PORTADA MAÑANA
Ver
El PP carga contra "la PAC de Planas" que los populares europeos defendieron y avalaron en Bruselas

Negocios privados, financiación pública

La Rey Juan Carlos 'fichó' a empresarios para su instituto aeronáutico y a los dos meses les dio un macrocontrato a dedo

Interior del hangar de la Universidad Rey Juan Carlos

La Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC), ahora en el ojo del huracán por el máster de Cristina Cifuentes, adjudicó a dedo en diciembre de 2015, vía convenio y por 25 años, un macrocontrato para formación aeronáutica no universitaria a la empresa EATC, a cuyos dos administradores había incorporado dos meses antes al consejo académico del recién nacido Instituto Europeo de Formación y Acreditación Aeronáutica (Eiata, por sus siglas en inglés). 

El convenio incluía la construcción de un hangar en el campus de Fuenlabrada que ya le ha costado a la universidad más de 750.000 euros. EATC se comprometía a aportar equipamiento por 1,5 millones de euros y la URJC, a respaldar con su sello académico los cursos impartidos. El convenio no cifra los costes que para la URJC tendrá el acuerdo ni explica cómo ni quién tasó antes de su firma el "valor de mercado" del material entregado por EATC.

El consejo académico del Eiata es precisamente el que debe "evaluar las líneas de investigación y actividades" del instituto aeronáutico y pronunciarse sobre su informe anual. Y la principal actividad del instituto consiste precisamente en ejecutar el convenio suscrito con EATC. Es decir, los empresarios que se han beneficiado del convenio otorgado por el instituto –"un contrato de naturaleza administrativa" que según la URJC estaba exento de regirse por las severas normas de concurrencia aplicables al sector público– participan al mismo tiempo en el órgano universitario encargado de supervisar la marcha del instituto. 

La empresa EATC fue absorbida en julio de 2017 por otra vinculada a los mismos empresarios y a otros cuatro que también forman parte del consejo académico del Eiata desde su origen. Esa nueva compañía, Aviation Training & Maintenance Group, comparte en Málaga domicilio social con la absorbida EATC, ya disuelta. 

El papel de los rectores

Suscrito por el anterior rector, Fernando Suárez, que cayó tras quedar al descubierto sus plagios, y cuando el actual, Javier Ramos, dirigía el consejo académico del Eiata, el convenio nunca ha figurado en el apartado que el portal de transparencia de la URJC reserva a los acuerdos de colaboración. La web del Eiata, de cuyos contenidos obtuvo copia infoLibre días atrás, estaba este viernes "en construcción". A través de fuentes de la URJC, este periódico ha accedido a la lectura de dos ejemplares del convenio. Uno de ellos está datado "por error" en un día no determinado de marzo de 2015 y el otro, el 16 de diciembre de ese mismo año. Esa segunda fecha, aseguran portavoces oficiales, es la correcta. 

Fue el 30 de octubre de 2015 cuando la universidad madrileña incorporó al consejo académico del nuevo centro aeronáutico a los dos administradores mancomunados de la empresa EATC, constituida nueve días antes. El acta del consejo de gobierno celebrado ese día omite que ambos –Juan Manuel Martín Núñez y Miguel Aldana Muñoz– pertenecían ya a esa nueva firma. De hecho, junto al nombre de Martín Núñez es la empresa Aviation Training & Maintenance Group la que figura.

Sufragado íntegramente por la universidad, solo el hangar previsto en el convenio ha costado más de 750.000 euros: 659.594 euros la construcción –sin contar la redacción del proyecto– y 98.200 la ampliación adjudicada este año.

Convenio con una firma declarada en concurso

La firma del convenio con EATC, y así lo estipula el texto, implicó la anulación de otro anterior que el 23 de abril de 2015 había suscrito con la URJC la empresa Centro de Formación de Instaladores y Mantenedores SL (Cefoim). Ese acuerdo sí figura en el Portal de Transparencia de la URJC pero con otro error: el nombre de la compañía ha sido alterado. Y donde debía decir "instaladores" aparece "investigadores". Cefoim había logrado la declaración de concurso voluntario 13 días antes de suscribir el convenio.

La Rey Juan Carlos oculta datos clave del macrocontrato a dedo para una empresa de formación aeronáutica

La Rey Juan Carlos oculta datos clave del macrocontrato a dedo para una empresa de formación aeronáutica

En virtud de ese convenio luego derogado, y así lo acredita un documento oficial de la URJC al que ha accedido infoLibre, Cefoim entregó como parte del equipamiento de prácticas en el sector aeroespacial, "tres aeronaves". La marca y modelo de las tres coincide con los de las tres aeronaves que EATC aportó también luego. ¿Son las mismas? No ha sido posible verificarlo. Pero sí que el consejero delegado de Cefoim, Francisco Castaño, pertenece al consejo académico del instituto aeronáutico también desde su constitución. Y que, asimismo, ostentó el cargo de consejero en Aviation Training hasta octubre de 2017. Es decir, hasta un mes después de que la Rey Juan Carlos presentara a bombo y platillo el hangar de Fuenlabrada como eje del programa de formación profesional privada que la empresa desarrollará en el campus público.

Por qué la universidad no sacó a concurso el contrato adjudicado a EATC vía convenio es una de las preguntas para las que este periódico no ha obtenido aún respuesta oficial. Tampoco la hay hasta el momento para la cuestión relativa a con qué criterios y en función de qué méritos eligió la URJC a los administradores de EATC y a los otros cuatro empresarios de su constelación societaria como miembros del consejo académico. En ese órgano, y además de diversos catedráticos y profesores titulares de la URJC, se integran también representantes de destacadas empresas e instituciones relacionados con el sector. Entre ellos, el propio Ministerio de Defensa, la Escuela Nacional de la Aviación Civil francesa, Airbus o EADS.

Tal como publicó este viernes elconfidencial.com, entre los cursos impartidos en el hangar y el aulario anexo del campus de Fuenlabrada se cuentan los de mecánica aviónica, habilitaciones de pilotos, pilotaje de drones, tripulantes de cabina, despachadores de vuelo y técnicos de operaciones aeroportuarias.

Más sobre este tema
stats