El futuro de Cataluña

El fiscal belga pide que se entregue a Puigdemont por rebelión y malversación pero excluye la prevaricación

Paul Bekaert, abogado de Carles Puigdemont, en declaraciones a los medios.

La Justicia belga se da unos días para decidir sobre la extradición del expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, y los cuatro exconsellers que le acompañan en Bélgica. Los cinco exdirigentes comparecieron durante poco más de una hora ante un juez de Bruselas, que no les tomó declaración y les ha vuelto a citar el 4 de diciembre para que expongan de viva voz sus argumentos contra la euroorden de detención y entrega a España que pesa contra ellos. La Fiscalía, por su parte, se mostró favorable a extraditar a los cinco exdirigentes por todos los delitos por los que les reclama España, salvo el de prevaricación.

La vista ante el Tribunal de primera instancia de Bruselas que debe decidir sobre la orden europea de detención y entrega del expresidente de Cataluña Carles Puigdemont y los cuatro exconsellers que le acompañan en la capital belga concluyó este viernes pasadas las 15:00 horas, poco más de una hora después de que diera comienzo. Los reclamados y su equipo de abogados belgas han llegado al órgano judicial sin ser vistos por la gran parte de los periodistas que les aguardaban dentro del edificio que alberga este tribunal, que dispone de más de una decena de entradas. Un fuerte dispositivo de seguridad situado en la puerta más próxima a la sala de vistas ha impedido a los informadores acercarse para poder ver llegar a los exmandatarios catalanes. Las mismas fuentes señalaron que los reclamados comparecieron de uno en uno a partir de las 14:00 horas.

La sesión se ha celebrado a puerta cerrada y ha contado con la presencia de un intérprete español-neerlandés, ya que éste ha sido el idioma elegido por los acusados para la instrucción del caso, en detrimento del francés, la otra lengua oficial en Bruselas. Durante la audiencia, la fiscalía belga presentó la petición de la euroorden a través de la cual España solicita la entrega de Puigdemont y los cuatro exconsellers –Antoni Comín (Salud), Clara Ponsatí (Enseñanza), Lluís Puig (Cultura) y Meritxell Serret (Agricultura)–. Por su parte, los exmiembros del Govern cesado han presentado sus alegaciones por escrito en contra de esta demanda, pero no se les ha interrogado.

La Fiscalía belga se mostró favorable a entregar a España a Puigdemont y los cuatro exconsellers que le acompañan en la capital belga por los delitos de sedición, rebelión, malversación de fondos públicos y desobediencia, que les imputa la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela. Por el contrario, el Ministerio Público es contrario a entregar a los exdirigentes por el delito de prevaricación, según manifestó el abogado Christophe Marchand.

Y es que el fiscal considera que el delito de prevaricación no puede enmarcarse en ninguna conducta penada en el Código Penal belga, al contrario que el resto de delitos que se imputan a Puigdemont y sus exconsellers, que según el Ministerio Público se enmarcan en dos delitos que sí tiene Bélgica en su ordenamiento: los de coalición de funcionarios y malversación. No obstante, las penas en los códigos penales belga y español son muy distintas, ya que la sedición está penada con un máximo de 15 años de prisión, mientras la coalición de funcionarios de Bélgica tiene una pena máxima de apenas seis meses de cárcel, algo que el juez tendrá que valorar para decidir si ambos delitos son equiparables.

Los cinco exdirigentes de la Generalitat se encuentran en Bélgica desde el pasado 30 de octubre, y se les mantiene en régimen de libertad vigilada desde el pasado domingo 5 de noviembre, cuando se entregaron a las fuerzas de seguridad belgas para evitar ser detenidos tras la tramitación de la euroorden.

Puigdemont anuncia la lista de JuntsxCat: prioriza a exconsellers e independientes y relega al PdeCAT

Más sobre este tema
stats