Presupuestos Generales Estado

¿Qué pasa a partir de ahora con los Presupuestos?

La ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero, a su llegada al Congreso para entregar el proyecto de Presupuestos.

La entrega en el registro del Congreso de los Diputados del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019 marcará la actividad política en España durante las próximas semanas. La duración del debate, sin embargo, depende de los apoyos que el Gobierno sea capaz de reunir. Te explicamos cómo funciona la tramitación.

  ¿Cuándo empieza la tramitación de los Presupuestos?

Comenzó este lunes con la entrega del proyecto al Congreso de los Diputados. El debate de los PGE tiene prioridad, así que no se verá demorado por las vacaciones parlamentarias del mes de enero. El proyecto en sí será publicado este miércoles en el Boletín Oficial de las Cortes Generales.

  ¿Cuáles son los siguientes pasos?

El detalle del proyecto será explicado en el Congreso por los altos cargos del Gobierno entre el 28 de enero y el 1 de febrero. Después de escucharles, y de las negociaciones que eventualmente puedan abrirse con el Gobierno, los partidos que se opongan a la totalidad de los Presupuestos pueden presentar una enmienda pidiendo su devolución. El plazo para hacerlo concluye el viernes 8 de febrero a las 14 horas.

  ¿Cuándo termina el trámite?

El proyecto debe superar varias votaciones decisivas que pueden suponer su rechazo o, si se superan en su totalidad, la culminación de su tramitación. La primera es el 13 de febrero y la segunda el 14 de marzo. La tercera y definitiva, si los Presupuestos consiguen superar las otras dos, tendrá lugar a mediados de abril —la fecha depende de lo que se demore el debate en el Senado, que es preceptivo pero no vinculante—.

Si no superan la primera, prevista para el miércoles 13 de febrero, los Presupuestos serán devueltos al Gobierno. Si lo consiguen, y después de ser sometidos a debate en comisión, volverán a tener que superar dos votaciones decisivas en la Cámara baja. Si gana el ‘no’ en alguna de ellas, el proyecto será rechazado y no podrá seguir adelante. La última votación no tiene fecha, pero tendrá lugar probablemente a mediados de abril.

  ¿Cuándo se votan por primera vez?

Será en la sesión plenaria del Congreso del miércoles 13 de febrero. Ese día la Cámara votará las enmiendas de devolución que hayan presentado los partidos. La práctica habitual es que todas las enmiendas de devolución se voten a la vez, pero nada impide a la Mesa, por decisión propia o a petición de algún grupo, decidir que se voten por separado. Es una posibilidad que al menos el PDeCAT está considerando para no tener que votar codo con codo con PP y Cs.

Presentar enmienda de devolución supone una ventaja en el debate porque permite debatir de tú a tú con el Gobierno. Por eso, aunque normalmente presentar una enmienda de devolución anticipa el rechazo al proyecto presupuestario, no se puede descartar que algún grupo decida presentarla para garantizarse espacio en el debate con el Ejecutivo, aunque en el último minuto opte por retirarla.

  ¿Cuántos votos necesita el Gobierno para que salgan adelante?

En el primer Pleno del 13 de febrero se votan las enmiendas a la totalidad, no los Presupuestos, por eso basta con que haya más votos en contra que a favor para que el proyecto siga adelante. En caso contrario —más votos a favor de las enmiendas que en contra de ellas—, los Presupuestos serán devueltos al Ejecutivo.

Si el trámite continúa, la siguiente votación decisiva tendrá lugar en el Pleno que se celebrará del 12 al 13 de marzo. En ese momento se votarán por separado las diferentes secciones de los Presupuestos: esta vez el Gobierno necesita más votos a favor que en contra y ganar todas las votaciones. Basta con perder una de ellas para que los Presupuestos sean rechazados.

El voto favorable en ese Pleno abrirá la puerta del Senado al proyecto del Gobierno. Allí, con toda probabilidad, los Presupuestos serán rechazados porque el PP tiene mayoría absoluta en la Cámara baja. No obstante, esta derrota no será decisiva: el Congreso, en un Pleno para el que aún no hay fecha pero que se celebraría previsiblemente a mediados de abril, tendrá la oportunidad de imponer su criterio en una votación en la que, en este caso, será necesaria la mayoría absoluta (un mínimo de 176 votos a favor).

  ¿Qué importancia tiene la primera votación?

