Presupuestos autonómicos

Sólo nueve comunidades comenzarán 2016 con sus presupuestos aprobados

Sólo nueve comunidades comenzarán 2016 con sus presupuestos aprobados

La mayor parte de los parlamentos autonómicos se enfrentan en estas semanas a una situación novedosa: aprobar unos presupuestos para 2016 en un panorama con pocas mayorías absolutas y mucha necesidad de pactos. El hecho de que la mayoría de los hemiciclos se renovasen el pasado mes de mayo no ha bloqueado la gobernabilidad de las comunidades, pero lo cierto es que hoy por hoy sólo nueve de las 17 comunidades autónomas ya han aprobado su plan presupuestario para el año que viene, aunque únicamente dos –Cataluña y Asturias– se han visto obligadas a prorrogar los presupuestos de este año.

Los pactos se están convirtiendo aceleradamente en la tónica habitual en los nuevos hemiciclos. En marzo, Andalucía volvía a dar la mayoría al PSOE en un Parlamento en el que obtuvieron representación las que ahora mismo son tercera y cuarta fuerza a nivel nacional: Podemos y Ciudadanos. La misma dinámica se repitió el 24 de mayo, cuando un total de 13 comunidades –Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Madrid, Murcia, Navarra, La Rioja y la Comunidad Valenciana– eligieron unos nuevos parlamentos sin ninguna mayoría absoluta.

La pluralidad de las cámaras está retrasando la aprobación de los presupuestos para el próximo año, hasta el punto de que en Asturias y Cataluña han tenido que prorrogar sus cuentas. La comunidad presidida por Artur Mas celebró elecciones el pasado 27 de septiembre, pero la complicada aritmética parlamentaria ha provocado que aún no haya formado un nuevo Gobierno, mientras que en Asturias el ya tradicional desencuentro entre las direcciones regionales de PSOE y Podemos se ha traducido en una falta de acuerdo también para los presupuestos.

En este sentido, la vicepresidenta en funciones de la Generalitat de Cataluña, Neus Munté, anunció el pasado día 15 de diciembre que el Gobierno autonómico había decidido ampliar los presupuestos de 2015 para el año que viene. Según argumentó Munté, la celebración de elecciones a finales de septiembre "no ha hecho posible presentar y aprobar" unas nuevas cuentas en un Parlamento centrado en el bloqueo de la investidura del nuevo presidente. Este será el sexto año consecutivo que Cataluña comience el año con unas cuentas prorrogadas, si bien Munté aseguró que el decreto aprobado prevé la posibilidad de hacer modificaciones en el presupuesto.

PSOE y Podemos no se ponen de acuerdo

En Asturias la situación es más peliaguda. Este martes, el Gobierno presidido por Javier Fernández decidió retirar su proyecto de presupuestos para 2016 después de que PP, Podemos, Ciudadanos y Foro –la oposición al completo, a excepción de IU, con quien los socialistas habían pactado la iniciativa– presentasen sendas enmiendas a la totalidad, aunque las críticas del portavoz del Gobierno, Guillermo Martínez, se dirigieron especialmente contra el partido de Pablo Iglesias, al que acusó de provocar un "bloqueo parlamentario" con su "actitud saboteadora".

"Hemos asistido a una gran mentira", aseguró Martínez, que acusó a Podemos de tener decidida desde el principio de las negociaciones que mantuvo con el PSOE su negativa a los presupuestos. De hecho, la formación morada aseguró que iba a opinar sobre el proyecto de presupuestos de los socialistas antes de las elecciones del día 20 y finalmente lo hizo después, además de presentar su enmienda a la totalidad tres minutos antes del cierre del plazo legal para hacerlo. 

En este sentido, el portavoz de Podemos en la Junta General del Principado, Emilio León, justificó su postura asegurando que el proyecto del PSOE no estaba "acorde con la realidad de la cámara". León afirmó que los socialistas no habían atendido a sus reclamaciones "de sentido común" en materias como la lucha contra la corrupción –el presupuesto prevé la creación de una oficina, una medida que a Podemos no le parece suficiente–, las "medidas de emergencia social" que den prioridad a las políticas sociales "frente al pago de la deuda" o la rebaja de sueldos de los altos cargos.

