PORTADA DE MAÑANA
Ver
España se sitúa como uno de los países europeos con mayor brecha de género en la cúpula judicial

El 'caso Dina'

La policía concluye que no es posible saber si la tarjeta del 'caso Dina' tenía daños previos a los que muestra en la actualidad

La exasesora de Podemos Dina Bousselham a su llegada a la Audiencia Nacional en Madrid, este lunes.

La policía científica ha detectado daños en la tarjeta del teléfono de Dina Bousselham, excolaboradora de Pablo Iglesias, compatibles con “un intento de recuperación del contenido de la memoria” realizado mediante una técnica “empleada por los laboratorios especializados en recuperación de información de este tipo de dispositivos”.

Se trata de un procedimiento empleado normalmente para acceder al contenido de una tarjeta cuya lectura es imposible utilizando software, no para impedirlo. Pero si no se hace correctamente puede ocasionar daños irreparables en los circuitos como los que ha detectado la policía: “Uno de los puntos de conexión presenta una discontinuidad debida, al parecer, a un exceso de lijado y este daño puede impedir la lectura de la memoria. El pin dañado parece corresponder” a una señal “obligatoria para el funcionamiento del protocolo de lectura”.

Por culpa de esos daños “no se puede determinar” si la tarjeta tenía “daños previos”, “qué partes están afectadas por los mismos ni el momento en que se produjeron”. El robo de la tarjeta y del móvil en el que estaba instalada fue denunciada por Bousselham en noviembre de 2015.

El informe policial al que ha tenido acceso infoLibre, fechado el 12 de agosto y ya en poder del juez Manuel García Castellón, parece confirmar el intento de acceso al contenido de la tarjeta llevado a cabo en septiembre de 2017 por una empresa de recuperación de datos a petición de la pareja de Bousselham.

El director de la empresa, Arron James, con sede en Gales, ya trasladó a la Audiencia Nacional el pasado mes el julio que sus técnicos dañaron accidentalmente la tarjeta cuando intentaron acceder a sus circuitos mediante un lijado del plástico protector después de no haber sido capaces de acceder al contenido mediante software. Según James, “esto se hace al quitar el revestimiento de plástico con una pluma de fibra de vidrio o papel de lija”, de acuerdo con una información de El Confidencial.

Y eso es exactamente lo que la policía científica ha detectado en la tarjeta: un lijado que “se suele realizar mediante la utilización de un lápiz de fibra de vidrio o bien mediante lija de grano muy fino” una vez “que se ha detectado un fallo en la controladora de la tarjeta que impide su normal funcionamiento”. La controladora es un circuito electrónico digital que se encarga de gestionar el flujo de datos entre el procesador y la memoria de la tarjeta.

El rapapolvo del Supremo deja al juez del 'caso Dina' sin apenas margen para actuar contra Iglesias

El rapapolvo del Supremo deja al juez del 'caso Dina' sin apenas margen para actuar contra Iglesias

Fuentes de Unidas Podemos interpretan que este informe “aleja las sospechas de que Pablo Iglesias sea el causante de los daños de la tarjeta” de Bousselham. Pone “la investigación en la dirección correcta. Nadie entiende el empeño y la cerrazón por dirigir la investigación hacia Pablo Iglesias”, aseguran las mismas fuentes.

El llamado caso Dina comenzó en marzo de 2019, semanas antes de las elecciones generales del 28 de abril, después de que la Policía Nacional encontrase en casa del excomisario José Manuel Villarejo documentos de la exasesora que parecían provenir de una extracción de datos de su teléfono móvil, robado en noviembre de 2015.

La investigación apunta a que la tarjeta llegó a manos de la revista Interviú, cuyos responsables se la entregaron a Iglesias, que posteriormente se la devolvió a su propietaria.

Más sobre este tema
stats