PORTADA DE MAÑANA
Ver
La izquierda aplaude la respuesta a los ultras franceses, pero se distancia de la idea del Frente Popular

Sicav

Valenciano renuncia a la parte del fondo que puso el Parlamento Europeo

Elena Valenciano y Alfredo Pérez Rubalcaba, en la sede del PSOE el pasado 26 de mayo.

El escándalo del fondo de pensiones gestionado a través de una sicav y ofrecido por el Parlamento Europeo, y del que se beneficiaron eurodiputados de distinto signo, está siendo metabolizado de forma diferente por los partidos. Como poco, algunos de los que lo suscribieron están viéndose obligados a dar explicaciones, caso de Rosa Díez y Cristóbal Montoro. Otros han anunciado que renuncian a esa póliza, como Elena Valenciano. Otros no han dicho una sola palabra, la estrategia de Miguel Arias Cañete. Y sólo uno, de momento, ha dimitido, Willy Meyer

Tanto la vicesecretaria general y cabeza de lista en las europeas del PSOE como la hoy portavoz de UPyD dijeron desde el primer momento, cuando infoLibre se puso en contacto con ellas, que ignoraban que aquel plan de pensiones que firmaron en sus tiempos como eurodiputadas estaba vehiculado a través de una sociedad de inversión de capital variable, el instrumento de inversión favorito de las grandes fortunas y que arrastra mala fama por su baja tributación (1% en España, 0,01% en Luxemburgo) y porque las sicavs son vistas como un mecanismo para la evasión de impuestos. A medida que han pasado los días, una y otra han adoptado una respuesta diferente. Valenciano ha solicitado su baja en el fondo y sólo repescará el dinero puesto por ella misma. Lo mismo hará su compañera de filas Inés Ayala. Díez, en cambio, sí está dispuesto a cobrar lo que le corresponda, en su integridad, sin distinguir entre lo que salió de su bolsillo y lo que aportó la Eurocámara. 

infoLibre, el medio que destapó la exclusiva el martes, informaba ayer de que el Parlamento Europeo inyectó entre 2000 y 2009 más de 95 millones de euros de dinero público en el fondo privado y voluntario de pensiones que aún hoy está bajo gestión de la sicav. La institución puso dos euros por cada tres que salía del bolsillo de los futuros pensionistas. En concreto, aportó el 68,53% del total. El fondo, no obstante, fue creado en 1994. 

Presión de los candidatos

En el PSOE las voces críticas crecieron en las últimas horas. El partido está descabezado, con un Alfredo Pérez Rubalcaba ya totalmente de salida –ayer él mismo anunció que dejará su escaño en septiembre y volverá a la universidad–, y todo el mundo vuelve la mirada a todo aquello que digan (o no digan) los candidatos a la Secretaría General. De los dos aspirantes con más opciones, el más contundente fue Eduardo Madina. El diputado vasco pidió a todos aquellos eurodiputados que no se hayan dado de baja del polémico plan de pensiones "que lo hagan". "Lo lógico es que renuncien a esos fondos. Los que lo han hecho me parece muy bien, los que no lo han hecho me parece mal, así que si hay alguien que no lo ha hecho yo le pido que lo haga". Pedro Sánchez consideró "injustificable" que haya europarlamentarios beneficiarios de un fondo de pensiones ligado a una sicav radicada en Luxemburgo y emplazó a sus compañeros a resolverlo "con la mayor urgencia posible". 

José Antonio Pérez Tapias y Alberto Sotillos, los aspirantes situados más a la izquierda y que parten la carrera con desventaja, sí han sido mucho más taxativos. El segundo alabó el gesto de Meyer y reclamó a los afectados del PSOE que imiten ese paso. Pérez Tapias lo matiza algo más. Cree que "si colisiona con el que el partido está proponiendo, hay que proceder a las correspondientes dimisiones". 

Por ahora, renuncias al escaño no va a haber. Pero Valenciano dice estar dispuesta a desvincularse totalmente de la sicav y a aclarar lo necesario. Fuentes próximas a la dirigente socialista precisaron que ella "renuncia a su pensión" y rescatará "sólo" el dinero que desembolsó. Al retirar el montante antes de su jubilación –los 63 años, para el Parlamento Europeo–, perderá "casi el 50%" de lo que puso de su bolsillo, "aproximadamente". No repescará la porción aportada por la institución, los dos tercios del total inyectado. La vicesecretaria general no sabe aún la cantidad exacta, porque se reunirá con el administrador del fondo el próximo 2 de julio. Quien hará lo mismo que Valenciano es la aragonesa Inés Ayala, con escaño en Bruselas desde 2004

Escándalo "ficticio" para Díez

Al renunciar al fondo, significa que la vicesecretaria general "perderá" lo cotizado allí en los nueve años (1999-2008) en los que ocupó un escaño en Bruselas, ya que el Parlamento Europeo "no cotizaba a la Seguridad Social por los eurodiputados". Fue en 2009 cuando entró en vigor el estatuto del eurodiputado. A partir de entonces, los salarios y las prestaciones sociales (también las pensiones) pasaron a ser asumidas por las instituciones europeas (antes lo hacía cada Estado miembro de la UE). La Eurocámara decide terminar con las aportaciones al fondo privado y prohíbe la incorporación de nuevos firmantes al mismo. 