Tampoco hubo acuerdo en Extremadura, donde PP, Podemos y Ciudadanos votaron a favor de la enmienda a la totalidad presentada por el partido morado contra el proyecto de presupuestos de los socialistas. Podemos criticó que las cuentas no incluyeran una auditoría de la deuda, y también denunció que partidas presupuestarias como la destinada a la renta básica no estaban suficientemente detalladas y su cumplimiento no quedaba garantizado.

En cualquier caso, el PSOE se ha mostrado abierto a negociar un nuevo proyecto que incluya las demandas de los grupos de la oposición, si bien tampoco descartó prorrogar durante un tiempo las cuentas de 2015 hasta que se logre un nuevo acuerdo sobre la base de los presupuestos ya rechazados. Los cuatro grupos se están criticando durante estos días: PP, Ciudadanos y Podemos acusan al Gobierno extremeño de no haber mantenido contactos con ellos para negociar sus propuestas, mientras que los socialistas aseguran que el Ejecutivo "sigue abierto" a escuchar iniciativas. Será a partir del lunes cuando empiecen los contactos entre el Ejecutivo y los grupos parlamentarios.

Aragón, La Rioja, Navarra y Murcia tramitan sus cuentas

Aragón, por su parte, aún no tiene sus presupuestos aprobados, aunque la negociación entre PSOE y Podemos marcha mucho mejor que en los casos asturiano y extremeño. Este miércoles, representantes de ambos grupos parlamentarios se reunieron a puerta cerrada para perfilar las partidas incluidas en el proyecto, una reunión a la que no fueron invitadas ni CHA –que ocupa la cartera de Vertebración del Territorio en el Ejecutivo autonómico– ni IU, que han protestado por su exclusión, habida cuenta de que ambas formaciones apoyaron al socialista Javier Lambán para que se convirtiese en presidente de Aragón.

Estos presupuestos –que el líder regional de Podemos, Pablo Echenique, ha asegurado que apoyará si "como mínimo" el PSOE acepta sus demandassupondrán un "giro social", en palabras del portavoz socialista, Javier Sada. Según ha ejemplificado su homóloga de Podemos, Maru Díaz, ambos partidos plantean incluir en las cuentas una reducción de un 20% de la partida destinada a altos cargos, así como la previsión de que cualquier ingreso sobrevenido se destine a partidas sociales o la obligación de que las Cortes tengan que dar su aprobación para modificar el presupuesto.

Otras tres comunidades autónomas se encuentran tramitando ahora mismo sus presupuestos para 2016. Son La Rioja, Navarra y la Región de Murcia, que están discutiendo enmiendas a las cuentas presentadas por sus respectivos Gobiernos autonómicos. En este sentido, el Parlamento riojano ya desestimó las enmiendas a la totalidad presentadas por PSOE y Podemos y el próximo lunes se reunirá en pleno para debatir sobre las enmiendas parciales. 

La cámara navarra va más retrasada al respecto, y fue este mismo martes cuando los votos de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra desestimaron las enmiendas a la totalidad de UPN, PSOE y PP. Será el 28 de enero cuando se aprueben, previsiblemente, los presupuestos. Y en la Región de Murcia ocurre algo similar: a principios de enero se aprobó el techo de gasto para 2016 en la comunidad y se rechazaron las enmiendas a la totalidad de PSOE y Podemos, pero la tramitación de los presupuestos no terminará hasta el 26 de enero, cuando está previsto que se celebre un pleno en la Asamblea Regional.

Por su parte, Castilla-La Mancha aún no ha comenzado ni siquiera su tramitación, aunque el Gobierno regional –del PSOE, con el apoyo externo de Podemos– tratará de pactar con la formación morada el proyecto antes de presentarlo ante las Cortes de Castilla-La Mancha. Pese a que todavía no existe ni siquiera un anteproyecto, ya hay puntos comunes entre ambas fuerzas, como la necesidad de destinar 600 millones de euros a un plan de medidas sociales urgentes.

Nueve comunidades con presupuestos

Así las cosas, son nueve las comunidades autónomas en las que ya hay presupuestos aprobados para el año 2016. La más tempranera fue Andalucía, que sacó adelante sus presupuestos el pasado día 3 de diciembre con los votos a favor de PSOE y Ciudadanos y el rechazo de PP, Podemos e IU, que vieron como las 756 enmiendas que presentaron al texto fueron rechazadas por los partidos que dirigen a nivel regional Susana Díaz y Juan Marín.

