El liderazgo de Podemos

Ione Belarra se prepara para suceder a Pablo Iglesias al frente de Podemos

La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, durante un acto electoral en Móstoles el Dos de Mayo.

La sucesión de Pablo Iglesias no se hará esperar. La dirección de Podemos ha pasado la jornada postelectoral reunida analizando los datos que arroja el 4M. A pesar de mejorar sus resultados, las consecuencias para la formación morada no pueden tener mayor calado: su líder y fundador se va. Y en la cúpula morada han decidido que su relevo no se prolongue en el tiempo para intentar acortar el período de incertidumbre y aportar certezas. La intención es anunciar en los próximos días la fecha de la Asamblea Ciudadana (máximo órgano del partido) que deberá elegir a la nueva Secretaria General y que podría celebrarse incluso antes del verano. Y todas las papeletas son para Ione Belarra.

El propio Iglesias ha asegurado públicamente varias veces que la renovación de liderazgos en Podemos tendría que implicar “una feminización” de los mismos. De hecho, en la comparecencia de este martes en la que anunció su marcha insistió en que “los nuevos rostros de nuestro espacio serán rostros femeninos”. Según ha podido saber infoLibre, es Ione Belarra la persona que se dispone a suceder al histórico líder de la izquierda española al frente de sus responsabilidades orgánicas en la secretaría general. Una decisión que podría ser oficial en las próximas semanas y que, en cualquier caso, estaría sometida a la votación de las bases en el próximo proceso congresual.

La nueva responsabilidad de Belarra conviviría con el liderazgo al frente de la parte de Unidas Podemos en el Gobierno de Yolanda Díaz, a quien Pablo Iglesias ya ha señalado como candidata a las próximas generales sin que ella haya confirmado aún su predisposición para tal encargo.

Por qué Belarra

Se da la circunstancia de que Belarra ya es sucesora de Iglesias como ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 desde hace un par de meses, cuando el exvicepresidente decidió dejar su puesto en el Gobierno para ser candidato en las elecciones a la Comunidad de Madrid. En el intercambio de carteras, el ya exlíder de Podemos calificó a su compañera como “una mujer valiente, comprometida y brillante” y aseguró estar convencido de que “lo hará mejor que yo”.

Ione Belarra forma parte del núcleo de confianza más próximo a Pablo Iglesias y también a la ministra de Igualdad, Irene Montero. Forma parte de la dirección del partido y a ella le han sido encomendadas algunas de las tareas más relevantes de la formación morada en los dos últimos años. De hecho, ha sido la negociadora principal de Unidas Podemos en asuntos tan trascendentes como el acuerdo de coalición con el PSOE, los primeros presupuestos tras la moción de censura a Rajoy o, actualmente, la ley de vivienda en el seno del Gobierno.

La ministra de Derechos Sociales es muy valorada por la dirección del partido, donde consideran que se trata de una figura política emergente con una gran capacidad de crecimiento y sin el desgaste sufrido por otros líderes morados. Nacida en Pamplona en 1987 y licenciada en Psicología, es miembro de Podemos desde sus inicios y forma parte del Consejo de Coordinación. Fue portavoz adjunta en el Congreso de los Diputados y Secretaria de Estado hasta su nombramiento como ministra.

Belarra también ha sido una de las voces más críticas de Podemos con el PSOE durante la presente etapa del Gobierno de coalición. Ha protagonizado duras críticas a ministras socialistas como Margarita Robles, a quien acusó de “alinearse con los ultras” después de que la titular de Defensa defendiese votar en contra de que el Congreso investigase las cuentas de Juan Carlos I. También ha arremetido públicamente contra la ministra de Economía: “Sabemos que a Calviño no le gusta regular los alquileres, pero está en el pacto de coalición y los pactos hay que cumplirlos”, afirmó.

