LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ábalos complica a Sánchez la gestión política del 'caso Koldo' al aferrarse al escaño en el Grupo Mixto

Monarquía

La Casa del Rey cree “injusto” que la acusen de opacidad y exige cerrar la instrucción del ‘caso Nóos’

El rey Juan Carlos, en el palacio de la Zarzuela durante su mensaje de Navidad de 2013.

El jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, dijo este sábado en el programa Audiencia abierta, de La 1 de TVE, que la opacidad "no existe" en la Corona. Spottorno se pronunció así tras explicar que esta institución se "someterá" a la Ley de Transparencia, una noma que, según su parecer, es "bastante exigente" con las instituciones sometidas a ella. "La Casa [del Rey] cumplirá con la letra y el espíritu [de esta ley] para romper con aquello que injustamente se viene definiendo como opacidad. La opacidad no existe en la Corona, pero a veces hay que ser discretos", aseveró. 

En este sentido, el portavoz de Juan Carlos I dijo que el rey, en su discurso de Navidad de este año "asumió" esa voluntad de transparencia. Si bien Spottorno obvió que el monarca se limitó a asumir en primera persona "las exigencias de ejemplaridad y transparencia que hoy reclama la sociedad", sin mentar ni al duque de Palma, ni a su hija menor, ni al caso Nóos. Sí habló sobre este asunto el portavoz del monarca. Y lo hizo para pedir que se cierre ya la fase de instrucción de este caso pues –señaló– los casi tres años que lleva abierto el sumario han supuesto un "martirio" para la institución, con un goteo de informaciones y filtraciones que hacían que este tema estuviera "repicando día tras día". Una expresión, "martirio", que lleva repitiendo la Zarzuela desde julio. Spottorno no quiso especular con las consecuencias que tendrá para los duques de Palma el fin de la fase de instrucción, aunque reconoció que en la institución trabajan con "varias hipótesis".

La Casa del Rey pide que se cierre pronto la instrucción del caso Nóos, un "martirio" para la institución

El rey calla sobre el 'caso Urdangarin' y pide a los nacionalistas que respeten “las reglas del juego”

El rey calla sobre el 'caso Urdangarin' y pide a los nacionalistas que respeten “las reglas del juego”

La realidad es que, en su discurso, el rey optó por esquivar este asunto. Y lo reemplazó por dos invocaciones genéricas a la "ejemplaridad" y al "comportamiento ético" que deben demostrar los cargos públicos en unos tiempos en los que la desafección cunde entre la ciudadanía, como reflejan las encuestas. "Es indiscutible que la crisis económica que sufre España ha provocado desaliento en los ciudadanos, y que la dificultad para alcanzar soluciones rápidas, así como los casos de falta de ejemplaridad en la vida pública, han afectado el prestigio de la política y de las instituciones. Sé que la sociedad española reclama hoy un profundo cambio de actitud y un compromiso ético en todos los ámbitos de la vida política, económica y social que satisfaga las exigencias imprescindibles en una democracia", destacó en un primer pasaje de su mensaje.

Esa reflexión sobre el necesario cambio de actitud emergió de nuevo al final de su alocución. "Quiero transmitiros, como rey de España [...], la seguridad de que asumo las exigencias de ejemplaridad y transparencia que hoy reclama la sociedad". Sin embargo, la Jefatura del Estado ha avanzado muy lentamente por ese camino, a golpe de escándalo y a remolque de las peticiones de fuerzas políticas y de los ciudadanos. Sólo cuando se vio acorralada por el caso Nóos, en 2011, decidió dar a conocer el desglose de la partida que le asignan año a año los Presupuestos Generales del Estado.

Entonces se pudo conocer el sueldo de Juan Carlos, 292.752 euros brutos –nómina que se mantiene–, pero no su patrimonio personal, ni la dotación exacta que entregó a la reina, la princesa de Asturias y las infantas, ni los gastos de otros ministerios en la Casa del Rey. Tampoco se pudo conocer si el monarca pagó todos los impuestos pertinentes una vez que repatrió el dinero de la herencia de su padre, el conde de Barcelona. El Gobierno del PP, justo después de la imputación de Cristina y tras haberlo negociado con la Zarzuela, incorporó a la Jefatura del Estado en la Ley de Transparencia, recientemente aprobada.

Más sobre este tema
stats