenido lugar en la sede del Consell Jurídic Consultiu (CJC), al que pertenece, en Valencia. 

Camps debía responder a cuestiones clave sobre lo convenios suscritos por la Generalitat con la pretendida ONG Instituto Nóos y que reportaron 3,5 millones al entramado que capitaneaban el yerno del rey y su socio del momento, Diego Torres.

Camps, citado a declarar como testigo este martes por el 'caso Nóos'

Camps, citado a declarar como testigo el martes en Valencia por el ‘caso Nóos’

En mayo de 2013, y convencido de que ambos habían tenido una “decisiva” intervención en la lluvia de dinero público que entre 2004 y 2007 dejó caer la Comunitat Valenciana sobre el entramado Nóos, el juez José Castro vio indicios de delito en la actuación de Camps y Barberá y propuso su imputación al Tribunal Superior de Valencia (TSJCV), el único que puede investigar a los dos políticos del PP dado el aforamiento que les confiere su condición de diputados autonómicos.

El TSJCV rechazó de plano la imputación. Y, a petición del fiscal Pedro Horrach, el juez optó por citar como testigos a Camps y Barberá. En noviembre, un día antes de la efímera desaparición de Camps, Barberá ya declaró. Y negó que el primer convenio con Instituto Nóos se hubiera gestado durante una reunión en la Zarzuela a la que Urdangarin y Torres contactaron con Camps y Barberá. Esa supuesta reunión, nunca oficialmente desmentida por la Casa del Rey, fue destapada por Diego Torres hace un año.

Los convenios, todos salvo el último también suscritos por una fundación ligada al Ayuntamiento de Valencia, costaron al erario autonómico 3,5 millones. Su resultado fueron tres ediciones de unas minicumbres turístico-deportivas bautizadas como Valencia Summit y los denominados Juegos Europeos, por los que la Generalitat pagó 380.000 euros pese a que jamás llegaron a celebrarse.

Más sobre este tema
stats