Fútbol

Gobiernos e inversores de países que violan derechos básicos financian a los grandes del fútbol

Gobiernos e inversores de países que violan derechos básicos financian a los grandes del fútbol

Ibon Uría

Los principales equipos del fútbol español tienen entre sus accionistas y patrocinadores gobiernos y compañías de países que violan de forma sistemática los derechos fundamentales de la población, de acuerdo con informes de Naciones Unidas y de organizaciones como Amnistía Internacional. Es el caso de clubes como el Real Madrid –que recibe cientos de millones de euros de un fondo de inversión del Gobierno del Emirato de Abu Dabi–, el Barcelona –que cuenta con el patrocinio de la firma catarí Qatar Airways– o del Atlético de Madrid –que en enero de 2015 dio entrada en su accionariado al multimillonario chino Wang Jianlin–.

El Real Madrid, presidido por Florentino Pérez –también máximo responsable de la constructora ACS–, es el equipos que cuenta con un mayor número de patrocinadores vinculados a gobiernos bajo sospecha. En concreto, mantiene estrechas reclaciones con hasta tres inversores de los Emiratos Árabes Unidos (EAU). El primer de ellos es Emirates, la aerolínea que es propiedad íntegramente del emirato de Dubai, uno de los siete que componen los EAU. El acuerdo de patrocinio reporta al equipo español 25 millones de euros al año –aproximadamente el 4,3% de su presupuesto y el 11,7% de lo que ingresa en concepto de marketing–.

El segundo inversor polémico es el Banco Nacional de Abu Dabicontrolado por el Ejecutivo de ese país a través del Consejo de Inversiones a Abu Dabi de forma mayoritaria–, que patrocina al Madrid desde septiembre de 2014, cuando suscribieron un acuerdo para tres temporadas que, entre otras cuestiones, llevó al equipo de Florentino Pérez a eliminar la cruz de su escudo para no herir sensibilidades religiosas en los Emiratos Árabes Unidos. En este caso no trascendieron las cifras exactas del acuerdo millonario. 

El último nombre asociado al club blanco es el del IPIC –la empresa internacional de inversión petrólífera de Abu Dabi–, un fondo de inversión propiedad del Gobierno de ese emirato y que declara estar orientado a operaciones en el mercado de la energía y en sectores relacionados, aunque también financia al Madrid. El contrato se anunció el 28 de octubre de 2014 y tampoco se hizo público el importe de este patrocinio, si bien se señaló que uno de los principales objetivos era permitir al equipo "la transformación del estadio [Santiago Bernabeu] para convertirlo en el mejor escenario deportivo del mundo", una operación que podría rondar los 400 millones de euros según la prensa especializada.

Amnistía Internacional advierte de que los Emiratos Árabes Unidos restringieron a partir de 2012 los derechos a la libertad de expresión y de asociación. En el país se enjuicia a personas por mostrarse "críticas" con el Ejecutivo y se recluye a "presos de conciencia sin las debidas garantías", pues en los procesos judiciales se aceptan "pruebas presuntamente obtenidas mediante tortura y otros actos que vulneraban sus derechos, sostiene la organización. Además, se ejecutó a al menos una persona en 2015 en aplicación de la pena de muerte. De acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el Gobierno del país se negó en 2012 a recibir a los investigadores de la ONU que pretendían desarrollar un procedimiento de investigación sobre el grado de cumplimiento de la Convención contra la Tortura.

Inversores bajo sospecha

En el caso del Barcelona, la compañía Qatar Airways es uno de sus dos principales patrocinadores –el otro es la firma deportiva Nike–. El convenio se firmó en el verano de 2013 y reportará un total de 100 millones de euros al club –30 millones de euros durante la 2013-2014–, 32 millones en la 2014-2015 y 33,5 más en la 2015-2016–. Para este último ejercicio el Barça prevé 633 millones en ingresos, así que el patrocinio de la aerolínea supone el 5,3% de sus ingresos. Además, la compañía estatal catarí y el equipo acordaron el pago de una prima extra de cinco millones de euros adicionales en caso de que ganara la Liga de Campeones. 