Valenciano ha sostenido en los últimos días que tributó "todo el tiempo" a la Hacienda española, que pagó por sus contribuciones al plan "como si fueran rendimientos del trabajo, al 43%", aunque era todo "muy confuso", porque la Agencia Tributaria "no se aclaraba, al ser un fondo extranjero". Lo que no hizo –por "olvido", según sus colaboradores–, fue incluir su participación en este activo en la declaración de bienes entregada al Congreso en el comienzo de la presente legislatura, en diciembre de 2011. Ayer, fuentes socialistas precisaron que "modificará esa declaración" para consignar su adhesión al fondo de la Eurocámara. 

La actitud de Rosa Díez ha sido distinta. Ayer miércoles subrayó a los periodistas en el Congreso que considera "ficticio" el escándalo que ha recorrido la actualidad política esta semana, porque las sicavs son "absolutamente legales" y se han "demonizado" porque se han usado "como un instrumento de fraude fiscal". Contó que ella no ha tributado nunca su participación en el fondo a la Hacienda española. Es más, a su juicio no hay por qué incluirlo en el IRPF –sí en la declaración de bienes de la Cámara baja, como ella hizo en 2011– porque no percibe nada del dinero desembolsado hasta su jubilación. En su caso, cumplirá los 63 años en 2015, y será entonces cuando tenga que pagar todos los impuestos correspondientes. Según sus cálculos, unos 400 euros al mes. "Se trata de una cotización diferida", dijo. 

El PP se centra en el IRPF

El titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, la enmendó. El ministro, europarlamentario entre julio de 2004 y marzo de 2008, insistió en que las aportaciones a planes de pensiones, que gozan de desgravaciones fiscales, "tienen que declararse" en el IRPF, ya que se trata de una "forma de renta" adicional. "En este caso, el Parlamento Europeo está actuando como una empresa [empleadora de los eurodiputados] y, obviamente, [las aportaciones al fondo] tienen que estar en la declaración de la renta de cada uno originariamente, durante todo el periodo en que se esté realizando esa aportación. Luego, cuando se perciban los rendimientos, por supuesto que también tienen que estar", precisó. Montoro recalcó que él siempre ha declarado ese dinero, tanto en el IRPF como ante el Congreso, y que podía haber retirado ya el dinero, por su edad –el mes que viene cumplirá 64–, pero aún no lo ha hecho. 

La línea argumental de Montoro fue seguida por otros representantes del PP. El problema no es el fondo privado y su ligazón con una sicav en sí, sino el hecho de no contribuir al fisco. "Todos los fondos de pensiones pagan impuestos", advirtió la vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos. El diputado Rafael Merino juzgó "recomendable, sobre todo por la transparencia" que los parlamentarios incluyan estos activos en sus declaraciones de bienes y actividades. 

Fuentes de UPyD consultadas por infoLibre confirmaron que Díez "nunca" tributó por el fondo europeo, ni en los años en los que hizo aportaciones –de 2004 a 2007, en su segunda legislatura–, ni después. "Rosa optó por no desgravarse a Hacienda, así que pagará todos los impuestos a los 63 años, cuando reciba el dinero. Y pagará por tanto más impuestos que si lo hubiera hecho año a año", señalaban las citadas fuentes. En la formación magenta entienden, tras consultarlo con asesores fiscales, que las indicaciones de Montoro no son del todo exactas, por tanto. "No tenía por qué hacerlo constar en el IRPF si había optado por pagar todo al final. Así que no, ese fondo no existe para Hacienda". Díez, en cambio, sí disfruta de otro fondo de pensiones, firmado con la BBK, y este "sí existe para la Agencia Tributaria, porque sí se desgrava por él". 

Díez cobrará todo, sin hacer distinciones

En la declaración de bienes del Congreso de 2011, Díez consignó un saldo total en planes de pensiones de 36.203,04 euros. UPyD dijo en un primer momento que ese montante correspondía al fondo de la Eurocámara. Ayer, la versión era otra: esa cantidad corresponde a la suma de los dos activos, el de la Eurocámara y el de la BBK

Miembros de la Mesa de la Eurocámara que aprobó financiar el fondo privado se sumaron luego a la sicav

Miembros de la Mesa de la Eurocámara que aprobó financiar el fondo privado se sumaron luego a la sicav

Fuentes de UPyD agregaron que su portavoz pretende cobrar en 2015, cuando cumpla 63 años, "todo", tanto la parte que corresponda a lo desembolsado de su pecunio como a la que puso el Parlamento Europeo. Con esta matización: "Siempre que no haya irregularidades". Si se demuestra que el fondo "es legal, transparente" y no tiene problemas, retirará todo el dinero. 

Bruselas ha insistido ya en que la fórmula elegida para este sistema complementario de pensiones, una sicav, es "absolutamente legal". Y se radicó en Luxemburgo por estar en ese país la sede de la Secretaría General del Parlamento Europeo, "desde donde se gestionan los fondos financieros de la institución".

La posición más cómoda ahora es la de IU, cuyo cabeza de lista en las europeas, Willy Meyer, no ocupará ya su escaño conseguido el 25-M. Cayo Lara recalcó que las aportaciones públicas a planes privados depensiones deberían abolirse. ¿Y los que se beneficien de ellas, deberían dimitir, como Meyer? "Va en la conciencia de cada uno".

Más sobre este tema
stats