Este perfil de dura negociadora a la interna, trabajadora incansable y sin demasiadas reservas para criticar en público y “sin complejos” tanto los incumplimientos del socio de Gobierno como a la oposición, está en consonancia con el tono y el discurso de Pablo Iglesias y contrastaría con la prudencia en las formas de Yolanda Díaz, de otra tradición política quizás menos agresiva. Ese contraste de perfiles, más orgánico y combativo uno y más institucional y candidatable otro, convivirían en la nueva etapa post-Iglesias configurando algo parecido a “un liderazgo coral y menos personalista”, en palabras del ya exlíder morado.

Por qué no Irene Montero

Durante mucho tiempo Irene Montero ha sido señalada como la sustituta natural de Pablo Iglesias tanto a nivel orgánico como electoral. Y la realidad se va a encargar de desmentirlo. Con un perfil político muy relevante y un liderazgo reconocido dentro y fuera de Podemos, seguramente el mayor tras el del propio Iglesias, Montero no optará a la Secretaría General del partido.

Lo previsible es que la salida del líder morado de la política también pueda restarle a ella exposición mediática tras "el acoso constante sufrido a nivel personal" por ella y su familia, según han denunciado públicamente los propios líderes de Podemos. Sin ese excesivo desgaste tanto emocional como de su propia figura pública, Montero pretende volcarse en llevar a cabo todas las políticas de Igualdad firmadas en el pacto de coalición. Algunas de ellas tienen aún importantes batallas políticas por librar en el seno del propio Gobierno como, por ejemplo, la Ley Trans. Y todo el mundo cuenta con que Irene Montero siga jugando un papel fundamental también en lo orgánico en la nueva etapa de Ione Belarra, tanto por ser una persona muy cercana a la presumible próxima secretaria general, como por encarnar uno de los principales liderazgos de esta nueva etapa que comienza.

Por qué no Yolanda Díaz

La vicepresidenta tercera no ha sido en ningún momento una opción para el relevo orgánico de Pablo Iglesias. Las razones son dos: ni ella lo desea ni en el partido se lo plantean por la búsqueda de "ese liderazgo coral". Hay que recordar que Yolanda Díaz ni siquiera es afiliada de Podemos, y que tanto en público como en privado ha repetido en numerosas ocasiones “no estar interesada” en ningún puesto orgánico.

A partir de ahora la idea es que eche a andar una convivencia de dos liderazgos: Yolanda Díaz en el Gobierno y como cabeza de cartel electoral; Ione Belarra como líder de Podemos. Algo que, también varias veces, la propia Yolanda Díaz ha asumido con naturalidad, afirmando que siempre respetará “las decisiones orgánicas de los distintos partidos que conforman Unidas Podemos”. La relación de la ministra de Trabajo con Belarra es buena aunque reciente, ya que el principal vínculo de la política gallega con la formación morada era su amistad personal con Pablo Iglesias.

Objetivo: dar certezas

En la cúpula del partido han analizado los resultados de las elecciones madrileñas y sus consecuencias concluyendo que, a pesar del schock que indudablemente ocasiona la salida de Pablo Iglesias, el espacio electoral está en buena forma. Se basan para ello en la mejora de resultados en Madrid, donde han salvado los muebles igual que en Cataluña, pero también en el peso institucional que se acumula en varios gobiernos autonómicos o en el ejecutivo central. Y, sobre todo, argumentan esa buena proyección de Unidas Podemos destacando el recorrido político que le queda por desarrollar a Yolanda Díaz, que ya ha mejorado las expectativas de voto respecto a los últimos sondeos realizados en la etapa de Iglesias.

Tras ese análisis, la primera decisión en Podemos tras la jornada electoral y la dimisión de Pablo Iglesias ha sido que el proceso de sucesión sea rápido. Se pretenden dar certezas cuanto antes y no abrir un período de incertidumbre que haga poner en duda el rumbo del proyecto. Por ello, la idea es que en los próximos días sea oficial la fecha del "Vistalegre IV", la Asamblea Ciudadana que deberá rubricar el liderazgo de Ione Belarra y que podría tener lugar incluso antes del verano.

Unidas Podemos afronta una refundación exprés pendiente del alcance del liderazgo de Yolanda Díaz

Unidas Podemos afronta una refundación exprés pendiente del alcance del liderazgo de Yolanda Díaz

Más sobre este tema
stats