Ciudadanos ha sido clave en la aprobación de otros dos presupuestos para 2016: los de la Comunidad de Madrid y Castilla y León. En el primero de los casos, el acuerdo con el PP ha permitido sacar adelante unas cuentas contra las que votaron Podemos y el PSOE, que sin embargo sí pudieron añadir parte de sus enmiendas al texto final: la ley incluyó finalmente hasta 250 añadidos de los grupos –el 50% de los socialistas, el 38% de Ciudadanos, el 8% del PP y el 4% de Podemos–, más que en ninguna legislatura anterior.

Tras años de rodillo de la mayoría absoluta del PP, las cuentas madrileñas incluyen algunas medidas para revertir recortes. Es el caso del ligero aumento en la renta de inserción, que pasa de 375 a 400 euros mensuales tras ser aprobada una enmienda por unanimidad, al igual que el incremento del presupuesto para Justicia, una enmienda de Podemos que también apoyaron todos los grupos. Lo que no fue finalmente incluido fue el recorte de tres millones de euros en enseñanza concertada, propuesto por el PSOE y apoyado por Podemos, pero rechazado por Ciudadanos y el PP.

En Castilla y León, el PP fue el único que votó a favor de unos presupuestos que contaron con la abstención de Ciudadanos y Unión del Pueblo Leonés (UPL) y el rechazo de Podemos, PSOE e IU. El acuerdo firmado por PP y Ciudadanos fue muy criticado por PSOE, Podemos e IU, que afirmaron que se había ocultado a los ciudadanos antes de las elecciones, por lo que el debate de la ley se había convertido en un "paripé". Las cuentas castellanoleonesas contienen una reducción del tramo autonómico del IRPF, pero supondrán una reducción en el gasto de 0,78 puntos

Por su parte, los dos archipiélagos también tienen sus presupuestos para 2016: Baleares los aprobó este martes con el apoyo de PSOE, Més y Podemos, mientras que en Canarias –que aumenta un 5,3% la cuantía de su presupuesto con respecto al año pasado– fueron los socialistas junto a CC quienes apoyaron las cuentas. En el caso de Baleares, el proyecto final incorpora 44 enmiendas de los grupos que no apoyan al Gobierno de coalición de PSOE y Més: 17 de Podemos, 11 del PP, 13 de Proposta per les Illes y tres del Grupo Mixto –conformado por Ciudadanos y Gent per Formentera–.

El PP gallego usa su rodillo

La Comunidad Valenciana, por su parte, aprobó el pasado martes sus presupuestos con el apoyo de PSOE, Compromís –los dos partidos que integran el Gobierno autonómico– y Podemos y el rechazo de Ciudadanos y el PP, en un debate corto que se resolvió en menos de una semana. Las cuentas –que suponen un aumento del 0,9% con respecto a las de 2015– han sido aprobadas con 339 enmiendas parciales: 139 conjuntas de PSOE, Compromís y Podemos; 53 del PP, tres del PSOE; 14 de Compromís, 33 de Ciudadanos y 97 de Podemos.

En Cantabria, el PSOE también fue clave para aprobar los presupuestos del Gobierno del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), Miguel Ángel Revilla. Su apoyo, junto a la abstención de Podemos, permitió al PRC sacar adelante el pasado miércoles unas cuentas que el Ejecutivo calificó como los "más sociales de la historia". Los presupuestos no incluyen ninguna de las enmiendas presentadas por PP y Ciudadanos, que votaron en contra de un proyecto que calificaron de "irreal".

Los presupuestos que se han aprobado con más comodidad han sido los vascos y, especialmente, los gallegos. En Euskadi, el apoyo del PSOE al proyecto del PNV permitió sacar adelante unas cuentas que suponen un incremento del 2,8% con respecto a las de 2015 pero que han contado con el rechazo del resto de grupos de la cámara –EH Bildu, PP y UPyD–. Por su parte, el PP gallego utilizó su mayoría absoluta para aprobar unos presupuestos sin ninguna enmienda de la oposición: las cuentas contienen una rebaja impositiva, criticada por el resto de partidos al entender que se trata de "engaño" y mera "propaganda".

Montoro anuncia un recorte de 2.000 millones en 2016 por las presiones de Bruselas

Montoro anuncia un recorte de 2.000 millones en 2016 por las presiones de Bruselas

Más sobre este tema
stats