Gobierno

Las preguntas que Rajoy no contestó en su balance de Gobierno de 2013

Las preguntas que Rajoy no contestó en su balance de Gobierno de 2013

Cuando el presidente del Gobierno apareció este viernes en el salón de tapices del palacio de la Moncloa para ofrecer la tradicional rueda de prensa de balance del año, lo hacía con una idea muy clara: economía, economía y economía. Centrado en vender el mensaje de que lo peor de la crisis ya ha pasado y convencido de que el año que viene cuando convoque a la prensa para esta cita tendrá nuevos datos positivos que vender, Mariano Rajoy marcó, con sus silencios, los temas que para él son tabú, esos que le incomodan.

A continuación, figura una recopilación de las cuestiones planteadas al presidente del Ejecutivo en la rueda de prensa y que se quedaron sin respuesta.

1. Corrupción: ¿Quién va a rendir cuentas por no entregar toda la documentación al juez Ruz?

¿Va alguien a asumir la responsabilidad de no haber colaborado con la Justicia? Hace justamente una semana, prácticamente a la misma hora que Mariano Rajoy ofrecía su última rueda de prensa, la policía abandonaba, tras más de 14 horas de trabajo, la sede del PP. Durante este tiempo, los agentes habían pasado por varias plantas del número 13 de la madrileña calle de Génova buscando documentación que arrojase algo de luz sobre los pagos de las obras practicadas en ese edificio entre los años 2005 y 2011.

Pese al empeño de la dirección nacional del partido –emitió un comunicado a las 0.41 del pasado viernes– en asegurar que el juez Pablo Ruz tenía en su poder toda la documentación requerida, horas después el magistrado de la Audiencia Nacional emitía un auto en el que incorporaba un duro reproche al PP por "omitir" la entrega de documentos requeridos ya en verano. El magistrado lamentaba que el partido esté utilizando la Fiscalía Anticorrupción pese a haber sido expulsado como parte en los casos Gürtel y Bárcenas y dejaba constancia de que el representante legal del PP aportó recientemente documentos que hasta el momento no habían sido facilitados al juez.

Este viernes, Rajoy no quiso entrar a valorar las observaciones de Ruz y, por tanto, tampoco aclaró si alguien del partido que preside va a asumir responsabilidades por no haber colaborado con la Justicia. Optó por una vía intermedia y señaló que el Partido Popular "colaborará siempre con la Justicia" y, además, "hará todas las modificaciones legales que sean necesarias para impedir estas situaciones indeseables". 

El de la corrupción es un asunto sobre el que el presidente del Gobierno intenta pasar página para iniciar su segunda fase de legislatura centrado solo en la recuperación económica. No obstante, fuentes del Ejecutivo sostienen que es una cuestión muy complicada e incontrolable. Las voces más optimistas dentro del Gobierno consideran que en el verano de 2014 el caso de los papeles de Bárcenas acabará su instrucción y dejará de darles sustos permanentes. 

Esto implica, no obstante, que el caso seguirá coleando en la campaña de las elecciones europeas. En el PP sostienen con cierta resignación que ya están acostumbrados a que la corrupción se cuele en sus campañas electorales. El caso Gürtel caso Gürtelestalló justo cuando comenzaba la de las autonómicas vascas y gallegas del año 2009.

2. Aborto: ¿Habrá libertad de voto para los diputados del PP?

Cuando al presidente del Gobierno le incomoda un asunto opta por no nombrarlo, como si esto provocase el efecto de hacerlo desaparecer. Es lo que ocurrió durante meses con las menciones a Luis Bárcenas, que para Rajoy fue "esa persona". Y lo que este viernes instauró con el tema del aborto. Lejos de pronunciar esta palabra, el líder del Ejecutivo optó por recurrir a la expresión "ese asunto".

El presidente tuvo que enfrentarse a múltiples cuestiones sobre el informe del anteproyecto de reforma de la ley del aborto presentado hace una semana por el ministro de Justicia. Poco entró al fondo de la cuestión, más que para calificar la modificación de "equilibrada" y para señalar que se trata de la reforma que su Gobierno quería hacer. Con esta última precisión, Rajoy pretendía alejar las voces que apuntan a que ha supuesto un triunfo del ala dura del partido para satisfacer a un sector muy concreto de su electorado.

Tras quitar hierro a las divisiones internas que ha generado sobre todo el hecho de la eliminación del supuesto por malformación del feto, Rajoy no quiso responder a una de las últimas preguntas que se le hicieron sobre la materia. Era la que se refería a la posibilidad de dejar libertad de voto a sus diputados para manifestarse sobre el texto en el Congreso de los Diputados. "De eso ya he hablado suficientemente", dijo.

En las últimas horas, dirigentes del partido que preside, como Borja Sémper, presidente del PP de Gipuzkoa, han reclamado al Gobierno que permita libertad de voto en este tipo de cuestiones que tienen que ver con la moral.

