Investigación

El padre de Ayuso dimitió como administrador de sus empresas dos días antes de donar el piso a su hija

La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Díaz Ayuso.

Isabel Díaz Ayuso adquirió el 7 de octubre de 2011 un piso en Madrid a través de una donación de sus padres, que empezaban a acumular deudas importantes, de forma que el objetivo de la operación era evitar que el inmueble fuese embargado por los acreedores. Así lo desveló infoLibre el pasado viernes. Pues bien, nuevos documentos que obran en poder de este periódico refuerzan las sospechas sobre una operación que podría esconder un alzamiento de bienes: dos días antes de la donación del piso, el padre de Díaz Ayuso presentó ante notario su “renuncia irrevocable” como administrador mancomunado de Grupo MC Infortécnica Medical Hamilton SL. Una de las filiales de dicho grupo empresarial recibió un préstamo de 400.000 euros de Avalmadrid, que tenía que empezar a devolver en diciembre de aquel año y que estaba avalado solidariamente por los padres de Díaz Ayuso. El dinero no se devolvió.

“La conexión entre la renuncia al cargo de administrador y la donación de sus bienes es evidente por la proximidad temporal y porque el objetivo de ambas parece ser el mismo: un vaciamiento patrimonial por parte de los donantes y un intento de desligarse de la gestión empresarial para evitar las posibles responsabilidades en que hubiese podido incurrir esa persona como administrador”, resumen los notarios y abogados a los que infoLibre consultó sobre esta operación, en la que participaron Isabel Díaz Ayuso y sus padres. Lo más sorprendente, añaden, “es que ambas operaciones estén tan próximas en el tiempo. Es casi grosero. Una posible explicación es que hubiese ocurrido algún hecho que precipitó todo porque lo habitual es distanciar en el tiempo actos de este tipo, precisamente para no levantar sospechas”.

Un portavoz de la candidata del PP a presidir la Comunidad de Madrid, a preguntas de este periódico, se limitó a indicar este martes lo siguiente: “Isabel Díaz Ayuso ha estado totalmente al margen de la actividad empresarial de su familia”. En realidad, las cuestiones de infoLibre versaban sobre una donación de bienes que tuvo a Díaz Ayuso como protagonista y principal beneficiada.

La historia empresarial

La historia empresarial de los padres de la dirigente del PP –Leonardo Díaz Álvarez, fallecido en 2014, e Isabel Ayuso Puente– había empezado al menos 20 años antes. El 28 de junio de 1991 se constituyó MC Infortécnica SL, primera de las siete sociedades que terminarían formando un grupo dedicado a la comercialización de aparatos e instrumentos médicos, ortopédicos, ópticos y fotográficos, y participado al 25% por cuatro matrimonios. Uno de ellos, los Díaz-Ayuso.

En 2009 y 2010, MC Infortécnica SL había tenido una cifra de negocios muy similar, por encima de los 6,8 millones de euros anuales. Y en ambos ejercicios había superado los 100.000 euros de beneficios después de impuestos. A principios de 2011, solicitó un préstamo de 400.000 euros a la entidad semipública Avalmadrid, participada por el Gobierno regional que entonces estaba presidido por Esperanza Aguirre. El crédito, por un plazo de 36 meses, se formalizó el 15 de marzo de 2011. Estaba garantizado con una nave en un municipio de Ávila propiedad del padre de Ayuso y contaba también con el aval solidario de los cuatro matrimonios y de la matriz del grupo empresarial, la mencionada Grupo MC Infortécnica Medical Hamilton SL.

El verano de 2011, Isabel Díaz Ayuso entró por primera vez como diputada en la Asamblea de Madrid. Para entonces llevaba seis años ligada al Partido Popular. En marzo de 2005 empezó a trabajar en Comunicación del PP de Madrid –ella es periodista de formación– y entre junio de 2008 y marzo de 2009 había estado como asesora en el Gabinete de la propia Esperanza Aguirre.

A la vuelta de aquel verano, la vida empresarial de la familia Díaz-Ayuso se precipitó. El 5 de octubre de 2011, según los documentos que obran en poder de infoLibre, Leonardo Díaz acudió a un notario de Madrid para otorgar una escritura con el siguiente contenido: “Que requiere al notario para que envíe por correo certificado con aviso de recibo a Grupo MC Infortécnica Medical Hamilton SL escrito que se inserta por el que notifica su renuncia irrevocable al cargo de administrador mancomunado de la sociedad debido a que todas las gestiones y actuaciones diarias y no diarias de la sociedad son llevadas exclusivamente por los otros dos administradores mancomunados”. Esos otros dos administradores eran José Manuel Pitarch Divar y Juan Carlos Herrero Casasola.

El 6 de octubre, el notario hizo constar mediante diligencia que se había enviado el correo certificado con acuse de recibo.

Y el 7 de octubre, los padres de la dirigente del PP donaron ante notario sus principales bienes a sus dos hijos, Isabel y Tomás. A ella le correspondió la “nuda propiedad” de una vivienda de 90 metros cuadrados en el barrio de Chamberí, uno de los más caros de Madrid, cuyo usufructo se reservaron sus padres. A Tomás le dieron el pleno dominio de una vivienda unifamiliar de 212 metros construida sobre un terreno de 700 metros en el municipio de Sotillo de la Adrada (Ávila).

Las escrituras de donación de sus bienes y de renuncia irrevocable al cargo de administrador mancomunado de Grupo MC Infortécnica Medical Hamilton SL se realizaron ante el mismo notario de Madrid, con los dos días de diferencia señalados.

