21D | Elecciones en Cataluña

El PSOE mantiene su fe en la palabra de Rajoy sobre la reforma constitucional pese a los desplantes del PP

Pedro Sánchez y Adriana Lastra, durante la reunión de la dirección del PSOE.

“Confiamos en la palabra del presidente del Gobierno”, confirmó este martes la número dos del PSOE, Adriana Lastra, pocos minutos después de la reunión semanal de Pedro Sánchez con el núcleo duro de la dirección de su partido.

A pesar de los desplantes de los últimos días, que han dado lugar a la paralización de la comisión del Congresocomisión del Congreso que los socialistas querían convertir en la llave de la reforma de la Constitución y la solución al conflicto catalán. A pesar del retraso que está acumulando la definición del modelo de financiación autonómica,financiación autonómica que cada día que pasa molesta más a presidentes socialistas como Susana Díaz o Ximo Puig. A pesar de que Mariano Rajoy volviese a dejar claro este lunes su desinterés por la reforma de la Carta Magna en una entrevista en Telecinco, apenas unas horas después de que Sánchez le exigiese públicamente una confirmación de su compromiso.

A pesar de todos esos motivos, la dirección del PSOE sigue dando oficialmente por válida la promesa que el presidente trasladó a Pedro Sánchez a cambio de su respaldo a la intervención de Cataluña y sigue diciendo, al menos en público, que Rajoy abrirá en 2018 el diálogo entre todos los partidos para actualizar la Constitución. Y para respaldar esta creencia, citan incluso el pacto de investidura que el PP suscribió con Ciudadanos el año pasado, en el que ambas fuerzas se comprometieron a estudiar la reforma de la Carta Magna.

¿Por qué entonces tantos desplantes, sobre todo de portavoces del PP? Adriana Lastra lo tiene claro: “Quizá la campaña electoral y la posición de Ciudadanos no ayuden mucho a la hora de avanzar”, sugiriendo que el partido de Mariano Rajoy no quiere ceder hueco por la derecha poniendo distancia con las propuestas recentralizadoras de Albert Rivera. “Lo que yo creo es que el PP no quiere abrir ahora ese debate, en plena campaña electoral”. De hecho, la dirección socialista sostiene que la comisión de evaluación del Estado autonómico paralizada por PP y Ciudadanos podrá finalmente iniciar su tarea después de las elecciones —en concreto después del parón navideño— con la participación incluso de formaciones que en principio renunciaron a estar presentes, especialmente el PNV y Unidos Podemos, muy críticos con la destitución del Govern y la aplicación del artículo 155.

Un cambio de perspectiva

El propio Miquel Iceta, candidato del PSC a la Presidencia de la Generalitat, comparte la fe en un cambio de actitud por parte del PP, a pesar de las señales contrarias que emiten todos los días sus dirigentes. El líder de los socialistas catalanes se mostró este lunes convencido de que ha habido “un cierto cambio de perspectiva en el PP, que ya no piensa que el cumplimiento de la ley basta para solucionar el problema. Las crisis de Estado nos hacen madurar a todos y probablemente, después de ver lo que ha pasado, se me hace difícil pensar que no se esté dispuesto a reformar la Constitución”.

La confianza en que Mariano Rajoy mantenga el compromiso de abrir el debate sobre la reforma constitucional, sostenida por fuentes oficiales del PSOE, aunque admiten que lo hace “a rastras”, no es compartida por todo el mundo. Otras fuentes consultadas por infoLibre aseguran que, pese al discurso oficial, la dirección de Pedro Sánchez no se fía en absoluto del presidente. Y que si no ha habido una respuesta más beligerante a los desplantes del PP es porque el PSOE confía en torcer definitivamente la resistencia de los conservadores a abrir el melón constitucional con un buen resultado en Cataluña que algunos, los más optimistas, creen incluso que puede abrirles la puerta de la Generalitat.

Pedro Sánchez anunció el pasado 12 de octubre como un éxito personal haber arrancado a Rajoy el compromiso de abrir la reforma de la Constitución, apenas unos días después del referéndum de 1 de octubre y en pleno debate sobre la intervención de la autonomía catalana. La cesión del presidente, explicó entonces el líder del PSOE, fue fruto de las reflexiones que ambos compartieron en los múltiples contactos, algunos públicos y otros privados, que mantuvieron durante la crisis catalana.

“La defensa de la Constitución” incluye actualizarla. Una demanda que Rajoy accedió a abordar, según la versión de Sánchez, “en el seno de la comisión constitucional”. 

Rajoy insiste: no habrá reforma de la Constitución para "contentar" a los independentistas

Rajoy insiste: no habrá reforma de la Constitución para "contentar" a los independentistas

Más sobre este tema
stats