Homofobia

Una jueza imputa por exhibicionismo a un matrimonio gay tras sufrir una agresión homófoba

Las víctimas de la agresión homófoba, Ricardo y Luis.

Kafkiana. No hay otra forma de definir la situación en la que se encuentran Ricardo y Luis, de 68 y 54 años, respectivamente. El pasado mes de junio fueron objeto de una agresión homófoba en la playa de Torre García, en el Cabo de Gata (Almería), en una zona en la que se practica nudismo. Cuando iban a bañarse, Ricardo y Luis, que mantienen una relación desde hace 11 años y están casados desde hace ocho, fueron insultados y atacados por dos bañistas al grito de: "¡Ni un paso más, maricones!".

Ricardo les espetó que "si no les gustaba, se fueran a otro sitio". Este fue el detonante para que Ricardo, enfermo de esclerosis múltiple y con un herpes zóster, recibiera una paliza. Su pareja intentó frenar a los agresores, pero recibió un puñetazo en la cara que necesitó cuatro punto de sutura en el hospital.

Tras el ataque, decidieron interponer una denuncia por agresión homófoba que se cursó en el Juzgado de Instrucción número 4 de Almería. Pero cuando se les llamó a declarar, se encontraron con una desagradable sorpresa: tenían una doble imputación, por delito de exhibicionismo y por delito de lesiones. En este momento no le dieron demasiada importancia, ya que creían que se trataba de algún error en la redacción del documento. Tanto ellos como su abogado pensaban que acudían a declarar como acusación, hasta que se dieron cuenta de que no había ningún error. Estaban imputados por la jueza sin que hubiera denuncia de ningún particular contra ellos.

Roberto cuenta a infoLibre que el día que les agredieron "había otra mucha gente haciendo nudismo, por lo que el argumento del delito de exhibicionismo cae por su propio peso". Aunque señala que no es una zona acotada para el nudismo, subraya que en este tramo es habitual ver a gente paseando desnuda. 

"Si denuncias, te la cargas"

"Una treta para disuadirnos de denunciar, para que sepas que si denuncias, te la cargas". Así define Roberto la respuesta judicial que ha recibido la agresión homófoba. Además, denuncia que "la jueza no ha atendido a las alegaciones" que hizo su abogado, que ha vuelto a presentar otro pliego de alegaciones, por lo que están a la espera de que María del Mar Moreno, la magistrada, se vuelva a pronunciar. El abogado de la pareja, Salvador Benítez, cuenta a este periódico que "no existen hechos de los que se pueda derivar esta imputación", ya que el nudismo solo se puede considerar delito "ante la presencia de menores y con incitación sexual", algo que no ha sucedido en este caso.

Ricardo cree que la actitud de la jueza en este caso se debe a que se lo quiere "quitar de encima", ya que, señala, ni ha llamado a los testigos ni ha habido ninguna prueba procesal. Asimismo, subraya que están "sufriendo un montón". "Además de habernos sentidos humillados y recibido una paliza por nuestra condición sexual, tenemos que ver cómo nos llaman exhibicionistas, que es una perversión, según el diccionario de la RAE", añade.

"No queremos que les salga gratis", añade Ricardo, que recuerda que "afortunadamente, las agresiones homófobas son un delito muy grave en este país". Por ello, quieren "llegar hasta el fondo y sentar un precedente para que las agresiones homófobas sean castigadas", ya que creen que a ellos se les ha tratado de esta forma para "disuadir y que no se pongan denuncias". No descartan acudir a tribunales europeos, en caso de no encontrar amparo en la justicia española, y quieren dejar algo claro: "Ni somos pervertidos ni somos exhibicionistas; somos homosexuales y eso no es delito".

Sólo en Almería hay cerca de 32 casos de agresiones homófobas archivadas y, apostilla, "no queremos ser la número 33".

Dos diputadas de Compromís se besan contra la homofobia

Dos diputadas de Compromís se besan contra la homofobia

Más sobre este tema
stats