Constitución española

Rajoy insiste: no habrá reforma de la Constitución para "contentar" a los independentistas

Mariano Rajoy, durante las declaraciones que realizó a su llegada a la recepción que se celebra en el Congreso de los Diputados.

No habrá reforma de la Constitución si esta tiene por finalidad "contentar" a los independentistas, a los que quieren "liquidarla". Así lo puso de manifiesto este miércoles en el Congreso el presidente del Gobierno tras defender "la vigencia de la misma". Mariano Rajoy subrayó que claro que se puede abrir el melón de esta reforma, que ya se ha hecho en dos ocasiones desde 1978, pero que antes de ello es preciso que haya "una idea clara" de lo que se pretende.

A su juicio, son tres las condiciones que han de darse para la reforma constitucional. "No voy a aceptar de ninguna manera que se rompa la soberanía nacional", dijo en primer lugar. "Es muy importante que la Constitución , su reforma, se haga con un consenso muy generalizado, como el de 1978. Por mayoría no se puede reformar. Eso es un disparate", añadió. Y terminó: "Es muy importante que todo el mundo diga qué es lo que hay que reformar". 

Para Rajoy, las reformas que se están produciendo en Europa sí que son una reforma de la Carta Magna española.

El Congreso de los Diputados acoge este miércoles, el acto central del trigésimo noveno aniversario de la aprobación en referéndum de la Constitución de 1978, una ceremonia en la que, como cada año, se han dado cita representantes del Gobierno, del Poder judicial y de distintas instituciones, así como de los principales partidos nacionales. Las bajas son similares a las de las últimas celebraciones: las de los representantes de ERC, Bildu, PNV y PDeCAT.

Como cada año, la reforma constitucional está siendo uno de los temas más frecuentes de debate en los tradicionales corrillos posteriores al acto central. Este año, no obstante, cobra mayor fuerza si se tiene en cuenta que la Cámara Baja ha dado luz verde a una comisión sobre el modelo territorial con la finalidad de abrir en un periodo de seis meses un debate sobre la reforma de la Carta Magna. 

Mientras, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se mostró convencido de que en 2018 se iniciarán en el Congreso de los Diputados los trabajos para una reforma constitucional porque España "necesita forjar nuevos consensos" en los que se reconozcan los jóvenes que no votaron el texto de 1978 y que están llamados a liderar el país en las próximas décadas. Y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, defendió la necesidad de abrir "un diálogo de país" para abordar la reforma, un debate que, a su juicio, "no se puede resolver en comisiones" y que "incumbe a toda la sociedad".

Albert Rivera, por su parte, compartió algunos de los argumentos del jefe del Ejecutivo. El presidente de la formación naranja consideró que la Constitución de 1978 ha dado a España 40 años de prosperidad, bienestar y libertad, pero ahora es necesaria una actualización. Pero sostuvo que esa reforma debe ser para mejorar la vida de todos los españoles, no para "romper el país o contentar a los que nunca están contentos, los separatistas".

Posturas antagónicas

PP y PSOE ofrecen posturas casi antagónicas en lo que tiene que ver con una modificación del texto constitucional. Los socialistas, promotores de la comisión sobre el modelo territorial aseguran que Pedro Sánchez tiene la palabra de Mariano Rajoy de abrir este debate. Se comprometió a ello, recuerdan, en las negociaciones que ambos mantuvieron en el marco de la aplicación del artículo 155 para hacer frente al "desafío soberanista de Cataluña".

Rajoy, por su parte, sostiene que él siempre cumple su palabra. Pero que antes de abrir el debate es necesario saber cómo y para qué. Mientras, destacados miembros del PP y del Gobierno llevan meses enfriando la posibilidad de que esta vaya a ser la legislatura de la reforma constitucional, tal y como informó infoLibre.

También tema recurrente será la situación en Cataluña. Estamos en plena campaña electoral para las autonómicas del 21 de diciembre, convocadas por el presidente del Gobierno en aplicación del artículo 155 de la Constitución. A ello se refirió Rajoy en sus declaraciones a la prensa antes de participar en el acto institucional. Según el presidente del Gobierno, una de las funciones de la Carta Magna es la de "defender" a los ciudadanos cuando "es objeto de ataques de gobernantes o de dirigentes políticos".

En un sentido similar, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, puso en valor el papel de la Carta Magna en la cuestión catalana. "Frente a los ataques inadmisibles de quienes han fracasado en su intento de quebrar el sistema legal y democrático que estaban obligados a respetar, tenemos que afirmar con rotundidad y en voz muy alta, que España ha tenido y tiene en su Constitución y en sus instituciones la mejor garantía de nuestra convivencia en libertad, y el límite claro a cualquier tipo de abuso y arbitrariedad. Y así lo ha reconocido la comunidad internacional, que ha mostrado su pleno respaldo a la estabilidad de nuestro sistema constitucional", dijo.

Otro de los temas que estuvo sobre la mesa fue el de la reforma de la financiación autonómica. El Gobierno asume que incumplirá su compromiso de que entre en vigor en 2017. Y advierte al PSOE de que para que salga adelante tienen que votar a favor. Así lo expresó Rajoy.

El protocolo

Los presidentes del Congreso de los Diputados y el Senado, Ana Pastor y Pío García Escudero, presidieron hoy, día 6 de diciembre, el acto con el que el Parlamento conmemora el 39 aniversario de la Constitución Española, al que han sido invitados representantes de las altas instituciones del Estado.

Antes del discurso, la presidenta de la Cámara Baja recibió al presidente del Senado en su despacho a las 11,30 horas, y desde allí ambos se dirigieron a la entrada del Palacio para saludar a los invitados, entre los que se encontraban los representantes de las principales instituciones del Estado. El presidente del Gobierno llegó en torno a las 12.00 horas.

Una vez concluidos los saludos de los presidentes del Congreso y del Senado a los invitados, comenzó el acto institucional en el Salón de Conferencias, también conocido como Salón de Pasos Perdidos.

Tras el discurso, los presidentes del Congreso y el Senado ofrecieron una recepción a diputados, senadores e invitados.

La recepción del Día de la Constitución es el acto central con el que el Parlamento celebra el aniversario de la aprobación de la Carta Magna. Con motivo de esta efeméride, las Cámaras organizan cada año sus Jornadas de Puertas Abiertas, que en el Congreso de los Diputados tuvieron lugar los días 2 y 3 de diciembre.

Rajoy defiende a los procesados por los ordenadores: actuaron "como se comporta la gente en un caso así"

Rajoy defiende a los procesados por los ordenadores: actuaron "como se comporta la gente en un caso así"

Más sobre este tema
stats