LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El divorcio de las derechas reconfigura el tablero y pone a prueba las políticas del PP

Miles de personas protestan por el acceso a la vivienda y una Málaga "para vivir": "La vecindad hace ciudad"

Miles de malagueños se manifestan por la dificultad de encontrar una vivienda para alquilar en la ciudad, a 29 de junio de 2024 en Málaga (Andalucía, España)

Miles de personas han participado este sábado en la manifestación convocada por el Sindicato de Inquilinos de Málaga con el lema 'Málaga para vivir, no para sobrevivir' para reivindicar el acceso a la vivienda, frente a los pisos turísticos, y contra la "expulsión" de los vecinos. "Porque solo la vecindad hace ciudad, porque las ciudades y las viviendas son para vivir y no para especular", han señalado.

En concreto, según la organización, han sido "al menos 25.000 personas" las que han participado en esta manifestación, que ha partido de la plaza de la Merced de la capital malagueña; mientras que, según los datos de la Policía Nacional, han sido unas 5.500 personas, según informa Europa Press.

Así, han defendido que Málaga vuelva a ser una ciudad "digna de ser habitada, que sus viviendas sean para vivir, no para especular" y han considerado que con esta manifestación han conseguido "poner el problema estructural de la vivienda y las desigualdades que genera el monocultivo turístico en el centro del debate público"; aunque aseguran que no quieren quedarse sólo ahí.

En un manifiesto leído en la manifestación, han asegurado que esta movilización nace "de un profundo malestar ampliamente compartido: la imposibilidad de acceder a una vivienda, la expulsión de las vecinas y los vecinos de sus barrios, el cierre de los comercios locales, la explotación de los trabajadores de esta ciudad turística, el abuso sistemático a inquilinos con precios y contratos imposibles, la rabia de ver cómo nos arrebatan la ciudad y nuestros lazos de vecindad".

"La situación de la ciudad actual, de colapso turístico y rentismo carroñero, no es un fenómeno meteorológico, no surge por generación espontánea, es el resultado de un modelo de ciudad planificado para explotar y, a la vez, expulsar a su vecindad", han indicado en el manifiesto.

Han lamentado que "el uso residencial ha sido sustituido irregularmente por el de hospedaje, porque el modelo de ciudad rentista se mantiene con los alquileres abusivos e impagables de los inquilinas e inquilinos explotados, y porque en esa ciudad no tiene cabida la vecindad".

"Pero esta ciudad ha dicho basta. La ciudad debe ser el proyecto colectivo de su vecindad. A veces se nos olvida que la ciudad es nuestra y la construimos y sostenemos cada día. Que este modelo de ciudad es una estafa antidemocrática y que solo la vecindad hace ciudad", han indicado en el documento.

Al respecto, han incidido en que "sin nuestro trabajo, nuestro cuidado y nuestro sostén, la ciudad no funciona. Sin nuestra creatividad, nuestras ideas y nuestro conocimiento, la ciudad no funciona. Sin nuestro trabajo de limpieza, de servicio, de atención, o sin nuestro alquiler, la ciudad no funciona". "La ciudad es nuestra porque no funciona sin nosotras", han apostillado.

"Por eso, decimos alto y claro, en esta plaza a la que volvemos, que se acabó, que no vamos a permitir que nos expulsen de la ciudad y que nos sigan explotando. Nos quedamos. No vamos a permitir que la ciudad sea un parque de atracciones vaciado de vecinos, no vamos a permitir que sustituyan las tiendas por franquicias, las aceras por terrazas, y los alquileres por cartas de desahucio", han dicho.

Han asegurado que la ciudad "es siempre el resultado de sus luchas, y que toda lucha se construye paso a paso, codo a codo, en el roce alegre que nos saca de la soledad y nos permite gritar juntas: Nos quedamos".

Además, han lanzado "un grito a toda la ciudad y un aviso a los que nos gobiernan: Esto solo acaba de empezar". "Vamos a defender hasta el final la función social de la vivienda, el derecho a la ciudad y todo lo que nos intentan arrebatar: la ciudad de las vecinas, nuestros barrios, nuestras casas, nuestras vidas", han concluido.

En esta manifestación han participado, además de la sociedad civil, representantes de partidos políticos como Ione Belarra, secretaria general y diputada de Podemos; Martina Velarde, secretaria de Podemos Andalucía; Nicolás Sguiglia, concejal de la formación morada en el Ayuntamiento de Málaga; y Raquel Martínez, secretaria de Organización de Podemos Andalucía.

La secretaria general y diputada de Podemos, Ione Belarra, ha criticado que el presidente andaluz, Juanma Moreno, "está actuando como un auténtico comercial de la patronal inmobiliaria", al considerar que "trabaja para los grandes propietarios y no para los vecinos y las vecinas"; y ha pedido medidas "contundentes" ante el problema de la turistificación.

Belarra ha instado a tener en cuenta que "el problema de la turistificación es una cuestión muy profunda que encarece la vivienda, dispara su precio, también dificulta muchísimo las condiciones laborales de las personas que se dedican a ese sector y perjudica al medio ambiente". "Genera tantísimos problemas que necesitamos medidas contundentes, valientes", ha dicho.

¿Regulación de alquileres o facilitar el acceso a la vivienda?

Sobre la manifestación, ha destacado que con esto "la sociedad civil y la ciudadanía organizada están poniendo encima de la mesa una idea muy importante, sencilla pero enormemente profunda y que va a la raíz de lo que somos como sociedad". "La gente lo que está diciendo alto y claro es que las ciudades son para vivir, no son para los turistas", ha apostillado.

También han estado los coordinadores generales de IU Andalucía y de IU Málaga, Toni Valero y Toni Morillas, respectivamente; Luis Rodrigo, portavoz de Adelante Andalucía Málaga y miembro de la dirección de Adelante Andalucía; y Carmen Molina, coordinadora de Alianza Verde Andalucía.

Asimismo, también ha participado el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Málaga, Daniel Pérez, junto a otros representantes socialistas.

Más sobre este tema
stats