LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Las 25 mayores empresas pagaron a sus accionistas un 32% más que a Hacienda por sus beneficios en 2003

Elecciones generales

Presiones en el PP sobre Rajoy para que acepte un debate a cuatro

La pertinencia o no de que el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, debata en campaña solo con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, o que se dé margen para la entrada de otros candidatos tiene dividido a un partido muy preocupado por lo que pueda pasar el 20 de diciembre. Si hace una semana, la dirección nacional de los conservadores tenía bastante claro que su jefe sólo tenía que reservarse para batirse en duelo dialéctico con el candidato socialista, a día de hoy el 'no' a un debate a cuatro –que incluya a Albert Rivera y Pablo Iglesias– ya no es tan rotundo.

A este aparente cambio de criterio podrían haber contribuido las voces que, desde dentro de la formación, reclaman que Rajoy no debe cerrarse ninguna puerta.

"Tenemos que tener cuidado con qué mensajes lanzamos al electorado tanto si el presidente acude a un debate más amplio como si sólo se presta a enfrentarse a Sánchez. Es posible que Rajoy acabe no teniendo más remedio que debatir con los líderes de Ciudadanos y Podemos. O, por lo menos, pensárselo mucho antes que tomar una decisión", reflexiona un parlamentario nacional.

Las fuentes del partido consultadas por infoLibre aseguran ahora que todas las opciones están sobre la mesa. Que no hay nada cerrado. "Acabamos de constituir el comité de campaña. Queda todavía bastante para el inicio de la campaña. Veremos qué tipo de campaña diseñamos y, a partir de ahí, se decidirá", señalan recordando que la última palabra la tiene "siempre" el candidato: Mariano Rajoy.

El debate está vivo desde la semana pasada, cuando el líder y candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, adelantó que había propuesto a la Academia de la Televisión un debate electoral entre cuatro candidatos (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos) y avisó tanto al presidente del Gobierno como a Sánchez de que quien quiera gobernar un país "no se puede esconder". Ese mismo día, el diario El Mundo publicaba que los socialistas y los conservadores coincidían en no querer compartir plató con el líder del partido revelación de las elecciones catalanas.

La primera reacción del equipo de Rajoy fue la de proteger al líder. Decían ver "exótico" que el presidente del Gobierno y del PP tuviese que debatir con candidatos que no tienen representación parlamentaria. Los conservadores garantizaban, como insistió este lunes el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, que estarían presentes en cuantos debates se convoquen. Pero que eso no significaba que el presidente fuese a acudir a todos.

El efecto del duelo Rivera-Iglesias

Esta semana la postura parece menos dura. Junto a las voces internas que animan a Rajoy a no cerrarse en banda a debatir con Rivera y Ciudadanos –"Es un excelente parlamentario, puede ganar de calle", mantiene una de ellas– se ubica el éxito del debate entre Rivera e Iglesias de la noche del domingo en laSexta: 25% de audiencia.

"¿Nos perjudicaría o beneficiaría que Rajoy estuviese en ese debate a cuatro?", se pregunta un cargo del PP. Frente a quienes creen que el papel del partido en una cita como esta lo representarían "a la perfección" la vicepresidenta del Gobierno o el propio Casado, hay quienes están convencidos de que un plantón de Rajoy trasladaría una serie de mensajes al electorado muy complicados de explicar. Y que, además, podrían poner todavía más cuesta arriba la campaña.

Uno de los mensajes que, siempre según las fuentes consultadas, podría llegar a los votantes es el de que Rajoy da por perdidas las elecciones, que no pelea, que renuncia a ser él, el candidato, quien explique su programa y defienda su gestión de los últimos años ante los candidatos de las fuerzas políticas llamadas a ser, sino de Gobierno, decisivas.

El papel de Santamaría

El segundo de los mensajes sería el de que desprecia a estas fuerzas políticas. Y el tercero, muy importante sobre todo en clave interna, el de que está dando pasos para ceder el testigo. El PP y el Gobierno llevan una semana intentado desmentir que Soraya Sáenz de Santamaría esté "en campaña" para suceder a su jefe. "Pondríamos a la oposición las críticas en bandeja, a la vez que despistaríamos a nuestros votantes. Y no nos sobran votos", valora una diputada, que añade: "Todo tiene sus riesgos. Estar y ser el único que no está. Pero creo que, puesto en una balanza, no estar tiene más".

Este mismo lunes, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, en un encuentro informativo con la prensa en la Moncloa, negó que la vicepresidenta del Gobierno esté en campaña. "Aquí no hay ninguna campaña de nada. Pueden coincidir cosas, pero la única campaña que ha hecho es la de trabajar de la mano de Rajoy", aseguró en declaraciones recogidas por Europa Press.

Ayllón defendió la participación de la número dos del Gobierno en el programa televisivo de entretenimiento El Hormiguero. "Si te invitan y vas, estás en campaña, y si no vas, eres un sieso", se quejó.

Desviar el foco

En la dirección del PP admiten que mantener vivo este debate sobre los duelos televisivos de campaña no les viene nada bien ahora. Que sólo les viene bien a quienes no tienen nada que vender hasta la campaña. Que ya se hablará de ello cuando toque. Subrayan que en este momento lo que al partido le preocupa es trabajar en el desarrollo del programa electoral –los borradores están muy avanzados–, hacer de altavoz de las políticas del Gobierno e ir cerrando con las diferentes direcciones regionales y provinciales las candidaturas.

Esta misma semana, Rajoy buscará el aval a sus políticas de los líderes de Gobierno europeos de la familia política del PP. El miércoles y el jueves, Madrid acoge el Congreso del PP Europeo, donde está previsto que el español Antonio López Istúriz, eurodiputado del PP, sea reelegido como secretario general.

Ya el fin de semana, se trasladará a la Comunidad Valenciana para participar en un acto de partido. Esta región, fuertemente sacudida por los escándalos de corrupción, va a ser prioritaria en la precampaña y la campaña. 

Más sobre este tema
stats