LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
"Es duro decir a una madre que su bebé ha muerto": la emergencia migratoria dura ya 30 años en Canarias

El futuro de la izquierda

Podemos enfría el respaldo a Yolanda Díaz molesto por la falta de voz en su hoja de ruta

Yolanda Díaz, Irene Montero e Ione Belarra, en un acto en el Congreso

El espacio a la izquierda del PSOE anda inmerso en el enésimo proceso de reconstrucción y las aguas empiezan a bajar revueltas. En las últimas semanas, la hoja de ruta diseñada por Yolanda Díaz para su “proyecto de país” ha generado malestar en el seno de Podemos, donde de puertas hacia adentro empiezan a escucharse algunas críticas a la vicepresidenta. Una tensión interna que ha quedado evidenciada tras el acto de líderes políticas de este sábado en València, sobre el que los principales dirigentes morados guardaron absoluto silencio a diferencia de otros perfiles como Alberto Garzón, Rita Maestre o Íñigo Errejón. Se trata de una cita que todo el mundo interpreta como clave para el futuro de la candidatura de Yolanda Díaz. Por eso, la falta de respaldo explícito no ha pasado desapercibida.

48 horas después de ese acto, el más relevante de la agenda política del fin de semana y protagonizado por la líder de Unidas Podemos en la coalición junto a Oltra, Colau, García y Hossain, los portavoces de la Ejecutiva de Podemos comparecieron este lunes ante los medios. Durante sus intervenciones tampoco hicieron mención alguna a lo ocurrido el sábado en el Teatro Olympia y centraron sus turnos de palabra en asuntos como la cumbre del clima o las pensiones. No fue hasta que los periodistas preguntaron expresamente por ello cuando se pudo oír una primera valoración en boca de Isa Serra: “Es un acto importante, el pistoletazo de salida para la construcción de ese frente amplio. Creo que tiene que haber más y habrá más en esa dirección. Yolanda Diaz es la mejor para garantizar que todas estemos en ese proceso de unidad”, apuntó la portavoz.

El acto de València

Lo cierto es que en el partido sentó mal que a un acto de esas características no fueran invitadas personas como Irene Montero o Ione Belarra, y también hay quien critica que Yolanda Díaz no consultara o comunicara su presencia antes de que ésta se hiciese pública. Pero el de València solo ha sido el último episodio de la tensión interna generada en las últimas semanas. Los roces han surgido a cuenta de asuntos como la reforma laboral, las pensiones, la salida de Alberto Rodríguez con la querella a Meritxell Batet o incluso la renovación del Tribunal Constitucional. De alguno de esos encontronazos han sido testigos incluso miembros del socio de coalición. Varias fuentes del PSOE reconocen que en algunas reuniones de trabajo del Gobierno las discrepancias entre Yolanda Díaz e Ione Belarra o Irene Montero han sido patentes.

A menudo, es precisamente Pablo Iglesias quien se encarga de deslizar críticas más o menos veladas a la mujer que él mismo señaló como sucesora. “Veo a los míos muy duros, sobre todo a Yolanda. Calma, compañeros. Si el PSOE quiere tener protagonismo en la reforma laboral se merece tenerlo. Yolanda ha ganado ya”, dijo en la Cadena SER cuando la ministra de Trabajo se encontraba en plena batalla con el PSOE por la derogación de la reforma laboral del PP.

Hace solo unos días, y con ocasión de la votación en el Congreso del nombramiento de Enrique Arnaldo como magistrado del Constitucional, el histórico líder de Podemos tuiteó una pregunta: “¿Acierta Yolanda Díaz pactando con PP y PSOE la renovación del Tribunal Constitucional aún a pesar de que ello implique votar a los candidatos del PP?”. En realidad, el tuit enlazaba a un artículo de otra de sus colaboraciones en el Diario Ara en el que reflexionaba sobre la necesidad de formar parte de la renovación de las instituciones del Estado. La pregunta, sin embargo, fue interpretada como un intento de señalar a Díaz como la responsable de pactar con PSOE y PP tal nombramiento.

Los mensajes de Iglesias

Este mismo lunes, en RAC 1, Iglesias aseguró tras ser preguntado por el acto de València que “hay quien está empeñado en decir que es como Carmena, pero eso es no conocer a Yolanda”, dijo antes de subrayar que se debería tener “mucho cuidado, mucha delicadeza y ser lo suficientemente responsables como para no sembrar cizaña”. El exvicepresidente también dejó claro que es Yolanda Díaz la que está “tomando las decisiones” y añadió estar convencido de que “sabrá cuidar un espacio político muy amplio. Todo el mundo tiene claro que formaciones políticas como Podemos e IU y todos los dirigentes que aportan van a tener que tener un papel muy importante. Y habría que dejar cerrado eso pronto”, aconsejó antes de reconocer que le “hubiera encantado” que Ione Belarra e Irene Montero hubiesen sido invitadas a València.

En Podemos nadie plantea a día de hoy otro escenario que no sea el de que Yolanda Díaz acabe siendo la candidata a las elecciones generales. Y también se acepta que, como líder, sea ella “quien marque el camino”. Pero en el partido hay quien sostiene que la ministra de Trabajo no podía recibir respaldo público por acudir a un acto sobre el que no se ha tenido información o implicación alguna y lamentan que esto ocurra a menudo en los últimos meses. Y recuerdan, además, que Díaz decidió no participar tampoco en la Universidad de Otoño de Podemos y "no pasó nada".

Desde el entorno de la vicepresidenta explican que el evento de València fue organizado por Mónica Oltra y que no tuvieron confirmación de fecha ni de asistencia hasta hace muy pocos días. Y, en cualquier caso, se intentan sortear las tensiones de las últimas semanas que, eso sí, no niegan. En público, Yolanda Díaz no esconde que su “proyecto de país” pasa por un espacio “amplio y sin siglas”, dando a entender, por tanto, que no se siente sujeta a las amarras de ningún aparato de ningún partido.

Los comunes e IU

En el espacio confederal que lidera Yolanda Díaz tras la salida de Iglesias la crítica a la vicepresidenta no encuentra eco en las confluencias. La corriente catalana de los comunes ha mostrado en los últimos meses un cierre de filas que está sellado además personalmente entre la política gallega y Ada Colau. También es explícito el respaldo de Izquierda Unida cuyo líder, Alberto Garzón, respaldó el viernes en la ejecutiva federal el trabajo de Díaz y el sábado hizo lo propio con el acto de València: “Es muy importante este acto de hoy. Mujeres comprometidas que demuestran que es posible hacer otra política distinta a la neoliberal”, apuntó.

Fuentes catalanas del espacio confederal de Unidas Podemos que no forman parte de la dirección del partido hacen una lectura crítica de la postura de los morados. “Están a la defensiva porque Yolanda ya tiene algo que no controlan. Puede que su idea fuera la de que ella se convirtiera en candidata de Unidas Podemos y no de algo más grande, y eso les genera inseguridad”, razonan.

Más sobre este tema
stats