PORTADA DE MAÑANA
Ver
La bolsa o la vida: las negociaciones secretas que imponen en Europa las farmacéuticas

Universidad pública, negocios privados

La Rey Juan Carlos blindó la cesión del hangar a una empresa cuando esta iba ya a ser absorbida por otra

Interior del hangar de la Universidad Rey Juan Carlos.

La Universidad Rey Juan Carlos (URJC) blindó en junio de 2017 los derechos de la empresa a la que un año y medio antes había concedido a dedo la impartición de cursos privados de aeronáutica durante 25 años en un hangar cuyo coste para la institución pública se cifra en no menos de 750.000 euros

Suscrito el 16 de diciembre de 2015, el convenio original establecía que la madrileña URJC, ahora en primer plano por el escándalo del máster de Cristina Cifuentes, se obligaba a "permitir" a la empresa beneficiada, EATC, la utilización de ese hangar. Pero en virtud de una adenda fechada el 26 de junio de 2017,  firmada por el actual rector, Javier Ramos, y a la que infoLibre ha tenido finalmente acceso pese a la negativa de la universidad pública a desvelar su contenido, la URJC se comprometió ya de forma expresa a dar un paso más: "La URJC -dice el texto- cede a EATC  el uso" del inmenso hangar de 1.250 metros así como de otros espacios del campus de Fuenlabrada "por el tiempo que dure el convenio".

Cuando Ramos estampó su rúbrica en esa adenda, la junta universal de accionistas de EATC, siglas de European Airline Training Centre 2015 SL, acababa de acordar cuatro días antes la disolución de la mercantil para su inmediata absorción por otra firma que opera bajo el nombre comercial de Aviation Group. Los documentos mercantiles a los que ha tenido acceso este periódico indican dos cosas: que Aviation Group -oficialmente, Aviation Training & Maintenance Group SL- ya poseía antes de absorber por completo a EATC el 42,85% de esa compañía; y que el otro 57,15% de EATC pertenecía a socios cuya identidad se ignora pero para quienes la fusión resultó muy beneficiosa: por cada participación que ostentaban en EATC pasaron a tener 3,7 en Aviation Group. Al absorber a EATC, Aviation Group heredó el convenio con la Rey Juan Carlos.

La exposición de motivos de esa adenda de junio de 2017 reseña que fue confeccionada "a requerimiento" de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y de su solicitud para "que se recoja explícitamente que se ceden instalaciones a la entidad European Airline Training Centre 2015 SL para el funcionamiento de un centro docente privado" de formación profesional de grado superior.

El rector Ramos calla

¿Sabía el rector de la URJC que en el momento de la firma de esa adenda estaba ya en marcha la disolución de EATC? Este periódico lo ignora: su equipo no ha accedido a responder esa pregunta ni ninguna de las planteadas en relación al hangar y a los motivos por los que Ramos, que en octubre de 2015 se convirtió en director del entonces recién creado instituto aernáutico, impulsó la suscripción de un convenio con una empresa constituida nueve días antes del nacimiento del instituto aeronáutico bajo cuyo paraguas y apenas un mes y medio más tarde le entregó la URJC a EATC el negocio de los cursos privados de aeronáutica para nada menos que cinco lustros. Antes de la firma del convenio, Ramos incorporó a los dos administradores de EATC al "consejo académico" del instituto aeronáutico. Luego, selló con ambos un acuerdo con el que la universidad eludía los severos filtros de adjudicación impuestos por la Ley de Contratos Públicos.

El rector de la URJC creó junto a seis socios un negocio que utiliza gratis un hangar aeronaútico en la universidad

El rector de la URJC creó junto a seis socios un negocio que utiliza gratis un hangar aeronaútico en la universidad

Los dos administradores de EATC, Juan Manuel Martín y Miguel Aldana, también figuran en el consejo de administración de Aviation Group. Ambas sociedades presentaron cuentas anuales solo en 2015. En los dos casos las cuentas demuestran que se trataba de mercantiles de nula actividad: la primera dejó en blanco su cifra de negocios, lo que significa que no ingresó ni un céntimo; y la segunda anotó en esa casilla 70 euros. Los documentos registrales de Aviation Group acreditan que la empresa ha incumplido las normas legales que le obligan no solo a presentar el balance de cada ejercicio sino a legalizar todos los libros de contabilidad, el de actas y el registro de socios. En España no es necesario inscribir el traspaso de acciones pero sí llevar al día ese registro. 

El convenio con EATC establecía básicamente una sola obligación de calado para la compañía privada: aportar equipamiento valorado en 1,5 millones, aunque el texto tampoco explica quién y con qué procedimiento había de realizar la tasación. Parte de ese equipamiento consistía en tres aeronaves cuya marca y modelo coinciden exactamente con los de otras tres cuya entrega ya había sido oficialmente aportada por una mercantil distinta: Centro de Formación de Instaladores y Mantenedores SL (Cofeim), con el que la URJC había rubricado en abril de ese mismo 2015 un convenio "para usar su equipamiento".

Firmado cuando Cofeim acababa de declararse en concurso voluntario de acreedores, ese convenio quedó anulado en cuanto la URJC suscribió el que tiene a EATC como beneficiaria. El administrador de Cofeim figura desde octubre de 2017 en el consejo de administración de Aviation Group, es decir, la empresa que absorbió a EATC. Este periódico no ha logrado localizarlo. Tampoco ha sido posible contactar con Juan Manuel Martín, presidente de Aviation Group, en la sede que la empresa mantiene en Málaga. ¿Son las tres aeronaves aportadas por Cofeim las mismas a cuya entrega se comprometió EATC? De momento, el interrogante sigue abierto.

Más sobre este tema
stats