21D | Elecciones en Cataluña

Los independentistas fracasan en su intento de lista única pero dejan abiertas fórmulas para acuerdos electorales

El expresident y presidente del PDeCAT Artur Mas, junto a la coordinadora del partido, Marta Pascal.

No habrá coalición entre PDeCAT, ERC y la CUP, pero los independentistas se resisten a descartar los pactos parciales para las elecciones del 21 de diciembre. Este martes terminó el plazo para registrar las coaliciones de partidos de cara a los comicios y el bloque secesionista no logró alcanzar un acuerdo para acudir en una única candidatura, pero sin embargo, las fuentes consultadas dan por hecho que los principales partidos han registrado coaliciones con marcas blancas que podrían servir como paraguas para los acuerdos entre algunas de las formaciones secesionistas. En los próximos días, por tanto, continuarán las negociaciones, ya que hasta el próximo 17 de noviembre hay tiempo para registrar a los candidatos de cada formación.

Desde hace días, tanto las entidades soberanistas Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium como el PDeCAT presionan para que se conforme una lista unitaria que aúne, cuanto menos, a los conservadores y a ERC. No obstante, los republicanos rechazan repetir la coalición Junts pel Sí y aseguraron públicamente que solo contemplaban una alianza para el 21D si ésta incluyera también a la CUP y al ex secretario general de Podemos Cataluña, Albano Dante Fachin, que negocia con ERC y la CUP una posible integración. Los anticapitalistas, por su parte, descartan concurrir en la misma lista que el PDeCAT, y decidirán su papel el 21D en una asamblea de su militancia el próximo domingo.

La fecha límite para alcanzar un pacto para una lista única era este martes, ya que a las 23.59 se cerraba el plazo para inscribir coaliciones ante la Junta Electoral Central. Los independentistas no registraron ninguna alianza, por lo que una lista unitaria en formato de coalición del PDeCAT, ERC y la CUP queda descartada, pese a que durante los últimos días las presiones fueron muy fuertes. La ANC pidió explícitamente en un comunicado una "candidatura única independentista" que incluyera al expresident Carles Puigdemont y a los líderes de ANC y Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Por su parte, el propio Puigdemont afirmaba en una entrevista en Catalunya Radio que "no hay alternativa a ir juntos" y abogaba por presentar una "lista de país, anchísima".

No obstante, que no haya habido acuerdo para conformar una coalición unitaria no implica necesariamente que no puedan producirse pactos entre algunos de los partidos independentistas para concurrir unidos a los comicios. Las fuentes consultadas daban por hecho a última hora del martes que el PDeCAT y ERC habían registrado ante la Junta Electoral Central sendas coaliciones para tener un instrumento jurídico con el que articular los eventuales acuerdos que se pudieran cerrar en los próximos días. Esos partidos instrumentales servirían para agrupar a los independientes y miembros de otras formaciones que concurriesen en la misma candidatura que ERC o el PDeCAT.

Este diario trató de confirmar esos registros con el organismo, pero la Junta Electoral rechazó ofrecer la información de las coaliciones inscritas para el 21D hasta cerrar el plazo y hacer las comprobaciones formales pertinentes. Pero su calendario deja unos días más a los partidos independentistas para continuar negociando: el próximo domingo se abre el plazo para inscribir las listas para el 21D, y ese plazo quedará abierto hasta el viernes 17.

Un pacto por la izquierda

Hace unos días, el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, aseguró que los republicanos sólo contemplaban "una lista en la que estén presentes todos los partidos" secesionistas, y este mismo martes por la noche Sabrià señaló que "ante la imposibilidad de formar una lista única realmente unitaria", ERC buscará "crear un frente común desde las candidaturas diferenciadas". Y es que los republicanos encabezan todas las encuestas, que prevén su victoria en el caso de que se presenten con sus siglas, pero eso no es óbice para que, en los próximos días, no alcancen un pacto con otros partidos de izquierdas para que estos se presenten a las elecciones en la misma candidatura que ERC. De hecho, Sabrià afirmó en su comunicado que ERC "trabajará para ampliar la candidatura y abrirla tanto como se pueda".

Por su parte, la CUP es también reacia a pactar una lista conjunta con los conservadores, si bien los anticapitalistas tomarán su decisión final sobre cómo concurrir a los comicios del 21D el próximo domingo en asamblea. En ese encuentro se plantearán cuatro opciones a la militancia: no presentarse a las elecciones por considerarlas ilegítimas; no presentarse pero ofrecer apoyo a una lista "civil" y sin políticos; presentarse en solitario; o concurrir en un frente de izquierdas sin utilizar las siglas de la CUP, sino una marca diferente y pactada con otros partidos.

Con esta última opción, los anticapitalistas dejan abierta la posibilidad de alcanzar un acuerdo de última hora e integrarse en una lista única tanto con ERC como con Albano Dante Fachin, que este martes no se pronunció públicamente pese a que el lunes aseguró que tiene registrado un "partido instrumental" para presentarse a las elecciones en el caso de alcanzar un acuerdo con otras formaciones.

Las entidades soberanistas, por su parte, tienen pensado seguir presionando para conseguir que los partidos independentistas encuentren la fórmula para la unidad. Fuentes de la ANC insisten que su intención es promover una candidatura en la que estén presentes tanto Jordi Sànchez como Jordi Cuixart, y apuntan una fórmula jurídica que podrían utilizar los independentistas para presentarse, puesto que hasta el 17 hay plazo para registrarlas: la agrupación de electores. No obstante, esa fórmula dejaría a los partidos secesionistas sin ventajas como los espacios para la propaganda electoral o algunas de las subvenciones electorales, por lo que, a priori, es una fórmula muy poco probable.

El ministro de Economía belga no ve "molesto" que Puigdemont llame "amigo" a su partido, sino la prisión para el Govern cesado

El ministro de Economía belga no ve "molesto" que Puigdemont llame "amigo" a su partido, sino la prisión para el Govern cesado

Más sobre este tema
stats