Sospechas de alzamiento de bienes

El artículo 257 del Código Penal castiga como delito de alzamiento de bienes aquella conducta que realiza un deudor con el objetivo de disminuir su patrimonio para frustrar el derecho del acreedor a cobrar su deuda. Se castiga enajenar u ocultar bienes una vez que el acreedor entabla un procedimiento de ejecución, pero también cuando es “previsible” que dicho procedimiento se vaya a iniciar. El autor del delito es quien enajena el bien en perjuicio de sus acreedores y quien lo adquiere es considerado cooperador necesario si conoce el propósito de la transmisión del bien. El alzamiento está castigado con penas de cárcel de uno a cuatro años, que se elevan hasta un máximo de seis años si la deuda que se trata de eludir es de Derecho público y la acreedora es una persona jurídico pública.

Los juristas consultados por infoLibre explicaron que, en relación a un presunto alzamiento de bienes, también hay que tener en cuenta el artículo 1297 del Código Civil, que presume “celebrados en fraude de acreedores todos aquellos contratos por virtud de los cuales el deudor enajenare bienes a título gratuito”. La donación es una enajenación a título gratuito. Los contratos celebrados en fraude de acreedores son rescindibles. El artículo siguiente (1298) estipula que quien "hubiese adquirido de mala fe las cosas enajenadas en fraude de acreedores, deberá indemnizar a éstos de los daños y perjuicios que la enajenación les hubiese ocasionado, siempre que por cualquier causa le fuera imposible devolverlas".

El pasado viernes, antes de publicar la primera información sobre el caso, este periódico planteó al portavoz oficial de Díaz Ayuso diversas preguntas sobre dicha operación, incluida la posibilidad de que los hechos pudiesen ser constitutivos de un delito de alzamiento de bienes. La respuesta fue la siguiente: “Isabel [Díaz Ayuso] no va a hacer ninguna valoración ni comentario sobre este asunto. Su padre está fallecido y ella no ha tenido ni tiene absolutamente ninguna vinculación con esta empresa”.

Una versión incorrecta

El miércoles de la semana pasada, El Confidencial informó sobre la existencia del crédito de 400.000 euros concedido por Avalmadrid a MC Infortécnica SL, que no había sido devuelto por la compañía. Avalmadrid es una entidad semipública, donde el Gobierno regional aporta en torno al 30% del capital, cuyo objetivo es facilitar y ayudar a la financiación de pymes, autónomos y emprendedores.

En aquella información, el periódico digital atribuía a Díaz Ayuso las siguientes declaraciones: que su padre era uno de los cuatro socios de la empresa "y que no tenía poder ejecutivo, solo era avalista" y "que no controlaba la empresa ni tenía control sobre sus cuentas".

Los documentos demuestran que esa versión de la dirigente del PP es incorrecta. Cuando el préstamo de Avalmadrid se formalizó en marzo de 2009, Leonardo Díaz Álvarez era uno de los tres administradores mancomunados de la matriz del grupo empresarial, que a su vez era dueña del 100% de las acciones de MC Infortécnica SL, la sociedad que recibió el préstamo. Por tanto, era una de las tres personas con el máximo “poder ejecutivo” dentro del grupo. Y había ocupado ese puesto de administrador mancomunado desde que la sociedad matriz fue fundada el 18 de diciembre de 2003. En la filial, MC Infortécnica SL, el administrador único era Juan Carlos Herrero Casasola, mientras que el padre y la madre de Díaz Ayuso figuraban como apoderados desde el 30 de mayo de 2001. Ese apoderamiento nunca fue revocado.

MC Infortécnica SL aportó dos tipos de garantías para recibir el préstamo de Avalmadrid: en primer lugar lo avalaron solidariamente los ocho accionistas de la sociedad –entre ellos los padres de Ayuso– y la matriz de la compañía –Grupo MC Infortécnica Medical Hamilton SL–, y además se presentó una garantía hipotecaria –una nave industrial propiedad del padre de Ayuso, situada en el municipio de Sotillo de la Adrada (Ávila) y tasada en 213.596,40 euros–.

Hay un segundo dato, por tanto, que resta credibilidad a la versión de la dirigente del PP sobre la falta de “poder ejecutivo” de su padre en la empresa cuando recibió el préstamo de Avalmadrid: el hecho de que fuese precisamente él, entre los ocho socios, el único que garantizase el préstamo con una propiedad que le pertenecía.

El 15 de diciembre de 2011, MC Infortécnica SL tenía que devolver a Avalmadrid 100.000 euros de principal y poco más de 3.000 euros de intereses. Pero no lo hizo. Dos meses antes, Díaz Ayuso había aceptado la donación del inmueble en Chamberí y su hermano la vivienda familiar en el municipio abulense. Los avalistas solidarios responden del total de la deuda con todos sus bienes presentes y futuros. Pero, al donar sus bienes a sus hijos, quedaron fuera del alcance de los acreedores.

El grupo empresarial participado al 25% por los padres de Ayuso no sólo dejó de pagar a Avalmadrid. A lo largo de 2012, diversos trabajadores fueron presentando una cascada de demandas en los Juzgados de lo Social de Móstoles, donde tenían su domicilio social las compañías afectadas.

Ayuso se benefició de la donación de un segundo inmueble en Madrid en otra operación sospechosa de alzamiento de bienes

Ayuso se benefició de la donación de un segundo inmueble en Madrid en otra operación sospechosa de alzamiento de bienes

Más sobre este tema
stats