Investigación | 'Caso Púnica'

Un dosier de la firma que financió al PP en 2007 cuestiona la versión de Cifuentes sobre su papel en esa campaña electoral

Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre.

"No tuve absolutamente nada que ver ni con la gestión económica del PP ni con la gestión de sus campañas electorales ni con nada de nada de nada". Así de rotunda contestó hace un mes Cristina Cifuentes en Telecinco a la pregunta sobre la decisión del juez de imputarla en la Operación Púnica dentro de la pieza donde se investiga la financiación del PP madrileño. 

Sin embargo, un documento interno del grupo de publicidad Over Marketing –cuyo dueño ha confesado que financió al PP– cuestiona el alejamiento de Cifuentes respecto de la gestión de las campañas. Se trata de un dosier de ese extinto grupo sobre sus trabajos para el PP en las elecciones autonómicas y municipales de 2007 y al que ha tenido acceso infoLibre. El documento, de 24 páginas de las que 12 se refieren a la Comunidad de Madrid, arranca con un combo, o lote, de fotos donde el equipo electoral de la compañía confraterniza con dirigentes del partido en posados conjuntos. El dueño, Daniel Mercado, solo sale en cuatro de las 23 imágenes reunidas en ese folio, una de ellas en solitario con Cifuentes. El resto de las páginas exhibe retazos de dípticos o carteles o fotogramas de vídeos cuyos protagonistas exclusivos son distintos candidatos.

Desde el pasado jueves, la expresidenta de Madrid no ha accedido a hablar con este periódico ni a ofrecer una explicación a través de sus portavoces habituales.

Over Marketing constituye uno de los nombres más negros de la causa de Púnica para los tres expresidentes madrileños imputados por la financiación del PP –Esperanza Aguirre, Ignacio González y Cristina Cifuentes– y los seis exconsejeros que ostentan ese mismo rango. Solo entre 2004 y 2008 el grupo obtuvo del Gobierno de Madrid 10 millones en adjudicaciones de contratos publicitarios. Y quien fue su propietario ya ha admitido no solo que sus empresas –Over, Traci, Link y Abanico– se beneficiaron de contratos amañados sino que en la campaña de 2007 aceptó pagos en negro y con facturas falsas pagadas por empresarios de la construcción.

Cifuentes, que declara este miércoles, lleva año y medio sosteniendo que su única tarea en la campaña de 2007 fue "exclusivamente la movilización de los cargos y de los afiliados para participar en los actos electorales". Así lo recalcó el 20 de marzo de 2018 ante la comisión de investigación del Congreso sobre la "presunta financiación ilegal del PP". Cuando el diputado del PSOE Artemi Rallo le recordó que había sido miembro del patronato de Fundescam, Cifuentes contestó así: "Y, desde luego, en las campañas electorales, como le estoy diciendo, claro que estaba en el comité de campaña, pero mi responsabilidad era exclusivamente la de la movilización de los dirigentes y de las personas para que fueran a los mítines. Punto pelota. No tenía ninguna otra responsabilidad. No tenía absolutamente ninguna capacidad". ¿Significa lo anterior que Over Marketing le dio protagonismo en su dosier pese a que ni siquiera tenía la facultad de facilitar gestiones o reuniones con candidatos o dirigentes locales? Cifuentes no ha querido aclararlo.

En 2007, la mujer que en 2018 dimitió como presidenta en medio del escándalo del máster y tras la difusión de un vídeo en el que aparecía robando una crema en un supermercado, era secretaria de movilización territorial del PP de Madrid, miembro del patronato de la oscura fundación Fundescam, que ya desde 2003 abonaba facturas electorales de Esperanza Aguirre, y vicepresidenta de la Asamblea regional. Son dos de los contratos otorgados por el Parlamento madrileño al expresidente de la patronal madrileña Arturo Fernández –la concesión de la cafetería en 2009 y 2011– lo que constituye la razón básica por la que el juez de Púnica ha decidido llamarla a declarar en calidad de investigada. Cifuentes presidía la mesa de contratación y, además, formaba parte del comité de expertos que evaluó a los aspirantes.

En febrero de 2018, dos meses antes de su dimisión, la declaración prestada por el que durante años se mantuvo como el principal político imputado en Púnica, Francisco Granados, zarandeó a Cifuentes. Granados, cuya cuenta oculta en Suiza desencadenó en 2014 la investigación que permitió desarmar la trama corrupta, le dijo al juez Manuel García Castellón que Cifuentes conocía la existencia de la caja B del PP de Madrid. Según su versión, la entonces presidenta del Ejecutivo regional perteneció al "núcleo de poder" que manejó la "campaña paralela y de refuerzo" de Aguirre hasta que terminó su "relación sentimental" con Ignacio González. Cifuentes interpuso una querella contra Granados por injurias y calumnias. En febrero de este año, la Audiencia de Madrid la archivó

Página del dossier sobre las elecciones de 2007 del PP de Madrid en la que aparece Cristina Cifuentes (Foto 21):  

El PP niega que Casado integrase el patronato de Fundescam

El PP niega que Casado integrase el patronato de Fundescam

Más sobre este tema
stats