La XII Legislatura

Rajoy no garantiza que acudirá a la investidura si no reúne los apoyos para ser presidente

Rajoy no garantiza que acudirá a la investidura si no salen las cuentas para ser presidente

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, quiere intentar un segundo mandato en La Moncloa. Cree, además, que su investidura podría celebrarse, si cuenta con los apoyos necesarios, la última semana de julio o a principios de agosto. Pero esto es en un escenario ideal. Este miércoles, tras cerrar la primera ronda de contactos con el resto de partidos, deslizó la posibilidad de un cambio de planes si ve que las cuentas no le salen. Ya lo hizo tras el 20D, cuando comunicó a Felipe VI que no tenía los apoyos.

"Si tuviera la seguridad de que fuera imposible que me eligieran, yo creo que tendría que hacer una reflexión. Y los demás, también", dijo preguntado sobre cuál sería su posición si ve que no logra los apoyos necesarios. Es decir, si cuando la semana que viene se constituyan las Cortes los partidos no se han movido de sus posiciones iniciales.

Rajoy repitió esta idea acto seguido cambiando el término "seguridad" por "certeza total" y recalcando que no sólo le correspondería a él la reflexión posterior.

¿Con qué finalidad pedirá esa reflexión "a todos"? Para ver, según dijo, "qué salida le damos a esto".

Concluida su primera ronda de contactos con el resto de líderes políticos, el Partido Popular no puede decir que haya sumado un sólo apoyo a los 137 escaños que obtuvo el 26J.

Más presión

Pese a estas palabras, que dejan en el aire la puesta en marcha del reloj que otorga dos meses para la formación de Gobierno, Rajoy cree posible que el resto de fuerzas se vayan sumando, que cambien de postura. De hecho, cargos del PP interpretan estas últimas declaraciones como una forma más de presión, sobre todo a Pedro Sánchez.

En este sentido, señaló que lo que tiene más claro "después de todo" [de la ronda], es que "hay voluntad firme por parte de todos de no repetir las elecciones".

"Estoy dispuesto a mojarme y a gobernar sean cuáles sean las circunstancias", añadía. Una hora antes se había reunido en el Congreso de los Diputados con el socialista Pedro Sánchez y había comprobado que seguía instalado en el 'no'. También había recibido un mensaje de Albert Rivera comunicándole que la ejecutiva de Ciudadanos había decidido votar 'no' en la primera ronda de su eventual investidura y abstenerse en la segunda."No tengo ningún encargo"

En su comparecencia ante la prensa, Rajoy intentó combinar la urgencia de que se forme ya Gobierno –volvió a insistir en que no se hará en agosto lo que no se haga en julio–, con el mensaje de que todavía el rey no le han encargado nada porque ni siquiera se han constituído las Cortes. Eso ocurrirá el martes de próxima semana, día 19 de julio. "No tengo ningún encargo del rey para formar Gobierno, pero me ha parecido bueno convocar [al resto de fuerzas]", subrayó.

También fue muy insistente en su rechazo a unas terceras elecciones. "No se pueden repetir las elecciones de ninguna de las maneras. Estaríamos ante un disparate del que nos arrepenteríamos siempre", sostuvo.

Un documento con base negociadora

Rajoy pudo entregar en mano a Pedro Sánchez, y desde el PP se remitió al resto de interlocutores, un documento titulado "Programa para el Gobierno de España" [consúltalo aquí, en PDF]. El jefe de los conservadores lo vendió como un "programa de gobierno para los próximos años". Y dijo que descansa sobre dos ejes: en los "valores constitucionales" y en "el consenso del proyecto europeo".

"Incide y atiende aquellos aspectos en los que creo que hay mayor consenso en la sociedad española", manifestó. 

Reclama "lealtad institucional"

Rajoy cree que en esas 55 páginas que ahora empezarán a analizar el resto de partidos está la base para "preservar los efectos de las reformas y continuar, con consenso, una agenda reformista". "También me parece importante, de cara a la próxima legislatura, el Parlamento y el Gobierno están llamados a trabajar desde el entendimiento y la lealtad institucional. Estos son los mínimos que permitirían poner en marcha la legislatura en unas condiciones razonables", agregó.

A Rajoy no sólo tienen que darle las cuentas para ser investido presidente del Gobierno. Él también recalca que no tiene sentido que llegue al Ejecutivo y que luego no pueda apoyar asuntos de calado como los Presupuestos Generales del Estado. Su idea, complicada por el rechazo del PSOE y de los nacionalistas, es pactar unos mínimos sobre asuntos clave de Estado que no aboquen a una legislatura corta.

"Fase inicial"

En estos días, el PP va a seguir incrementando la presión sobre Sánchez. Creen que el movimiento de Ciudadanos podría ayudar al PSOE a modular su posición por una cuestión de "responsabilidad". "Si Ciudadanos se abstiene, eso no llega. Yo no puedo gobernar si Ciudadanos se abstiene y el PSOE vota en contra como ha dicho su secretario general", añadió Rajoy.

Pese a que le queda medio mes para sus planes originales de someterse a una investidura el 26 de junio, Rajoy, a quien se le atribuye habilidades en el manejo de los tiempos, aseguró que "estamos en una fase inicial del proceso".

Sánchez insiste en el “no” a Rajoy “a día de hoy” y asegura que el PSOE “estará en la solución”

Sánchez insiste en el “no” a Rajoy “a día de hoy” y garantiza que el PSOE “estará en la solución”

Más sobre este tema
stats