La portada de mañana
Ver
El Gobierno pone la primera piedra para un frente común europeo que cambie la relación con Israel

Primarias del PSOE

Sánchez centra su proyecto en la participación de la militancia y en el "entendimiento" con Podemos

El candidato a la Secretaría General del PSOE, Pedro Sánchez.

Ibon Uría

El ex secretario general del PSOE y aspirante a las primarias socialistas, Pedro Sánchez, presentó en la tarde de este lunes el proyecto político de su candidatura: un documento de algo más de 30 páginas y titulado Somos socialistas. Por una nueva socialdemocracia [ver en PDF], donde defiende una alianza con otras fuerzas políticas de izquierda y sindicatos y reclama otorgar más poder a los militantes y simpatizantes del PSOE.

En la redacción del texto han participado, entre otros, la exministra Cristina Narbona, el diputado Odón ElorzaManuel Escudero –coordinador del Programa 2000 del PSOE a finales de los 80 y principios de los 90– y José Félix Tezanos, director de la Fundación Sistema y la revista Temas. Los tres primeros acompañaron a Sánchez en la mesa del acto donde presentó el texto, al que también acudió la diputada Margarita Robles.

El objetivo del equipo de Sánchez es que el documento llegue a las plataformas de militantes y a las agrupaciones socialistas, y que pueda debatirse en esos ámbitos de aquí a mayo, cuando previsiblemente se celebrarán las primarias. Se quiere promover un debate "verdaderamente participativo, de abajo arriba" y que el texto se someta a votación en el próximo Congreso Federal, previsto para el 17 y 18 de junio.

Alianzas con la izquierda

El texto sostiene que hay que trabajar en Europa por "una nueva coalición progresista liderada por una socialdemocracia renovada" y "en alianza con nuevas formaciones de izquierdas que hayan madurado en sus planteamientos". El objetivo, señala Sánchez, es "cambiar la actual orientación errática de una Europa gestionada por los conservadores a la medida de las élites económicas y financieras".

En España, apunta el texto, el PSOE debe apostar por el "entendimiento" con el "europeísmo progresista". Sánchez subraya que el PSOE no debe entrar en "colisiones frontales y sistémicas con otras formaciones de la izquierda ni mimetizarse con ellas", pues lo "prioritario" es "poner coto a las políticas neoliberales y austericidas". Ese es, para los socialistas, el "objetivo estratégico central", en opinión del equipo del exlíder.

"A su vez, las otras fuerzas de izquierdas deben entender y aceptar que las reformas, moderadas o radicales, graduales o disruptivas, no son asuntos desconectados de la realidad concreta, sino que su bondad y su utilidad no se miden solo por su posible valor teórico intrínseco, sino por su sostenibilidad y por el grado en el que resulten factibles", recalca el documento, que también pide forjar alianzas con los sindicatos.

Sánchez insiste en que el PSOE necesita un proyecto "renovado", "fiel a los principios del socialismo" y no "subsidiario a las posiciones de la derecha". Califica al PP de fuerza "reaccionaria" y "profundamente conservadora", que se ha plegado "a los dictados de la ideología neoliberal". "Por estas razones, el socialismo tiene dos adversarios: uno ideológico, el neoliberalismo, y otro político, el Partido Popular", zanja.

El papel de la militancia

En cuanto al modelo de partido, Sánchez alerta de que "el sistema de selección de candidatos y cuadros políticos" del PSOE "ha llegado a ser endogámico y presenta carencias que han dado lugar a problemas de agotamiento". También critica duramente a la actual comisión gestora, de la que dice que incurre en una "extralimitación de sus funciones" y que no se corresponde con "los criterios democráticos básicos".

De hecho, considera que la dirección interina y "los acontecimientos que culminaron en las reuniones del Comité Federal de octubre de 2016" –el día 1 Sánchez perdió una votación clave y presentó su dimisión, y el día 23 se decidió el giro del no es no a la abstención– han "agravado una crisis interna que hay que cerrar cuanto antes". Y "la única manera", subraya, es "contando con los militantes y restituyendo su papel central".

El exlíder propone medidas para aumentar la implicación de los militantes. Entre otras, que los "mecanismos de remoción de los órganos y cargos orgánicos", en caso de pérdida de confianza, incluyan la participación de los militantes, la obligatoriedad de consultar a los militantes los pactos de Gobierno y la elección directa de parte de los miembros del Comité Federal y de los delegados a los congresos y conferencias políticas.

En esa misma línea, pide para la elección de candidatos electorales primarias abiertas a simpatizantes –inscritos en un censo electrónico que paguen una cantidad simbólica–, un mecanismo que ya se estableció en 2012 pero que nunca se ha puesto en práctica. También reclama avanzar "en el principio de un militante, un cargo" y que las comisiones gestoras no puedan prolongar su mandato más de 90 días.

Un giro a la izquierda

Las medidas políticas y económicas que se plantean en el proyecto político de Sánchez recuperan algunas de las propuestas más progresistas de programas anteriores, así como algunas nuevas propuestas. Entre las más destacadas figuran elevar el salario mínimo interprofesional a 1.000 euros –aunque no se detalla un horizonte temporal–, modificar el artículo 135 de la Constitución y abrir la puerta a una renta básica universal.

Sánchez afirma que "ningún socialista" será su "adversario" y apuesta por la "unidad" del PSOE ante un PP "nervioso"

Sánchez afirma que "ningún socialista" será su "adversario" y apuesta por la "unidad" del PSOE ante un PP "nervioso"

El ex secretario general apoya la propuesta del PSOE de un ingreso mínimo vital, pero plantea la posibilidad de una renta universal a través de un impuesto negativo sobre la renta, de modo que se acordara "un objetivo de renta mínima para todos los ciudadanos" y se estableciera el derecho a percibir del Estado "un porcentaje de la diferencia entre los ingresos anuales que sean menores y ese mínimo garantizado por persona".

Sánchez pide derogar la reforma laboral del PP y la reforma de las pensiones. Por contra, plantea suprimir los copagos farmacéuticos, y elevar el gasto en sanidad pública y educación. En esta última materia también reclama sacar fuera del horario escolar la enseñanza de cualquier religión, y propone denunciar el concordato con la Iglesia católica y que esta avance hacia su autofinanciación. 

En cuanto al modelo territorial, el aspirante a las primarias socialistas sostiene que el federalismo que defiende la Declaración de Granada del PSOE "puede y debe ser la solución" para España, y pide transitar hacia "una solución federal análoga" a la de otros estados europeos. El que fuera líder del PSOE hasta el pasado octubre también propone reformar el artículo 2 de la Constitución Española para "perfeccionar el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado".

Más sobre este tema
stats