LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Del 'caso Begoña' al 'caso Peinado': el juez convierte una causa vacía en un espectáculo mediático

La crisis del coronavirus

Iglesias hace suya la bandera del pacto de reconstrucción y emplaza al PP y a Esquerra a implicarse y participar

El vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, hizo suya en el Congreso la apuesta del presidente Pedro Sánchez por un gran acuerdo de reconstrucción económica y social y pidió expresamente al PP y a Esquerra que se sumen a la iniciativa.

El también líder de Unidas Podemos aprovechó la sesión de control del Congreso, en la que tuvo que dar respuesta a preguntas del PP, de Vox y de Esquerra, para tender la mano a los conservadores y a los republicanos —no lo hizo en cambio con la ultraderecha de Vox— para que se impliquen en ese pacto tomando como referencia los derechos sociales protegidos por la Constitución y “los valores de lo común”.

Iglesias optó por su perfil más institucional e ignoró las durísimas críticas que le dirigió el secretario general del PP, Teodoro García Egea, atribuyéndole la responsabilidad de la desatención que, según los conservadores, ha caracterizado la actuación del Gobierno en relación con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, de la falta de material de protección para los sanitarios, de actuar con “irresponsabilidad” y “negligencia” y de no haber tenido siquiera aun gesto “de luto” por los más 18.000 muertos de la pandemia. “Antepuso la ideología a la protección de los españoles”, resumió el número dos del PP.

El vicepresidente le respondió asumiendo la responsabilidad de la gestión de la crisis, igual que el resto del miembros del Gobierno, y en especial como coordinador de las políticas sociales que tratan de “evitar que se salga de la crisis sin proteger a la ciudadanía de nuestro país”.

Pero no dejó pasar la oportunidad de invitar a Egea “a reflexionar sobre el papel que esta jugando su partido” y sobre el modo en el que los ciudadanos están percibiendo su actitud en comparación con la oposición en otros países. “Es sensato criticar”, admitió, pero los votantes, aventuró, preferían “una actitud un poco más constructiva”.

“No le voy a pedir que piense como yo. Pero le voy a tender la mano y le voy a proponer un mínimo denominador común que es la Constitución Española, que tiene mecanismos de protección social que deberían” ofrecer un espacio de colaboración “en unas circunstancias excepcionales” en las que hay que afrontar una pandemia que ningún gobierno del mundo fue capaz de prever”.

Deje de competir con Vox a ver quién dice “la barbaridad más grande” y quién acusa más al Gobierno de “comunista”, le pidió. “Les volvemos a tener la mano para un acuerdo de reconstrucción. Dejen de competir con Vox y vuelvan a la Constitución española y al patriotismo”, remarcó.

En su respuesta al portavoz de Esquerra, Gabriel Rufián, que le preguntó por la protección social durante el estado de alarma, el vicepresidente comparó las medidas aprobadas por el Gobierno con las de la crisis de 2008 para defender que ahora se está defendiendo a la gente y no a los bancos y que se han prohibido los cortes de suministros y los desahucios, no como entonces. “Probablemente no sea suficiente”, admitió, “y seguramente habrá que hacer más cosas”.

Rufián volvió a subrayar su preocupación por la vuelta al trabajo de la economía no esencial y pidió al Gobierno que proteja “a todas las familias que están siendo obligadas a trabajar y no tienen con quién dejar a sus hijos”. Que “no tengan que elegir entre contagio y abandono. Queremos creer que este Gobierno no se está dejando presionar más por la patronal que por el virus. Y queremos creer sobre todo que usted, si está pasando, no está callando”.

Iglesias no mencionó el ingreso mínimo vital, sobre el que hay un gran debate dentro del Gobierno, pero aseguró ser “consciente de que las ayuda son llegan a todos, que el 50% no puede ahorrar” y que las personas que viven de la economía informal están siendo desatendidas. “El Gobierno está trabajando para que lo antes posible eso llegue a todo el mundo”. Y extendió a Esquerra el llamamiento a participar en los pactos propuestos por Sánchez y que minutos antes había trasladado al PP: “Compartimos valores republicanos, los valore de la defensa de lo común.” A partir de esos valores “le pido que participen en los acuerdos de reconstrucción”.

Donde no quedó espacio ni para ofrecer diálogo fue en la pregunta de Vox. La portavoz ultra, Macarena Olona, lanzó una durísima diatriba contra el vicepresidente. Aseguró, sin ofrecer ningún dato ni argumento que diese soporte, que nuestra “democracia se desangra” por culpa de “un Gobierno socialcomunista” que trabaja para construir un “régimen totalitario y comunista” siguiendo“paso a paso” , dijo, el modelo de Venezuela con el único objetivo de dejar España en la miseria y arrebatar a los españoles sus derechos y libertades.

En su perorata, la portavoz ultra le acusó personalmente de haber tomado el control de los servicios de inteligencia y de los medios de comunicación, así como de perseguir “a los periodistas libres”. De controlar la opinión de las redes sociales y de censurar a los disidentes con la ayuda de medios de verificación de bulos como Newtral o Maldita.es, periodistas como Antonio Ferreras o empresarios de la comunicación como Jaume Roures.

Iglesias, en su respuesta, optó por ignorar las acusaciones. “Le tengo que recordar que estamos en sede parlamentaria y tengo que pedirle un poco de seriedad y respeto”, especialmente a los “españoles que se juegan la vida” en la lucha contra la pandemia. Olona, remarcó, “se desacredita” con su propias palabras. “Esta Cámara no merece que este Gobierno emplee medio segundo en responder a quien dedica su tiempo, en estas circunstancias” por las que estamos pasando, “a hablar de Venezuela y de La Sexta”.

Más sobre este tema
stats