La portada de mañana
Ver
Diez años de la caída del bipartidismo: PSOE y PP se recuperan pero la cultura de la coalición se asienta

Juicio de las tarjetas 'black' de Caja Madrid

El expresidente Terceiro sostiene que el pacto entre PP y CCOO para aupar a Blesa está en el origen de la crisis de Bankia

Miguel Blesa llega a la Audiencia Nacional.

La declaración como testigo del expresidente de Caja Madrid Jaime Terceiro en el juicio de las tarjetas black ha puesto de manifiesto que la llegada de Miguel Blesa a la presidencia de la entidad financiera fue el resultado de un pacto entre el Partido Popular de José María Aznar y el sindicato Comisiones Obreras, que restó poder a los órganos de gobierno de la Caja de Ahorros, lo que a juicio de este directivo estaría en el origen de la crisis de Caja Madrid y Bankia.

A preguntas de uno de los abogados de las defensas, Terceiro, que fue presidente ejecutivo de Caja Madrid entre enero de 1988 y el 10 de septiembre de 1996, calificó el pacto entre el PP y CCOO, que en 1996 estaba presidida por José María Fidalgo, como el "paradigma del mal gobierno corporativo de las cajas", ya que fue hecho "a espaldas" de los organismos de gobierno.

El pacto, que se llevó a cabo cuando la máxima responsable de CCOO en la banca era María Jesús Paredes, cuya pareja, Francisco Baquero, es uno de los procesados por haber gastado 266.433 euros con su black, propició la llegada de Blesa, que contaba con el respaldo de José María Aznar, entonces presidented el Gobierno. Según Terceiro, el acuerdo entre el PP y CCOO condicionaba la política de inversión, la política salarial de los empleados, e incluso llegaba a decir que "a determinado sindicato había que hacerle hueco dónde no lo tenía".

Deliberación entre CCOO y el PP

El expresidente de Caja Madrid también aseguró que el acuerdo, al que después se unió Izquierda Unida, también propició la reforma de los estatutos. "Al final se acordó que todos los nombramientos tenían que ser consultados y deliberados entre ese partido político y el sindicato, previamente a someterlo a los órganos de gobierno", resaltó el testigo este lunes en la Audiencia Nacional.

Además, ese pacto se fraguó entre CCOO y el PP, entonces dirigido por José María Aznar, amigo de Miguel Blesa, sin que se llegara a aprobar en los órganos de Gobierno. "Hoy estamos ante un determinado tratamiento del uso de tarjetas que nunca se aprobó en los órganos de gobierno, pero hay un antecedente. No lo digo yo, lo dicen los más famosos especialistas en gobierno corporativo, y no sólo en España, que aseguran que el pacto es el paradigma del mal gobierno que nos llevó después, como todos sabemos, a la situación de insolvencia que todos conocemos", completó Terceiro.

El acuerdo, de carácter secreto, fue recogido en ocho folios, que firmó el entonces secretario general del PP, Ricardo Romero de Tejada, con el entonces secretario de Política Institucional de CCOO-Madrid, Javier López, que llegó a ser secretario general de esa organización sindical en la Comunidad de Madrid. Romero de Tejada es uno de los procesados por gastar 212.216 euros con su black.

Este pacto propició la llegada de José Antonio Moral Santín (IU), que gastó 456.422 euros con su tarjeta, y que llegó a ser vicepresidente de la entidad financiera. También fue nombrado vocal del Banco Financiero y de Ahorros (BFA), considerado la matriz de Bankia, pero que según los inspectores del Banco de España se trataba en realidad de un banco malo con el que Rodrigo Rato y el resto de directivos trataban de desprenderse de los activos tóxicos de Caja Madrid y Bancaja.

Origen de la dimisión

Además, y siempre según las versión de Terceiro, el pacto entre CCOO y el PP estuvo también en el origen de su salida de la presidencia de la entidad financiera madrileña.

Uno de los exconsejeros de CCOO que aupó a Blesa a la presidencia de Caja Madrid cobró 1,6 millones de la entidad

Uno de los exconsejeros de CCOO que aupó a Blesa a la presidencia de Caja Madrid cobró 1,6 millones de la entidad

En este sentido, Terceiro destacó que la renovación a consecuencia del acuerdo en el seno de la caja fue "tan profunda" que pese a que había sido elegido presidente por unanimidad cuatro meses antes "se me invitó a que me marchara. Bien es cierto que con la generosidad por parte del Gobierno central a ofrecerme la presidenciade empresas públicas", completó el testigo.

"El vicepresidente económico de entonces, hoy sentado en esa mesa [Rodrigo Rato, en el banquillo de los acusados] me llamó a su despacho y me ofreció la presidencia de una gran empresa española para que dejara la Caja libre. Yo tenía que esperar a que se formara una nueva mayoría, como así fue, y entonces presenté mi dimisión el 10 de septiembre", relató el expresidente de Caja Madrid, que después especificó que la oferta era para dirigir una empresa pública.

"Y le dije que la Caja no era moneda de cambio", continuó Terceiro, que resaltó que se intentó "por diversos conductos" que aceptara los términos del pacto entre el Partido Popular y Comisiones Obreras: "Y obviamente no lo aceptaba, sólo di una entrevista en la prensa nacional en mi vida y por aquel entonces dije que yo sería incapaz de dirigir la caja con ese pacto y con esas condiciones", resaltó Terceiro

Más sobre este tema
stats