España a la cabeza de Europa en el abandono de mascotas: “El problema no es el animal, es siempre la persona”

Zumosol, un cachorro de cuatro meses en la protecta Nueva vida adopciones.

Juver y Zumosol son dos cachorros de cuatro meses de una camada no deseada. Su madre, antigua perra de caza, murió tras recibir varios disparos. Los cachorros fueron encontrados en una acequia dentro de una jaula, a punto de ahogarse. Uno de ellos tenía marcas evidentes de perdigones. Fueron rescatados por miembros de Nueva vida adopciones, una asociación madrileña que se dedica desde 2008 a rescatar animales abandonados, cuidarlos y tratar de encontrarles un nuevo hogar.

Esta es solo una de las cientos de historias que se escuchan en las protectoras de animales. Estas historias se han hecho especialmente comunes según nos hemos ido adentrando en la nueva normalidad.

Durante el año de 2020 crecieron el teletrabajo, las videollamadas o las compras online, pero también crecieron las adopciones. Muchos animales pasaron a formar parte de las familias españolas durante el comienzo de la pandemia. Estas mascotas llegaron a los hogares por muchos motivos. Hay quienes acogieron a gatos u otros animales pequeños para que les hicieran compañía, quienes adoptaron perros como excusa para poder salir a la calle en los meses de confinamiento... O quienes simplemente se animaron a dar el paso después de mucho pensarlo.

Pero con el fin del confinamiento y la vuelta al hábito de las vacaciones de verano, muchas personas se arrepintieron de su decisión. Tener una mascota implica tiempo, responsabilidad y dinero, y con esta recuperación de la normalidad hay quienes se han dado cuenta de que no quieren a sus animales. Desde la protectora Animal Rescue España decidieron suspender las adopciones porque estaban seguros de que “no eran válidas” ni “buenas”. Veían que había una “tendencia irresponsable” en las adopciones, pues llegaban personas que no lo tenían del todo claro. Celia Lacalle, presidenta de la asociación Abrazo Animal, comenta que entre 2021 y 2022 se ha producido una avalancha de abandonos. Los “caprichos” del confinamiento y la pandemia se han convertido en un estorbo, y miles de gatos y perros han sido abandonados desde el final de 2020. 

Un estudio publicado por Fundación Affinity sobre el abandono, la pérdida y la adopción de animales de compañía en España durante 2021 revela que los ingresos de perros y gatos en centros de acogida el año pasado aumentaron ligeramente en comparación con 2020, “si bien se sitúan todavía por debajo de los observados en los años anteriores a la pandemia”. Además, este informe revela que España tiene una de las tasas de abandono de animales más altas de Europa; se abandonan o pierden 3,5 perros y 2,5 gatos por cada mil habitantes. 

Las camadas no deseadas y el fin de la temporada de caza, principales motivos de abandono

A pesar de que cada vez hay más concienciación y nuevas leyes, existen muchos motivos por los que las personas deciden abandonar a sus mascotas. Las protectoras y el estudio de Affinity coinciden en que los principales son las camadas no deseadas y el fin de la temporada de caza. 

Las camadas no deseadas lideran los motivos de abandono en 2021, según Affinity. Desde Abrazo Animal resaltan que se dan en la calle, pero también en casas y entre perros de caza. El estudio apunta la importancia de que las familias controlen de manera efectiva la reproducción de sus perros y gatos para evitar este fenómeno, que es el “principal responsable de la sobrepoblación de animales que existe en la actualidad”. Desde Animal Rescue España exigen que se promueva la esterilización desde la administración pública, haciendo “campañas de castración de perros y gatos” para que disminuya el número de animales de compañía sin hogar. 

Como segundo motivo más importante está el fin de la temporada de caza, que lleva a muchos cazadores a dejar a su suerte a aquellos perros que se han hecho mayores, están enfermos o “no valen”. En el mejor de los casos les abandonan, pero en ocasiones tratan de acabar con su vida. Celia Lacalle afirma que los cazadores “están peleando para que se saque a los perros de caza” de la legislación que los protege porque los consideran más una herramienta de trabajo que un animal. Y es por esto por lo que se producen tantos abandonos, no se les considera iguales que al resto de perros. Fran Díaz, miembro de Animal Rescue España, destaca que, al igual que los cazadores, son muchas las personas que consideran a los animales “juguetes, y cuando se cansan o ya nos los quieren seguir atendiendo se los quitan de encima”. 

Estos dos no son los únicos motivos por los que los animales llegan a las protectoras. Los problemas de comportamiento son otra de las causas. Las protectoras resaltan el gran desconocimiento que tiene la población sobre educación animal, y sobre todo canina. No educar a tu perro o tu gato puede desembocar agresividad, ansiedad por separación… “La solución para muchas personas a esto es abandonar al animal”, denuncia Celia Lacalle, cuando en muchas ocasiones existe la posibilidad de remediar estas actitudes y por supuesto prevenirlas. Las protectoras proponen que se enseñe a educar a todas las personas que van a tener animales a su cargo, “al igual que se hace en muchos países de Europa” para evitar problemas de comportamiento.

Ethel forma parte de Nueva vida adopciones, una asociación madrileña que se dedica desde 2008 a rescatar animales abandonados, cuidarlos y tratar de encontrarles un nuevo hogar. Comenta que además de estas, aún hay más razones por las que llegan nuevos animales al albergue. “La gente cada vez agudiza más la imaginación y se inventa muchas historias”, avanza. Algunas familias les dicen que ya no pueden tener a sus mascotas por “cuestiones económicas”, mientras que otras aseguran que “el perro o gato se ha vuelto agresivo por tener celos de los hijos”. “Cambios de domicilio donde no admiten mascotas” o “cambios de trabajo” son otras de las “excusas” que emplean las personas que no saben cómo “deshacerse” de su mascota sin reconocer el verdadero motivo: que no quieren seguir teniendo esa responsabilidad. 

Celia Lacalle añade que la llegada del verano es un momento crítico para los abandonos. “Ahora que ha llegado el momento de las vacaciones la gente se ha dado cuenta de lo que supone tener un miembro más en la familia”, explica la presidenta de Abrazo Animal que también asegura que tanto este verano como el anterior ha tenido “mil llamadas de particulares que ya no quieren al animal”. “El concepto de que es un miembro de la familia, ahora reconocido por el Código Civil como seres sintientes, hay muchos que no lo entienden”, lamenta. 

Fran Díaz concluye que es importante que España se ponga a trabajar contra el abandono. “Es importante que la gente sepa que es necesario un compromiso, y que conozca lo que hay en las perreras municipales; que entiendan que hay un montón de animales abandonados y no es necesario comprarlos”. 

'Animal’s suffering matters', no a la experimentación animal

Más sobre este tema
stats