Partido Popular

Sarkozy, condenado por corrupción, entre las 'estrellas' que arroparán a Casado en la convención del PP

El presidente del PP, Pablo Casado, con el volcán de Cumbre Vieja al fondo, durante su visita a la isla de La Palma.

No será el único, pero sí el más controvertido. Nicolas Sarkozy, el que fuera presidente de Francia entre 2007 y 2012, condenado el pasado mes de marzo por delitos de corrupción y tráfico de influencias, es uno de los invitados internacionales que el PP ha seleccionado para arropar el relanzamiento de su proyecto político e impulsar la figura de Pablo Casado en la convención nacional que el partido celebrará la semana que viene. El PP le propuso asistir antes de su condena, precisan fuentes del Génova.

La lista incluye también al primer ministro austríaco, Sebastian Kurz, el mandatario en activo de mayor nivel que acudirá al llamado de Casado. Kurz, que también está siendo investigado por la Fiscalía Anticorrupción de su país en relación con el llamado Ibizagate,Ibizagate es además uno de los dirigentes europeos que con más ahínco se opusieron en su día a que la Unión Europea pusiese en marcha los fondos de reconstrucción tras la pandemia que han comenzado a llegar a España. Dentro del PP europeo representa, además, el ala más derechista, sobre todo después de la salida de Viktor Orban, en contraposición a la CDU de Angela Merkel, una de las principales impulsoras de los fondos.

Merkel, que este fin de semana dejará la cancillería tras la celebración de las elecciones alemanas, no estará en la convención. Tampoco Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión, ni Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo. Las tres son las dirigentes del PP europeo que más a menudo cita Casado cuando se refiere a sus aliados en el continente.

La lista de personalidades internacionales, todavía provisional, sí incluye otros nombres, la mayoría de ellos ya retirados del primer plano de la política. Entre ellos destacan el vicepresidente de la Comisión, Margaritis Schinás, el exsecretario general de la OTAN Anders Fogh Rasmussen, el presidente del PP europeo, Donald Tusk, el expresidente del Parlamento Europeo Antonio Tajani, al expresidente portugués José Manuel Durão Barroso y  los expresidente de México y Colombia Felipe Calderón y Andrés Pastrana. Su participación se repartirá a lo largo de toda la semana a través de los eventos previos que el partido ha organizado de lunes a viernes en Santiago, Valladolid, Cartagena, Madrid y Sevilla.

El escritor Mario Vargas Llosa y los disidentes latinoamericanos Leopoldo López (Venezuela) y Carlos Payá (Cuba); el cineasta Iñaki Arteta y la coreógrafa Aida Gomez, figuran como nombres más destacados del ámbito de la cultura según fuentes del partido.

Del propio PP están confirmados José María Aznar en Sevilla y Mariano Rajoy en Santiago, y un puñado de exministros como Josep Piqué, Fátima Báñez e Isabel García Tejerina.

La lista de invitados que no son del PP desinfla el intento de convertir la convención en un evento que permita al partido ensanchar su base política. No está previsto que acuda Albert Rivera, el fundador de Ciudadanos, aunque sí lo hará su excompañero de filas Juan Carlos Girauta. La capacidad de atracción del PP se reduce, según fuentes del partido, a los nombres de José María Fidalgo, secretario de CCOO entre 2000 y 2008 y cuyas simpatías por esta formación se remontan a 2011, el expresidente de Vox Alejo Vidal Quadras y el exministro de UCD Javier Rupérez. Faltan intelectuales, españoles y extranjeros, cuyos nombres se han manejado en los últimos días, desde el psicólogo Steven Pinker al escritor Michael Ignatieff.

Ayuso no estará con Casado en el acto de Madrid

La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, estará el sábado 2 de octubre en València, recién llegada de su gira por Estados Unidos, para participar en la penúltima jornada de la maratoniana convención organizada por los conservadores en una mesa en la que hablarán también los demás jefes de gobierno autonómicos del partido. Pero se ausentará de la jornada del miércoles, la que se celebrará en Madrid y en la que debía asumir el papel de anfitriona de Casado. Algo que sí harán Juanma Moreno en Sevilla, Alberto Núñez Feijóo en Santiago, Alfonso Fernández Mañueco en Valladolid y Fernando López Miras en Cartagena.

La dirección del PP ha puesto toda la carne en el asador para convertir la convención en el lanzamiento definitivo de Pablo Casado como alternativa a Pedro Sánchez. Y para impulsar su proyecto político con el fin de atraer a todos los votantes situados a la derecha del PSOE. De ahí el inmenso despliegue realizado, que desde el mes de febrero incluye la celebración de medio centenar de mesas de debate y la preparación de 25 ponencias que suman 350 páginas y 400 participantes de “la sociedad civil”. Eso sin contar un fin de fiesta de siete días, el que comienza el próximo lunes, que culminará el fin de semana en València con una gran acto al que acudirán 4.000 personas. Será en la Plaza de Toros de la ciudad, un escenario fetiche para los conservadores que ahora quieren convertir en la puesta de largo de la candidatura de Casado a la presidencia del Gobierno en las elecciones de 2023.

El PP busca completar dos objetivos. En primer lugar, demostrar su capacidad de convocatoria y la del propio Casado “a todos los niveles”. “Personas de toda Europa acuden porque él los ha llamado y porque su proyecto interesa”, sostienen fuentes del partido convencidas de que la presencia de Kurz o de Sarkozy pondrá en su sitio el debate abierto en torno a la participación de Isabel Díaz Ayuso. En segundo lugar, los conservadores quieren utilizar la convención para mostrarse como un equipo “renovado” que ha roto “el falso dilema entre firmeza y moderación”.

Sarkozy anima a Casado a no ser "timorato": "El consenso es una enfermedad"

Sarkozy anima a Casado a no ser "timorato": "El consenso es una enfermedad"

Más sobre este tema
stats