Pese a que el presidente no quiso entrar al tema de la libertad de voto, la postura del Grupo Parlamentario Popular es clara al respecto: no cabe votar en contra de esta ley del Gobierno porque se trata de una promesa incluida en el programa electoral del PP con el que todos concurrieron a las elecciones.

También relacionado con la interrupción voluntaria del embarazo, el presidente no quiso pronunciarse respecto a dónde está la línea roja a la hora de introducir posibles cambios en el texto original. Según dijo, se trata de una cuestión que ahora está en manos del Parlamento. En esto, Rajoy erró. 

Lo que se presentó el pasado viernes en el Consejo de Ministros es un informe de un anteproyecto. Esto implica que ahora sea sometido a fase de informes, por ejemplo el del Consejo de Estado. El proceso normal, pues, es que regrese al Consejo de Ministros antes de viajar de forma definitiva a Congreso y Senado.

Las fuentes consultadas interpretan lo esquivo que se mostró Rajoy en esta materia como una forma de no desautorizar a Ruiz-Gallardón. El titular de Justicia ha concedido sendas entrevistas a ABC y a La RazónLa Razón en las que dejaba claro que caben pocas modificaciones a la esencia de su reforma.

3. Crisis de gobierno y candidaturas

No es ningún secreto que el Gobierno de Mariano Rajoy ha llegado al ecuador de la legislatura con un importante número de sus ministros muy tocados. En más de una ocasión, el presidente ha asegurado que si por él fuera acabaría sus cuatro años en la Moncloa con el mismo equipo que empezó.

Este viernes fue preguntado sobre si, a estas alturas de legislatura, estaba en disposición de descartar que fuese a prescindir de alguno de sus ministros para colarlo en la lista a las elecciones europeas. "No descarto nada" fue su respuesta.

Acto seguido y consciente de la brusquedad de su contestación, Rajoy intentó moderar su discurso: "No descarto nada como es habitual. No significa nada porque no le he dedicado ni un minuto", subrayó.

De esta afirmación se desprende que la elección del candidato del PP a las elecciones europeas no se prevé para las próximas semanas. Los conservadores se distancian así de lo que sucedió hace cuatro años. Jaime Mayor Oreja fue ratificado como cabeza de lista recién arrancado el año 2009.

Pese al distanciamiento de Mayor Oreja de la línea oficial del partido, el hecho de que pueda repetir como candidato no está descartado del todo. También suena con fuerza el nombre del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, uno de los más valorados por los militantes conservadores.

4. Reforma fiscal

"Vamos a bajar a todos, pero vamos a hacerlo proporcionalmente [...] Ahora se trazará un programa de reducción del impuesto, porque no vamos a poder bajar todo el IRPF en 2015, lo haremos de forma progresiva [...] El mayor recorte del IRPF afectará a las rentas bajas, las más altas deberán esperar". No son declaraciones del presidente del Gobierno, sino de su ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en una entrevista concedida recientemente al diario Expansión.

De hecho, el presidente pasó de puntillas por el tema cuando le preguntaron sobre su anunciada reforma fiscal cuando se le preguntó por estas declaraciones del ministro del ramo. "No voy a entrar en el tema del IRPF. El ministro es el que mejor se lo conoce".

Al término de la rueda de prensa, el Gobierno difundió un informe con el balance de las reformas y las tareas pendientes para lo que resta de legislatura. El tema fiscal figura en el documento. Pero sin apenas detalles.

Moncloa fija como objetivo la "presentación del informe de la comisión de expertos" y apuesta –siempre según el documento– por "potenciar el desarrollo social con medidas que favorezcan a colectivos como familias, discapacitados o medidas que estimulen el ahorro". Además, se cita la revisión del sistema de financiación autonómica.

5. Reforma de la Constitución

Para Rajoy, la verdadera reforma constitucional se está produciendo dentro de la integración europea que suponen procesos como la unión bancaria. Poco más se movió en este aspecto cuando fue preguntado si a raíz del discurso del rey y las ofertas constantes de los socialistas ha llegado el momento de abrir un diálogo para reformar la Carta Magna.

"Estamos en un momento crucial de construcción europea, Esa sí que es una reforma constitucional de verdad. El cambio que supone la unión bancaria, que haya un FROB español, el pacto fiscal, los acuerdos contractuales... Ahí es donde se está produciendo de verdad un cambio constitucional de primera magnitud", dijo.

En su discurso de Navidad, el rey invitó a las fuerzas políticas a que, "sin renunciar a sus ideas, superen sus diferencias para llegar a acuerdos" que beneficien "a todos" y "hagan posibles las reformas necesarias".

El argumentario del PP y del Gobierno para esta cuestión reza que este tipo de cambios deben gozar del consenso de todas las fuerzas políticas. Y que, de momento, en España no existe puesto que cada vez que se ha abierto el melón los grupos políticos han sido incapaces de llegar a un mínimo acuerdo de partida.

Muy fan de... Rajoy

Rajoy

Más sobre este tema
stats