La portada de mañana
Ver
La tormenta perfecta del extremismo en Europa descoloca a la derecha tradicional a las puertas del 9J

Vistalegre II

Los principales sectores defienden la descentralización y dar mayor poder a los círculos

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique.

La primera sesión de la Asamblea Ciudadana estatal de Podemos, conocida como Vistalegre II, se cerró este sábado con la defensa de los documentos organizativos por parte de las diferentes corrientes que confluyen en el seno de la formación. En los discursos pronunciados por los representantes de cada sector predominó la autocrítica hacia "los errores cometidos", pero ninguno de ellos expuso sus propuestas respecto al poder de la Secretaría General, asunto que sí figura en los documentos.

Las ideas del sector pablista fueron defendidas por Pilar Lima y Pablo Echenique. La primera apostó por un ejercicio de "autocrítica y reflexión" para "reconocer los errores cometidos" por los integrantes del partido. "Ha fallado el nexo de unión entre los círculos y el Consejo Ciudadano", recalcó Lima, en un alegato a las raíces de la formación, "que son su ADN". Por ello, consideró necesaria "una apuesta y compromiso en firme para encontrar las herramientas que permitan que los círculos participen en decisiones políticas", porque "son esos círculos los que suman al trabajo institucional".

Lima puso el foco, además, en una de las cuestiones protagonistas en materia organizativa: la descentralización. "Cuando hablamos de descentralizar hablamos de descentralizar de lo municipal y local hacia las instituciones más altas", señaló. Pablo Echenique, por su parte, se refirió a una "remodelación radical" de la estructura organizativa de Podemos, y no a "una mera modificación de lo que habíamos diseñado en Vistalegre I". Para ello, abogó por una unificación de los consejos municipales, y por un reglamento hecho desde abajo. El secretario de Organización de la formación morada, finalmente, recalcó la voluntad de que la colaboración con las bases sirva "para seguir siendo el país del 15M, de las marchas de la dignidad, de las mareas, el país de Podemos, para seguir haciendo el trabajo que hemos hecho orgullosamente junto a vosotros".

Pablo Bustinduy, secretario de Internacional, y Rita Maestre, portavoz del Ayuntamiento de Madrid, pusieron voz a la propuesta del sector errejonista. El primero de ellos, reconoció (en sintonía con la facción liderada por Iglesias) que durante las semanas precedentes al congreso "el ruido se ha impuesto sobre las ideas". Frente a ello, apostó por "construir un país a la altura de sus pueblos", y por "reconocer a quienes estén cansados de tanto enfrentamiento". "Es importante que de este reconocimiento salga la voluntad decidida de abrir la organización", remachó, para a continuación añadir que el partido es "diverso" porque su semejanza con una sociedad caracterizada por el carácter "plurinacional de sus pueblos".

Por su parte, Rita Maestre reconoció que, "después de todas las victorias territoriales conseguidas", reina en el partido la necesidad de "ser útiles en más sitios, y desde ya, sin esperar a las próximas elecciones", sino como un "movimiento que todos los días ayude a nuestra gente a salir adelante". En este contexto defendió que "las bases y los círculos tengan voz propia sin tutela ni supervisiones", y que "a los inscritos no se les consulte, sino que sean ellos los que puedan hacer consultas". Una de las propuestas que presentó la portavoz del Ayuntamiento madrileño fue la de reforzar el sistema de revocatorios, y la de crear una Comisión de Garantías "que resuelva de forma eficaz y transparente los conflictos" y sea un "verdadero espacio garantista".

Discursos de unidad y gestos de fractura

Discursos de unidad y gestos de fractura

También insistió en la descentralización del partido como reflejo directo de "una patria plurinacional". Abogó por que los municipios y autonomías cuenten con sus propios recursos, y por limitar la capacidad de decisión de todos los escalones de la organización. Propuso, con la mirada puesta en los objetivos expuestos, un Consejo Ciudadano estatal que cuente con 62 representantes elegidos por los territorios, y que las listas "se dejen de hacer en Madrid". "Fin de las listas planchas, y de los cuneros", recalcó, para finalizar haciendo un llamamiento a "cambiar la cultura de la competencia por la cultura de la cooperación, el acuerdo y la sonoridad".

Tras la intervención errejonista llegó el turno de los anticapitalistas, representados por Diego Pacheco y Lorena Garrón. Pacheco recalcó que la democracia "tiene que llegar a todos los espacios de la organización, desde los consejos ciudadanos hasta los círculos", con el fin de "asumir los retos" existentes. Rechazó la identificación de Podemos con nombres propios ("que no se piense únicamente en Pablo, Íñigo y Miguel"), y apostó por una relación que vincule al partido con "todas las personas que desde municipios y círculos levantan la organización". "Tenemos que ser valientes para crecer como partido plural y pluralista, y para entender que las diferencias no nos debilitan", añadió Pacheco, quien además defendió "renunciar a las listas plancha y a los consejos monocolor". Remató, el anticapitalista, señalando que los círculos "no necesitan palmadas en la espalda", sino "financiación, autonomía, soberanía y saber que Podemos son ellos". "Queremos que el poder esté en las bases porque es la única manera de construir movimiento popular", sentenció.

Lorena Garrón marcó el fin de la defensa organizativa, y con ella puso término a la primera jornada de Vistalegre II. "Un Podemos descentralizado significa un Podemos que tienen en cuenta la diferentes realidades territoriales", así como las diversas "urgencias" de cada territorio. Por este motivo, apoyó la "unidad teniendo en cuenta las diferencias territoriales", y se inclinó hacia el rechazo taxativo a "todo paternalismo". En este sentido subrayó que cada territorio debe tener "autonomía para marcar su propia línea política dentro del marco de Podemos, tomar sus propias decisiones, contar con censos de las personas inscritas en ese territorio, y conformar una personalidad jurídica propia". Finalmente, Garrón coincidió con sus compañeros a la hora de reivindicar que "los círculos tengan autonomía, recursos económicos y no sean meros adornos de la organización".

Más sobre este tema
stats