La importancia de la votación del 13 de febrero radica en que si el Gobierno la pierde y Pedro Sánchez decide no convocar elecciones tendrá que resignarse a gobernar ya desde ese momento utilizado la prórroga de los Presupuestos de 2018. La ministra de Economía, Nadia Calviño, advirtió la semana pasada del riesgo que conlleva esta posibilidad: más déficit del previsto y pérdida de confianza por parte de los mercados financieros, lo que puede suponer tener que abonar más intereses para pagar la deuda.

Por el contrario, si el Congreso rechaza ese día las enmiendas de devolución, el Gobierno se habrá garantizado al menos un mes más para negociar e intentar convencer a sus potenciales socios para que respalden el proyecto. Además habrá alejado definitivamente, al menos hasta otoño, el debate sobre las elecciones anticipadas.

  ¿Qué partidos han tomado ya una decisión?

A día de hoy, el Gobierno sabe que tiene en contra 169 escaños en el Congreso que, pase lo que pase, se van a oponer al proyecto de Presupuestos. Son los del PP (134), sus satélites (dos diputados de UPN y uno de Foro Asturias) y Ciudadanos (32). Pedro Sánchez cuenta, de momento, con sólo 151 a favor (los 84 del PSOE y probablemente los 67 de Unidos Podemos), a los que espera sumar al PNV (cinco votos), Compromís (cuatro) y el único diputado de Nueva Canarias (161 en total).

Así que Pedro Sánchez necesita a Esquerra (nueve diputados) y al PDeCAT (ocho escaños). Con ellos alcanzaría 178 votos, suficientes no sólo para que los Presupuestos inicien el 13 de febrero su tramitación sino para su aprobación definitiva a mediados de abril tras el previsible rechazo del Senado.

En la primera votación no está claro cuántos apoyos necesitará el Gobierno: depende de cuantos votos en contra se unan para rechazar los Presupuestos. El bloque en contra de 169 votos (PP y Cs) pueden aumentar si atrae a EH Bildu (dos escaños) y Coalición Canaria (uno). Si, por ejemplo, estas dos formaciones se abstienen, es muy posible que a Sánchez le baste con el apoyo de ERC y la abstención del PDeCAT para mantener vivos los Presupuestos, porque en este trámite no necesita mayoría absoluta.

  ¿Qué partidos todavía no se han decidido?

Sobre el papel, Unidos Podemos (67 diputados), Esquerra (9), PDeCAT (8), PNV (5), Compromís (4), EH Bildu (2), Coalición Canaria (1) y Nueva Canarias (1). La mayoría de ellos se inclinan por el ‘no’, pero todos, en mayor o menos medida, están a la espera de la apertura de negociaciones con el Gobierno. Los socialistas dan por hecho que tendrán el respaldo de UP, Compromís, PNV y Nueva Canarias.

Ya han anticipado el voto negativo el PP (134), Cs (32), UPN (2) y FAC (1). El PSOE (84) votará que sí.

  ¿Habrá elecciones si no hay Presupuestos?

Si el proyecto de Presupuestos se estrella en la primera votación —el 13 de febrero— PP y Cs volverán a exigir elecciones anticipadas. La única vez que unos Presupuestos fueron rechazados por el Congreso ocurrió en 1996 y llevó al entonces presidente, Felipe González, a convocar a las urnas.

Pedro Sánchez, en cambio, ya ha anticipado que si los Presupuestos no salen adelante no piensa convocar elecciones. Si el Gobierno pierde la votación del 13 de febrero, técnicamente estaría en situación de disolver el Congreso y hacer coincidir las generales con el superdomingo electoral del 26 de mayo, pero su voluntad no pasa en estos momentos por añadir una convocatoria más a las elecciones de ese día (europeas, locales y autonómicas).

Y si los Presupuestos son derrotados al final del trámite, a mediados de abril, el presidente no podría aunque quisiera anticipar las elecciones al 26 de mayo, porque la ley exige que entre la disolución de las Cortes y la jornada electoral medien al menos 54 días. De aquí que la tramitación de los Presupuestos aleje definitivamente la convocatoria electoral al menos hasta otoño independientemente de que reciban el apoyo del Congreso.

En cambio, si consigue que el Congreso apruebe los Presupuestos, Pedro Sánchez intentará agotar la legislatura, que no concluye hasta la primavera de 2020.

Las 10 claves de los Presupuestos del Estado para este año

Las 10 claves de los Presupuestos del Estado para este año

Más sobre este tema
stats