Violencia machista

Nadia Otmani: "Soy musulmana, soy mujer, soy inmigrante. Todo lo que odia Vox"

Madrid, 25 de noviembre de 2019. El Ayuntamiento celebró un acto con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Era el primer 25N con Vox en el Consistorio y por eso el acto no estuvo exento de polémica. El portavoz del partido de extrema derecha, Javier Ortega Smith, tomó la palabra y la usó para difundir su discurso negacionista de la violencia machista. Al oírlo, algunas mujeres abandonaron la sala entre gritos de "¡Vergüenza!"; otras patalearon en el suelo para impedir que el dirigente de Vox acabara su discurso. Y entre el enfrentamiento, un nombre se hizo protagonista: el de Nadia Otmani. Hasta este lunes no todo el mundo la conocía, pero se ha convertido en la mujer que, entre lágrimas, plantó cara a Vox. Ella, precisamente, ha sufrido la violencia machista de cerca. Y por eso se enfrentó al discurso que niega su existencia. "Estamos soportando mucho, y yo de este país no cobro ni un duro y llevo 20 años luchando contra la violencia de género. Respete a las mujeres víctimas de violencia machista", le espetó a un Ortega Smith que en ningún momento giró su cabeza para mirarla a los ojos. "No tiene ni cara para mirarme", responde Otmani en conversación con infoLibre. "Es un partido soberbio, y él más", añade.

Otmani no dudó en enfrentarse a Ortega Smith porque ella misma es una superviviente de la violencia que él niega. Va en silla de ruedas porque la violencia de género la obligó a ello hace ahora 20 años. Ella es marroquí y vino a España en 1998. No lo hizo para quedarse, pero al final tuvo que hacerlo. En una visita a su hermana, recibió tres disparos al defenderla de su agresor. Quedó parapléjica. "Por proteger a mi hermana recibí tres tiros. Ahora ayudo a muchas mujeres aportando mi granito de arena junto a otras muchas", dice. Lo hace como presidenta de la asociación Al Amal. No está aquí por gusto, le "encantaba" Marruecos, pero también admite que, "como ser humano", vive "donde le da la gana". Lo espeta en clara alusión a Vox. Y es que ella, según denuncia desde el otro lado del teléfono, representa todo lo que el partido odia. "Soy musulmana, soy mujer, soy inmigrante. Conmigo Ortega Smith tiene para rato", continúa. 

Y, consciente de ello, quería mantener una conversación con los miembros del partido de extrema derecha. Lo que ocurre es que los acontecimientos precipitaron esa conversación pendiente, que acabó en el enfrentamiento en el Ayuntamiento de Madrid. "Tenía previsto hablar con él después del acto como representante de una asociación de mujeres inmigrantes. Queríamos saber qué tiene Ortega Smith en contra de la inmigración", explica. Sin embargo, al escucharle, sintió "rabia e impotencia" y, como estaba a su lado, decidió protestar. "No lo hice yo sola. Fuimos muchas mujeres, pero yo le tenía al lado. Y cualquier persona en ese momento habría hecho lo mismo", asegura. 

"Vox saca temas que están fuera de lugar. Y siempre ataca al débil. Al marroquí, al musulmán que no habla bien. Yo no sólo hablo por mí, soy la voz de muchísima gente que siente rabia por un partido" que ataca la convivencia y el trabajo "de los que luchamos por la mujer y los inmigrantes", continúa. "Llevamos años luchando y ellos sólo vienen a crear problemas. Si trabajaran a pie de calle verían la realidad", critica. "A los inmigrantes nadie nos regala nada", insiste. Y asegura que "en toda España hay movimientos de mujeres latinas y africanas que podrían dar a Ortega Smith una lección de vida para que sepa qué es la política en realidad". 

"Teoría falsa de que la violencia tiene género"

Tras el enfrentamiento, Ortega Smith insistió en su argumento negacionista. Se reafirmó, así, en las palabras que le había reprochado Otmani. Y dijo, además, que no quería "entrar en una polémica" con ella. Y que por ello ni siquiera la miró a la cara. 

Cuando terminó el acto, el dirigente de Vox dijo que el caso personal de Otmani le da "mucha pena" y le parece "una tragedia", pero que ella se enfrentó a él como si fuera "responsable" o "justificase su violencia". No lo hizo, pero sí negó que el origen está en la violencia contra las mujeres. Pero para él, al igual que para su partido, eso no existe. Así, afirmó que su grupo está dispuesto a apoyar cualquier medida que sea eficaz para atajar la violencia y que propondrán extenderlas "a todas las víctimas". Pero eso sí, no obligarán a su formación a apoyar "la teoría falsa de que la violencia tiene género". 

Y de hecho fue un poco más allá. Ortega Smith se reafirmó en que el Pacto de Estado contra la Violencia de Género ha sido "un fracaso" porque se invierte cada vez "más dinero" y las "mujeres siguen estando desprotegidas y sigue habiendo víctimas". "A nuestro grupo, y creo que a la inmensa mayoría de los españoles, no se nos puede hacer pensar distinto cuando se nos pregunta si la víctima es hombre o mujer, si es heterosexual u homosexual o si es mayor o menor", aseguró. 

En lo que llevamos de año ya han sido 52 las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas. Desde que comenzaron a contabilizarse en el año 2013, son 1.028. Y eso alienta Vox, a juicio de Otmani. "Lo que quieren es, además de protagonismo, lo que vemos a diario en la tele", sentencia. 

Almeida y Villacís dicen que estudiarán la moción del PSOE para reprobar formalmente a Ortega Smith

Almeida y Villacís dicen que estudiarán la moción del PSOE para reprobar formalmente a Ortega Smith

Más sobre este tema
stats