La XII Legislatura

Sánchez insiste en el “no” a Rajoy “a día de hoy” y asegura que el PSOE “estará en la solución”

Sánchez y Rajoy, este miércoles, minutos antes de su reunión.

Ibon Uría

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, aseguró este miércoles tras reunirse con el presidente del Gobierno en funciones y candidato del PP, Mariano Rajoy, que "a día de hoy" mantiene el voto contrario a su investidura. Sánchez insistió en que los socialistas "siempre" estarán "en la solución", defendió la "autonomía" de su "proyecto político" y prometió hacer "todo lo posible para que haya Gobierno".

La cita, celebrada en el Congreso, comenzó hacia las 11.00 de la mañana y se prolongó por espacio de hora y cuarto. Fue la primera entre los líderes de PP y PSOE tras el 26J. Rajoy, por su parte, se había reunido en días previos con Unidos Podemos, Ciudadanos –que este miércoles anunció que votará no a su investidura en primera ronda y que se abstendrá en la segunda–, CDC, ERC, PNV y Coalición Canaria, que votará a favor.

Al término del encuentro Sánchez no descartó de forma rotunda ningún escenario: ni unas terceras elecciones ni presentarse nuevamente a la investidura. Pero dejó claro, eso sí, que los socialistas votarán "en contra del señor Rajoy como candidato a la Presidencia del Gobierno" porque las discrepancias con los conservadores "son de proyecto". "Hemos sido bastante claros: no vamos a negociar con Rajoy, la posición del PSOE es conocida", apuntó.

Que el PP trabaje

Sánchez subrayó que Rajoy no puede contar con el PSOE "ni para un Gobierno de gran coalición" ni para pactar "un programa de legislatura" similar al que ensayaron tras el 20D los socialistas y Ciudadanos. "Si tiene 137 diputado el PSOE votará en contra. De 137 a 176 tiene un camino que recorrer y no puede contar con el PSOE. Tiene que contar con sus aliados potenciales, entre los que no está el PSOE", reiteró el secretario general.

El dirigente se mostró muy crítico y manifestó su "preocupación" por el hecho de que, más de dos semanas después de las elecciones, Rajoy no haya logrado el apoyo explícito a su investidura de ningún grupo parlamentario. "16 días después de los comicios Rajoy aún no ha cosechado ningún escaño más", dijo Sánchez, que recomendó al PP "emprender un diálogo y una negociación en serio", basado en "propuestas y no en amenazas o chantajes".

En la rueda de prensa posterior a su reunión con Rajoy, Sánchez insistió en que el PP tiene el "derecho" y la "obligación" de articular una "mayoría estable" de 176 diputados, y recordó que en el pasado hubo "líderes capaces" de "dotar de estabilidad" a gobiernos en minoría. El socialista sugirió que sería positivo que "fructifique" el "diálogo" entre Rajoy y Convergència Democràtica, ahora rebautizada como Partit Demòcrata Catalá.

A partir de ahí, Sánchez no quiso adelantar ningún paso más. "La democracia tiene sus tiempos y sus plazos, y hay que respetarlos", advirtió el número uno del PSOE, quien dijo que su partido "va a dar los mejor de sí mismo para desbloquear la situación y para que España tenga el Gobierno que se merece". "Los tiempos en democracia hay que respetarlos y es tiempo de Rajoy", zanjó preguntado por la posibilidad de unas terceras elecciones.

El 'no' del PSOE

Este mismo miércoles, antes de comenzar la reunión entre ambos dirigentes, el portavoz parlamentario socialista, Antonio Hernando, ya advirtió a los conservadores de que Rajoy no podrá gobernar con sólo sus 137 escaños y la abstención de todos los demás, y les instó a convertir las posibles abstenciones en apoyos dentro de su espectro ideológico.

Hernando recomendó a Rajoy que "dé clases de catalán por las noches" para atraerse a los diputados de CDC y lamentó que toda "la presión" para desbloquear la formación de Gobierno esté puesta en el PSOE. "Es el señor Rajoy el que tiene que dar respuestas, nosotros no vamos a apoyar la investidura ni nos vamos a abstener", añadió.

El pasado sábado, el Comité Federal socialista acordó votar contra la investidura de Rajoy y quedaron aparcadas, al menos por ahora, las voces que en el seno del PSOE apuestan por la abstención, si bien esa determinación no quedó plasmada en ninguna resolución por escrito a diferencia de los ocurrido tras las elecciones del 20 de diciembre.

En su discurso en la reunión del máximo órgano entre congresos de su partido, Sánchez proclamó que los socialistas son "la alternativa" a los conservadores. "No a la gran coalición, no a apoyar un Gobierno del PP desde fuera y no a apoyar la investidura de Rajoy. El PSOE votará en contra. Rajoy no puede exigir nuestro apoyo", zanjó.

Los socialistas, eso sí, no aclaran sus próximos pasos una vez Rajoy fracase en la investidura. La dirección del PSOE sostiene que mantendrá el no al PP y que a Sánchez le corresponde liderar la oposición, no formar Gobierno, mientras otros sectores del partido apuestan por la abstención y algunas voces sugieren intentar formar Gobierno.

El PP mantiene la presión

Mientras tanto, desde las filas conservadoras, el propio candidato Mariano Rajoy dijo justo antes de comenzar la reunión con Sánchez que de "todas" las reuniones "hay que esperar algo". El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, aseguró este miércoles que, "o se apoya una investidura" Rajoy, o habrá terceras elecciones.

Casado agregó que "aunque sea por abstención o con un voto a favor" los socialistas deberían modificar su posición. "Tendrán que reflexionar –apuntó– si los españoles van a entender que un partido que le ha ganado por dos millones y medio de votos y 52 escaños se vea privado de la posibilidad de gobernar por un veto a su investidura".

"Eso al final conduciría a unas terceras elecciones que creo que nadie entendería y que tampoco convendrían a la expectativa electoral del PSOE", concluyó Casado, quien mostró su deseo de que Rajoy y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, "a diferencia de las reuniones que hubo en diciembre, puedan dialogar".

Sánchez esconde sus planes a la espera del fracaso de Rajoy

Sánchez esconde sus planes a la espera del fracaso de Rajoy

Más sobre este tema
stats