Casado, Abascal y Bal apoyan en Madrid a 50 organizaciones policiales contra la "arbitraria" reforma de la 'ley mordaza'

El líder de Vox, Santiago Abascal, con el del PP, Pablo Casado, en la manifestación contra la reforma de la 'ley mordaza' de este miércoles.

infoLibre

Decenas de policías y guardias civiles se han concentrado este miércoles frente a la Delegación del Gobierno en Madrid convocados por la plataforma "blanca" y "transversal" No a la España insegura, que aglutina a medio centenar de organizaciones policiales de todo el país. La protesta, replicada en todas las ciudades, surge como respuesta a la "arbitraria" reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida por sus detractores como ley mordaza, y ha contado en la capital con la asistencia de Pablo Casado (PP), Santiago Abascal (Vox) y Edmundo Bal (Cs), ha recogido Europa Press.

Se trata del primer acto unitario en contra de las enmiendas presentadas por los socios del Gobierno, PSOE y Unidas Podemos, entre otros grupos que piden derogar la ley orgánica aprobada en 2015 con la mayoría absoluta del PP.

Este sábado 27 de noviembre se celebrará entre la Puerta del Sol y el Ministerio del Interior una "gran manifestación", también transversal, convocada inicialmente por la asociación Jusapol y sus marcas JUPOL y JUCIL, mayoritarias en Policía y Guardia Civil.

"Ante la imposición del Gobierno y sus socios de una modificación de la ley sin diálogo y arbitraria, nos concentramos ante todas las delegaciones del Gobierno con una única voz para expresar con contundencia el hartazgo que siente la mayoría de los ciudadanos y los policías que apuestan por la integridad de la sociedad y el Estado de derecho", han señalado en un manifiesto.

Los representantes políticos han subrayado previamente este mensaje de que la reforma de la ley mordaza lo que desprotege en primer lugar es al ciudadano, además de a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En el manifiesto se alude a que las agresiones a policías "se están disparando" y está "comprometido el principio de autoridad" de los agentes, lo que ven "fundamental para el orden constitucional y la paz social".

Sindicatos y pancartas

En la protesta en Madrid, en la que no se ha llegado a cortar en su totalidad el tráfico frente a la Delegación del Gobierno en la calle Miguel Ángel, las decenas de participantes han portado banderas con los logotipos de sindicatos como CSIF y Solidaridad, la organización que surgió con el apoyo de Vox.

En los carteles con la marca del SUP también se podían leer mensajes como "de policías a taxistas" y "nuestras familias en peligro", junto a fotografías del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y de intervenciones policiales.

El manifiesto, leído por el periodista Carlos Cuesta, resume la "desprotección" que traerá la futura Ley de Seguridad Ciudadana "pactada en los despachos": identificaciones que durarán dos horas como máximo, cuestionamiento de la presunción de veracidad del agente y del material 'antidisturbio', celebración de manifestaciones sin previo aviso y rebaja de las infracciones por tenencia de drogas en la vía pública.

Las concentraciones han contado con el respaldo de JUPOL, que anunció la manifestación del día 27 de noviembre tras reunirse con el ministro Fernando Grande-Marlaska. En un comunicado ha asegurado que "aplauden el éxito" de la iniciativa frente a las delegaciones del Gobierno, animando a "continuar luchando todos unidos" contra la reforma de la Ley de Seguridad Orgánica.

Casado promete cambiar la reforma si gobierna

El líder del PP se ha comprometido a derogar la reforma si llega al Palacio de la Moncloa y ha confirmado que la recurrirá ante el Tribunal Constitucional si PSOE y Unidas Podemos aprueban este "atropello" que, a su juicio, deja "vendidos" a los agentes frente a los delincuentes.

"La Policía Nacional y la Guardia Civil son los garantes de nuestras libertades y si se perpetra la reforma de esta ley, van a quedar completamente vendidos a los delincuentes en las identificaciones y la protección de sus familias y su propia identidad", ha señalado.

Además, ha indicado que la reforma que pretende el Gobierno les dificulta la lucha contra el consumo de drogas y tienen que llevar a los "delincuentes que les estaban apedreando" a los "lugares donde se estaban haciendo las agresiones" como si "fueran un transporte público". También ha criticado que "algunos no tengan que pagar multas dependiendo de su renta".

Bal acusa al Gobierno de agitar la desconfianza de la población en la policía

Bal ha señalado que la reforma de la ley que prepara el Gobierno se basa en el principio de "desconfianza" en el trabajo de la policía. Bal se ha quejado de que así no se puede hacer el trabajo por parte de la Policía Nacional, de la Guardia Civil, y de las policías municipales que están en las calles "arriesgando su integridad física".

"A nadie le sorprende que el Gobierno lance ese mensaje a la ciudadanía de que la policía no respeta el ordenamiento jurídico y se comporta con brutalidad", ha añadido.

En esta misma línea, ha acusado a "los socios del Gobierno" de "arremeter" contra la comisaría de la Policía Nacional en la Via Laietana de Barcelona. "El otro día con unas imágenes proyectadas sobre su fachada llamándoles torturadores" ha lamentado, y planeando "continuas iniciativas" para trasladar la comisaría a otra sede.

Podemos anuncia un pacto con PSOE para derogar en 'la ley mordaza' las sanciones en manifestaciones no comunicadas

Más sobre este tema
stats