LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Doce asesinatos machistas en quince días destapan fallos en todas las escalas de protección de las mujeres

Feminismo

Erradicar el sexismo de los juguetes como primer paso para una sociedad en igualdad

Imagen de unas muñecas.

"¿Dónde están las fotos de niños en las cajas de muñecas o en los sets de limpieza? ¿Dónde están las niñas representadas en los juegos de ciencia que aparecen en los catálogos, o en los robots-no-rosas?" Son las preguntas que se hace la organización Realkiddys, que, en colaboración con Madresfera, ha impulsado el proyecto Enseñando a ser contra los juguetes sexistas. "Es incomprensible que nos sigamos empeñando en meter a nuestra infancia en una caja rosa o azul. Ya es hora de que avancemos y dejemos que cada niño, y cada niña, escoja libremente sus juguetes sin tener que amoldarse a un color o a un tipo determinado de juego. Acabemos con los juguetes sexistas en comunidad", propone la plataforma en su página web.

No es la única voz que hace un llamamiento a favor de erradicar los estereotipos de género en los juguetes dirigidos a los más pequeños, especialmente durante las fechas navideñas. Organizaciones civiles e instituciones se han sumado, a lo largo del mes, a la tarea de difundir un mensaje que promueva la igualdad en el ocio de los niños como primer paso para caminar hacia una sociedad más igualitaria.

"Si jugamos iguales, seremos iguales"

Gracias al empuje y al trabajo constante de las organizaciones feministas, diversas instituciones han iniciado toda una serie de medidas para concienciar sobre la importancia de una infancia libre de machismo.

Es el caso de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de Murcia, que trata de fomentar la elección de juguetes sin estereotipos de género mediante la una iniciativa que, en palabras de la consejera Violante Tomás, busca "promover el consumo de juguetes que permitan a niñas y niños desarrollar libremente sus capacidades y aptitudes para el presente y el futuro, además de fomentar la igualdad desde las edades tempranas a través del juego". La campaña consiste en la difusión de cuñas de radio, mensajes y carteles instalados en vías urbanas, centros comerciales, hospitales y colegios.

La Coordinadora de Organizaciones Feministas de Zaragoza, por su parte, apuesta por regalar igualdad. Así lo pone de manifiesto en la campaña que ha impulsado para rechazar los sesgos de género de cara a la Navidad, en estrecha colaboración con el Ayuntamiento zaragozano y con el Gobierno de Aragón. En esta tarea, serán distribuidos folletos divulgativos bajo el lema Su futuro no es un juego y el Servicio de Igualdad de la localidad, además, pondrá en marcha la iniciativa El juego y el juguete, compuesta por sesiones formativas que tratarán de sensibilizar sobre los juguetes y la publicidad sexista.

En la Comunitat Valenciana, la Generalitat ha puesto en marcha la campaña El joguet no té gènereEl joguet no té gènere –el juguete no tiene género–, un anuncio elaborado por estudiantes de la Universitat Politècnica de València, y que busca visibilizar la importancia de desarraigar los estereoripos de género en los juguetes que conllevan una segregación de los más pequeños.

Por su parte, el Ayuntamiento de Valencia se ha sumado a la tendencia mediante una serie de medidas cuyo objetivo principal radica en el fomento de valores feministas de cara a las compras navideñas. La Concejalía de Igualdad y Políticas inclusivas ha lanzado una campaña a través de la difusión de 30.000 periódicos y 3.000 carteles para advertir a la ciudadanía de que "si jugamos iguales, seremos iguales".

En Galicia, la Diputación de Pontevedra también ha dado un paso al frente contra el sexismo. "La igualdad entre mujeres y hombres constituye una de las principales líneas estratégicas de este mandato", aseguran en el comunicado oficial con el que invitan a una reflexión sobre la adquisición de "juegos, juguetes, libros o videojuegos" a través de los cuales los niños "pueden imaginar su futuro". Denuncian, asimismo, la existencia de "estereotipos que impiden el desarrollo de sus capacidades y habilidades, que no se corresponden con la realidad". Han elaborado, con el fin de desmontar los mitos más arraigados en el imaginario colectivo, un decálogo que apuesta por una educación en igualdad.

