La portada de mañana
Ver
La tormenta perfecta del extremismo en Europa descoloca a la derecha tradicional a las puertas del 9J

Las consecuencias del 25-M

Cifuentes cree que aplicar el programa de Podemos dañaría la credibilidad internacional de España

Estaban todos los nombres que suenan para el futuro político de Madrid. La alcaldesa, Ana Botella; el presidente regional, Ignacio González; la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, y ella, la delegada del Gobierno. La protagonista de un desayuno informativo convocado por Forum Europa y en el que el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, actuó como maestro de ceremonias.

Cristina Cifuentes desglosó ante su auditorio un detallado repaso de su labor al frente de la Delegación del Gobierno en Madrid desde que Mariano Rajoy le hizo este encargo nada más llegar a La Moncloa en noviembre de 2011. Y aprovechó, también, para hacer un resumen de la actualidad política a raíz de los resultados del 25-M y otros aspectos como el desafío soberanista de Cataluña. 

Refiriéndose al fenómeno de Podemos, "el nuevo partido enraizado en el movimiento 15-M", según lo definió, Cifuentes subrayó que la aplicación del programa con el que la formación liderada por Pablo Iglesias concurrió a las europeas "dañaría irreversiblemente, sin duda, nuestra credibilidad internacional". "Pero el papel lo aguanta todo", señaló.

A su juicio, "que los movimientos antisistema se incorporen como una pieza más del propio sistema, pero no lo es tanto que hagan una utilización partidista del dolor ciudadano ni que su objetivo final sea romper unilateralmente las reglas del juego democrático".

En la línea de otros de sus compañeros de partido, la delegada del Gobierno reconoció que los dos grandes partidos mayoritarios –PP y PSOE– han experimentado una notable pérdida de votos. Pero defendió la alternancia en el poder de ambas formaciones. "La historia reciente acredita que la existencia de ambos partidos ha contribuido desde el inicio de la democracia a la estabilidad política de España, y, en mi opinión, sería bueno que siguiera siendo así", señaló. Y continuó. A su juicio, los resultados electorales que arroja el 25-M han derivado en una fragmentación del mapa político que "de acentuarse en elecciones futuras de alcance local y nacional, podría llegar a incidir negativamente en la gobernabilidad, la estabilidad y la integridad de España".

Futuro político

Fue en el turno de preguntas cuando fue cuestionada sobre sus aspiraciones políticas para el futuro. Es decir, sobre si tiene intención o se vería como cabeza de lista a la comunidad o al ayuntamiento. "No estoy en ninguna carrera sucesoria de nada. Tengo la malísima costumbre de decir la verdad siempre", añadió. No obstante, señaló preguntada sobre si Rajoy la llama para ser candidata lo dejaría "todo", que todavía no ha conocido a la persona "que le diría que no a Rajoy".

Más sobre este tema
stats