Sánchez constata el "cambio en las formas" del PP pero dice salir con más incógnitas tras su cita con Feijóo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe al nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo.

El ambiente no ha sido tan frío y distante como acostumbraban las citas con Pablo Casado. La primera reunión en la Moncloa entre Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo con el gallego como líder de la oposición se ha prolongado durante algo más de tres horas, y el presidente del Gobierno coincide con su interlocutor en el resumen de la charla: cordialidad y pocos puntos en común. En conversación informal con los periodistas durante su viaje oficial a Rabat (Marruecos), Sánchez ha reconocido que percibe un evidente "cambio en las formas" de Feijóo respecto a su antecesor, aunque más allá de eso no se haya concretado ningún punto de partida de consenso.

"He salido de la reunión con más incógnitas que certezas", lamenta el presidente, que le ha trasladado a Feijóo su inquietud por la estrategia que pueda seguir a partir de ahora el PP en relación a la extrema derecha. Sánchez asegura haberle preguntado directamente al líder de la oposición por su estrategia respecto a VOX, aunque aclara que si la tiene ya, desde luego no la ha compartido. En un momento de la reunión, el jefe del Ejecutivo le ha pedido al nuevo líder del PP un compromiso claro contra la violencia machista y el cumplimiento del pacto de Estado. Según el presidente, a Feijóo se le ha visto "muy incómodo" con el tratamiento de la violencia intrafamiliar, algo que, a su juicio, demuestra que al también presidente de la Xunta "también le cuesta" romper lazos con el discurso de la extrema derecha.

Medidas económicas por la guerra

Gran parte de la conversación ha estado centrada en asuntos económicos. Según el presidente, el líder del PP plantea rebajas fiscales generalizadas que el Gobierno ahora mismo no está dispuesto a llevar a cabo. Sostiene Sánchez que el conjunto de socios europeos están aplicando exactamente las mismas recetas económicas que España, basadas fundamentalmente en ayudas directas y en bajadas fiscales muy puntuales, como el caso de la luz en nuestro país. La sensación que tienen en Moncloa es que los populares debaten internamente la posibilidad de optar por la abstención al decreto de medidas económicas para paliar los efectos de la guerra. Feijóo no le ha trasladado al presidente que vaya a votar en contra y tampoco, obviamente, que lo vaya a apoyar. Sánchez aclara que, aunque desearía que el principal partido de la oposición se sume a algunos acuerdos estructurales como el decreto económico de la guerra, es en todo caso el PP el que tiene que decidir si se queda solo con Vox en su rechazo, porque el decreto "saldrá adelante en el Congreso".

Pedro Sánchez también ha reconocido ante los periodistas que esperaba alguna concreción sobre la postura del PP respecto a la renovación de instituciones como el CGPJ o el Tribunal Constitucional, aunque al menos celebra percibir en Feijóo "más voluntad" por esa renovación que la que tenía Pablo Casado. Ambos han quedado en reanudar las negociaciones para desencallar las renovaciones antes del mes de junio, aunque según el presidente el líder del PP le ha pedido algo de tiempo para poder debatirlo en el seno de su propio partido.

La sensación del jefe de Ejecutivo es que a Feijóo, de momento, "le falta aterrizar en los temas" y que por eso ha sido imposible concretar alguna postura. Concluye Sánchez que, bajo su punto de vista, la relación con Vox es algo que "claramente no tiene resuelto". Niega que le haya trasladado la idea de un cordón sanitario. Entre otras cosas porque, cree el presidente, es una reflexión que debe partir antes que nada de los populares tras haber dado el paso de compartir pro primera vez gobierno con la ultraderecha, en referencia a Castilla y León.

Del CGPJ a la financiación autonómica: las siete pruebas para la supuesta moderación de Feijóo

Del CGPJ a la financiación autonómica: las siete pruebas para la supuesta moderación de Feijóo

Más sobre este tema
stats