Deconstrucción para derribar prejuicios

La presidenta del Fórum de Política Feminista, Nina Infante, entiende que "la educación a través de los juguetes es fundamental" a la hora de construir una sociedad igualitaria. En este sentido, recalca, "si queremos prevenir la violencia que se produce con posterioridad o a la vez, este tipo de aunto debe vigilarse", algo que, a juicio de Infante, sería una tarea sencilla si se cumplieran los planes de igualdad y el compromiso de erradicar los mensajes dañinos.

Patricia Ponce, directora de la Fundación Haurralde, celebra que "desde hace unos años las mujeres estamos más atentas porque observamos con otra mirada más sensible". Desde las organizaciones feministas, además, es habitual la puesta en marcha de campañas que "suelen tener efecto inmediato", especialmente en la exigencia de retirar determinados anuncios, "porque es relativamente sencillo recoger firmas y lograr la retirada de un anuncio, vídeo, eslogan o cartel". El cambio más lento, estima Ponce, es el de las propias jugueterías, que "llevan a cabo una demanda concreta con un stock determinado", y que raramente conlleva un "cambio de escaparates".

Ponce subraya que es fundamental el trabajo con la población adulta, porque "los niños son una tabla rasa, son moldeables, y nosotros somos quienes les vamos formando". Es por ello necesario una "deconstrucción de los adultos que derribe los prejuicios" que todavía subyacen en la población. "Cuanta más neutralidad haya en la elección de los juguetes, habrá personas más creativas, empoderadas y más iguales", sentencia la feminista, quien además recalca que la importancia de este tipo de campañas de concienciación no debería reducirse únicamente a las Navidades, pues "las jugueterías trabajan los 365 días del año".

Alba Alonso, la autora de Realkiddyes, destaca en conversación con este diario que "hoy en día deberían estar superadas" cuestiones que no lo están, y por ello la importancia de este tipo de iniciativas. Actualmente, los juguetes y cuentos "limitan la infancia porque van asociados a unos roles", a través del uso de estrategias como la "rosificación" –el rosa como color identificativo de las niñas–, que "no se usa indistintamente, sino que se emplea en todo lo relacionado con la crianza, las tareas del hogar, la estética y la belleza". 

El Consejo Audiovisual andaluz pide al periodismo deportivo pluralismo e igualdad en la información

El Consejo Audiovisual andaluz pide al periodismo deportivo pluralismo e igualdad en la información

Como consecuencia, se genera una brecha entre dos mundos, donde "los juguetes entendidos tradicionalmente como masculinos ayudan a desarrollar una serie de capacidades que los femeninos no". Por ejemplo, señala, los dirigidos a las niñas enfatizan en "el lenguaje o la inteligencia emocional", mientras que los niños ven potenciados campos temáticos como "la ciencia y la robótica".

La responsabilidad para acabar con esta segregación debe venir, a juicio de Alonso, por parte de diversos frentes. Por un lado es fundamental "una educación en igualdad a través de los mensajes que lanzan los medios de comunicación o la publicidad", pero también mediante el esfuerzo de cada padre y madre, porque, sostiene, "somos una tribu educando". En cuanto a las empresas, considera que "las marcas deberían esforzarse más", y que además debería "premiarse o incentivarse un cambio" en este sentido.

Los roles marcados, lamenta, implican que "las mujeres tengamos una idea de cómo debemos ser, y como consecuencia que los hombres también tengan una idea de cómo tiene que ser la mujer", de forma que cuando estos requisitos no se cumplen, los efectos derivan en toda una oleada de violencia y discriminación hacia las mujeres por el mero hecho de serlo.

Más sobre este tema
stats