Elecciones gallegas y vascas

El PP desinfla las expectativas de acuerdos con Ciudadanos para el 5A

La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas,junto con el diputado Edmundo Bal en el Congreso.

Queda menos de una semana para que se agote el plazo para registrar las coaliciones electorales de cara a las autonómicas vascas y gallegas y Partido Popular y Ciudadanos parecen estar cada día más lejos del acuerdo. Hasta el punto de que en el PP empieza a cundir la idea de que es muy posible que no lleguen a ningún entendimiento y al final concurran a los comicios del 5 de abril sin haber cerrado acuerdos con el partido naranja.

Los conservadores aseguran que su intención es seguir negociando con la gestora de Ciudadanos y con las direcciones territoriales implicadas en las autonómicas hasta el último minuto. Se declaran convencidos de que lo mejor para el espacio del centroderecha es que ambos partidos sumen fuerzas para hacer frente a la izquierda y a los independentistas. Pero insisten en que desde el primer momento han dejado claro a la gestora que había dos cosas innegociables: la defensa de la foralidad en el País Vasco y las siglas del PP en Galicia.

Destacan en el PP que la exigencia de Cs de hacer un pacto global para las vascas, gallegas y catalanas está dificultando mucho cualquier avance. De hecho, en el partido conservador empieza a cundir la idea de que tras la poca flexibilidad de los naranjas a la hora de negociar se esconde una trampa. La de que Inés Arrimadas instó a la gestora a decidir sobre los pactos más preocupada por su campaña de promoción interna en Ciudadanos que por una voluntad real de acuerdos o coaliciones.

El alto precio que pone Cs a los pactos

El PP no quiere ser el partido que se levante de la mesa de negociaciones para no regalar a Ciudadanos el relato de que son "una formación intransigente"Ciudadanos que pone en riesgo que los partidos constitucionalistas ganen poder. Pero insisten en que una formación que no tiene representación parlamentaria en ninguna de las dos comunidades que ahora celebran elecciones no está en disposición de poner un precio tan alto para los acuerdos. Lo que más sigue irritando en el PP es la posición "de máximos" que mantienen Arrimadas y su equipo respecto a Galicia.

La primera reunión oficial entre los equipos nacionales de PP y Cs tuvo lugar este miércoles. Acudieron Teodoro García Egea, secretario general del PP, y José María Espejo en nombre de Ciudadanos. Al término de la misma, ambos partidos informaron a la prensa pero en términos muy diferentes. Así, mientras el PP ponía el énfasis en las coincidencias entre ambas fuerzas y en la necesidad de que el centroderecha vaya unido a las elecciones, desde Cs insistían en que salían preocupados porque no tenían claro si Casado se iba a plegar "a las tesis de quienes prefieren poner las siglas y los intereses partidistas por encima de los intereses generales de los ciudadanos". No citaban a Feijóo. Pero todos en el PP entendieron que aludía a Galicia, el principal escollo de estas negociaciones.

Desde el minuto uno, el PP gallego avisó de que no estaba sobre la mesa la posibilidad de una coalición porque, por sí mismas, sus siglas ya representan el espíritu de Galicia Suma. Pero también se abrió a acoger a dirigentes de Cs en las candidaturas.

Al partido de Inés Arrimadas esto no les sirve. Salvo que haya cambios de última hora en su estrategia, si no hay acuerdo a tres que pasen por coaliciones, en Ciudadanos aseguran que se presentarán en solitario porque tienen estructura suficiente para hacerlo. Un mensaje a quienes desde el PP estaban dando alas a la tesis de que los liberales no concurrirían a las gallegas y las vascas en el supuesto de fracasar las negociaciones.

Feijóo "pasa por encima" a Casado

Las presiones desde Cs al PP partieron este viernes desde la formación en Galicia. La portavoz de Ciudadanos Galicia, Beatriz Pino, lamentó que el PPdeG "siga en la misma línea" sobre la propuesta de alianza para las elecciones autonómicas del 5 de abril, pero aseguró que su partido lo intentará "hasta el último momento".

En declaraciones a la agencia Europa Press, Pino apuntó directamente al presidente del PP nacional, Pablo Casado, y le instó a explicar si "le pasan por encima" sus barones territoriales como el líder gallego, Alberto Núñez Feijóo.

"Génova es quien tiene el papel no de convencer, sino de marcar quién manda realmente en el PP. Entendemos que Casado tiene que saber qué rumbo tiene que darle al partido y si está dispuesto a perder una comunidad autónoma como la de Galicia", añadió la también miembro de la gestora de la formación naranja.

Estos últimos argumentos ya han sido previamente utilizados por Arrimadas. La portavoz del PP en el Congreso de los Diputados ha pedido al presidente de la Xunta que reflexione sobre el riesgo que correría si se queda a uno o dos escaños de la mayoría absoluta habiendo rechazado un pacto con Ciudadanos.

Dirigentes del PP consultados por este diario coinciden en que esta advertencia de Arrimadas no tiene mucha base. Se dicen convencidos de que, tanto en Galicia como en Euskadi, el hecho de que ambas fuerzas concurran juntas no tiene por qué tener un efecto en el número de escaños. "Uno más uno no siempre son dos", señalan. Otra cosa es que al PP le interese atraerse a Ciudadanos con vistas a una alianza nacional en las próximas generales. 

Las elecciones catalanas y la debilidad de Cs

"Ellos nos necesitan más a nosotros que nosotros a ellos. Los principales interesados son ellos. Si no quieren pacto, su resultado al concurrir en solitario a las catalanas dejará todavía más en evidencia su debilidad porque las encuestas son muy malas para Ciudadanos", reflexiona un dirigente regional del PP.

Sobre las presiones desde Cs para que Casado intente convencer a Feijóo para que se abra al pacto, fuentes conocedoras del proceso aseguran que el partido naranja "pincha en hueso" porque en esta cuestión la sintonía entre Génova y la dirección del PP gallego es total. 

La FAPE condena que PP y Cs negaran el acceso de los reporteros gráficos a la reunión entre Casado y Arrimadas

La FAPE condena que PP y Cs negaran el acceso de los reporteros gráficos a la reunión entre Casado y Arrimadas

Más sobre este tema
stats