La portada de mañana
Ver
El Gobierno pone la primera piedra para un frente común europeo que cambie la relación con Israel

El futuro del PSOE

López reclama un PSOE "de izquierda exigente" que no sea un "analgésico" de las políticas de la derecha

Patxi López en la rueda de prensa en la que ha presentado su candidatura a las primarias.

Ibon Uría

El diputado vasco Patxi López presentó este domingo su candidatura a la Secretaría General del PSOE. López se convierte así en el primer dirigente que da el paso y anuncia que competirá por el liderazgo del partido en las primarias, aún sin fecha concreta, que se celebrarán en mayo, y cuyo resultado se ratificará en el 39º Congreso Federal socialista, previsto para el 17 y 18 de junio.

En su primera intervención [ver en PDF], López afirmó tener la energía suficiente para reconstruir el PSOE tras la época de mayor tensión interna que se recuerda en los últimos años, y apostó por un partido de "izquierda exigente" que no se dedique a "atemperar" las políticas conservadoras ni a ser un "analgésico" de la derecha, sino que defienda con claridad su proyecto político.

Proclamó que asume tanto los aciertos como los errores que ha cometido el PSOE a lo largo de su historia, pero admitió que echar la vista atrás no es suficiente para recuperar la confianza del electorado perdido: después de meses con muchos "momentos difíciles", dijo el exlehendakari, los socialistas han "aprendido" que "no basta" con "esgrimir las credenciales" de su  historia "para merecer el apoyo de la ciudadanía".

Por eso pidió a la militancia que se rebele "contra la impotencia" y "contra la afirmación de que todas las políticas son iguales", pidió al partido tener "muy claro" a quiénes debe defender, y propuso una vuelta "al socialismo" sin "terceras vías", a un proyecto socialdemócrata "sin matices y con claridad" que proporcione "certeza y seguridad vital" a los más débiles y avance hacia una sociedad más justa.

"Quiero proponer un nuevo proyecto construido sobre bases sólidas. La primera es volver al socialismo (...), defender las libertades personales y luchar contra la desigualdad de las personas". López llamó a defender a "los grupos que se están quedando fuera del bienestar colectivo" y recordó que él era contrario a la abstención en la investidura, si bien acabó acatando la orden del Comité Federal.

Una candidatura hasta el final

En su puesta de largo, el ex presidente del Congreso señaló que no se presenta para obstaculizar ninguna otra candidatura y que sólo se dedicará a defender su proyecto, no a cargar contra otros candidatos. Esta fue su respuesta a las críticas del núcleo duro del exlíder Pedro Sánchez, que sospecha que López se ha presentado para cortarle el paso y que podría acabar pactando con Susana Díaz.

A preguntas de los periodistas dijo que ha decidido presentarse ya porque hay un calendario aprobado por el Comité Federal, y no para entorpecer una eventual reaparición del ex secretario general. De hecho señaló que habló este sábado con Sánchez, sobre el que dijo que tiene un "absoluto respeto" y a quien agradeció los dos años de trabajo al frente del PSOE. "Esta no es una propuesta para impedir que nadie se presente. Al revés: creo que la militancia tiene derecho a elegir", añadió.

En cuanto a un posibles acuerdos con la presidenta de la Junta de Andalucía, replicó: "Me parece imprescindible que la militancia elija y vote en unas primarias. No vengo con pactos ni para hacer pactos con nadie: vengo a exponer una propuesta ante la militancia y la llevaré hasta el final. (...). Me gustaría sumar a Pedro [Sánchez] y me gustaría sumar a miles y miles de militantes. Nunca voy a jugar a que haya dos partes en el PSOE. Todos somos imprescindibles". 

Activar la militancia

Buena parte de su discurso inicial estuvo también dedicada a esbozar qué modelo de partido quiere para el futuro PSOE. "Un partido con un liderazgo colectivo, con una Secretaría General que cuente con otros responsables del partido, que recupere el gusto por el esfuerzo, el respeto entre compañeros, el gusto por la valía y por la aportación de cada cargo o cada militante", explicó.

López planteó que es necesario activar la militancia, buscar "una mayor implicación de las agrupaciones": "No somos un movimiento asambleario, pero tampoco el nuestro es un modelo presidencialista", argumentó. Las agrupaciones son "el valor seguro del PSOE", y sólo si los afiliados "se sienten implicados", argumentó, "se abrirá paso la unidad"que los socialistas desean entre sus filas.

Por eso, prosiguió el diputado por Bizkaia, "el próximo congreso tiene que ser el de la unidad interna", un cónclave del que no se pueden salir "vencedores y vencidos", sino que debe servir para sentar las bases de un PSOE capaz de "liderar la mayoría social progresista" y de hacer frente a los adversarios, que "no están dentro del PSOE", recordó López, "sino fuera: en la derecha política".

El papel del PSC

Preguntado sobre la relación del PSOE con los socialistas catalanes, aseguró que no se entiende "un PSOE sin el PSC ni un PSC sin el PSOE", y que no entendería "que el secretario general del PSOE pueda ser elegido sin que ningún socialista catalán participe en esa votación". "Supongo que nadie está pensando en eso. Si alguien quiere plantearlo yo me opondré radicalmente", advirtió.

Pedro Sánchez dice que López no es "su candidato"

Pedro Sánchez dice que López no es "su candidato"

Razonó, en este sentido, que excluir a los socialistas catalanes sería "la peor de las imágenes" que podría lanzar el PSOE tanto hacia el propio partido como a toda España, porque significaría trasladar una impresión de incapacidad de "implicar" al PSC en el PSOE. "Es como si dijéremos -arguyó López- que no tenemos una fórmula para que los catalanes puedan implicarse en España. Sería tremendo".

Dejó claro, además, que cualquier decisión en este terreno debería tomarse en el Congreso Federal: "No corresponde adoptar ninguna decisión antes del congreso. Renovar el acuerdo entre el PSC y el PSOE es un asunto del suficiente calado como para que nos corresponda a todos en el congreso". López recalcó que le parecen "bien" que prosigan las conversaciones de la comisión bilateral, pero rechazó que se apliquen cambios antes del cónclave y apostó por llevar a ese órgano "una propuesta" que pueda ser debatida y votada.

Finalmente, reclamó que la gestora actúe con “imparcialidad” y “neutralidad” durante las elecciones internas, algo de lo que dijo no tener dudas ni quejas hasta la fecha. Por ahora, cuenta con un pequeño equipo de campaña, donde están presentes cuadros como Óscar López, exportavoz en el Senado. El primer acto de la candidatura del exlehendakari será la próxima semana en su localidad natal, Portugalete (Bizkaia). La agenda aún se está cerrando, pero podría celebrarse el viernes o el sábado.

Más sobre este tema
stats