Organizaciones internacionales han denunciado en numerosas ocasiones violaciones de derechos fundamentales por parte de las autoridades de Catar. Amnistía Internacional expuso en su último informe anual que en este país "las autoridades restringían la libertad de expresión y los tribunales no respectaban las normas sobre juicios justos". En 2014 se impusieron al menos dos penas a muerte y las mujeres tienen numerosos "obstáculos jurídicos" para poder ejercer sus "derechos humanos", según el estudio. En 2013 las autoridades no celebraron las elecciones que estaban previstas. De hecho, el anuario de la CIA estadounidense explica que la familia Al Thani lleva gobernando este país desde mediados del siglo XIX.

El tercer club con ingresos de países que no respetan los derechos básicos de su población es el Atlético de Madrid. El equipo colchonero lució desde la campaña 2012-2013 y hasta hace pocos meses el nombre de Azerbaiyán en su camiseta. Aunque esa marca ha desaparecido, el conjunto madrileño aún refleja en la relación de sus patrocinadores que ingresa fondos de la marca país Azerbaiyán, cuyo patrocinador final es la fundación Haydar Aliyev que preside la primera dama del país. Durante las tres últimas campañas los rojiblancos se han embolsado unos 12 millones de euros por temporada, aproximadamente el 10% de su presupuesto total anual, que ronda los 120 millones.

Amnistía Internacional ha denunciado vulneraciones en materia de libertad de expresión, asociación y reunión en Azerbaiyán: "Se prohibieron protestas pacíficas, se recibieron frecuentes informes de tortura y el Gobierno persiguió a periodistas y defensores de los derechos humanos a causa de su trabajo", apunta. "Se reprimió la disidencia con particular agresividad; al final del año, Amnistía Internacional había reconocido a un total de 23 presos de conciencia (...). Que Azerbaiyán ejerciera la presidencia del Consejo de Europa durante la primera mitad del año no indujo a la moderación", insiste el informe 2014-2015 de esta organización. "La corrupción está extendida en el país y el Gobierno, que eliminó el límite de mandatos del presidente en 2009, ha sido acusado de autoritarismo", agrega el anuario de la CIA. 

China entra en el fútbol español

Además de ingresos de Azerbayán, el Atlético recibe fondos de inversores chinos. En enero de 2015 el magnate Wang Jianlin –presidente del grupo Wanda, firma propietaria del edificio España de Madrid y que negocia la compra del complejo vacacional Marina d'Or, entre otras sonadas operaciones inmobiliarias– compró el 20% de las acciones del club. La inversión fue de 45 millones de euros. También el Espanyol, cuyo principal accionista el la compañía Rastar Group, que compró el 45% de las participaciones del equipo y espera llegar en las próxims semanas hasta el 56%. La sociedad china invirtió unos 14 millones de euros en esa primera operación de compra y anunció que invertirá hasta un total de 45 en el equipo.

En su informe anual, Amnistía denuncia que en China "las autoridades continuaron restringiendo severamente el derecho a la libertad de expresión" y que "la tortura y otros malos tratos seguían siendo prácticas generalizadas". Además, Naciones Unidas señala que en los últimos años China se ha negado a aceptar procedimientos de comunicación relativos al cumplimiento de numerosos acuerdos internacionales, tales como el Pacto Internacional de Derechos civiles y políticos, el protocolo de la Convención de derechos dle Niño y el protocolo del Pacto Internacional de Derechos económicos, sociales y culturales. La CIA estadounidense también advierte de los "ferreos controles" sobre la actividad política que ejercen las autoridades de Pekín.

La sociedad de Telemadrid y Caja Madrid para explotar derechos del fútbol perdió 57 millones

La sociedad de Telemadrid y Caja Madrid para explotar derechos del fútbol perdió 57 millones

Más sobre este tema
stats