Manifestaciones

Verstrynge se declara no culpable en el juicio por agresión a un policía

Jorge Verstrynge, junto a los otros dos acusados, durante el juicio.

infoLibre

El expolítico Jorge Verstrynge se ha declarado "no culpable" durante la vista que le juzga este martes en la Audiencia Provincial de Madrid junto a otras dos personas por la supuesta agresión a un policía nacional durante una concentración en favor de la República, que fue convocada por la Coordinadora 25S en la Puerta del Sol de Madrid en junio de 2014, coincidiendo con la proclamación del Rey Felipe VI, informa Europa Press.

Momentos antes de comenzar la vista, a la que ha acudido acompañado de los diputados de Unidos Podemos Sol Sánchez y Diego Cañamero, Verstrynge señaló que afronta la vista "tranquilo" porque confía "bastante" en los jueces que "suelen ser personas independientes". También ha acudido a la vista el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero.

La Fiscalía de Madrid solicita para el expolítico tres años y medio de prisión al considerarle autor de un atentado contra la autoridad y lesiones y solicita, además, que se le imponga una multa de 3.000 euros en concepto de responsabilidad civil en compensación por las lesiones sufridas por el policía. Para los otros dos inculpados, Iván Torrico y Manuel Prada, se piden dos años de prisión y multa 720 euros y 8 meses de prisión y 540 euros, respectivamente, por los delitos de atentado y resistencia a la autoridad.

Según explicó Verstrynge a los periodistas, lo que dice la policía que ocurrió "no se corresponde con la realidad". "Nosotros no empujamos a nadie, yo no vi a nadie caerse y por tanto ya sabemos cuál es el sistema, que cuando no se puede justificar lo que no es justificable, como es por ejemplo la monarquía, pues el poder recurre al bastón, a la insidia y a la mentira", manifestó.

"Si me caen tres años y medio, pues a leer"

Sobre la petición de cárcel que pesa sobre él, ha señaló que la Fiscalía "está en su papel ". "Tengo muchos libros que leer, si me caen tres años y medio, pues a leer", apuntó.

Según relata el escrito de acusación de la Fiscalía, cerca de las 21.00 horas del día de la manifestación, Verstrynge se dirigió "airadamente" a tres de los agentes a los que espetó: "Yo paso por mis cojones". Después, "propinó un fuerte empujón" a uno de ellos, lo que provocó su caída y una lesión en la mano.

Verstrynge fue detenido junto a otras seis personas cuando participaba en la protesta, que congregó a más de un centenar de personas. Intentó saltar el fuerte cordón policial que rodeaba a los concentrados y en las cargas posteriores se enfrentó a un agente que sufrió un esguince en una muñeca, argumenta la acusación.

En su escrito, el representante del Ministerio Público describe la manifestación y precisa que ésta no había sido comunicada ni autorizada por lo que "se montó un cordón de seguridad por efectivos de la policía nacional".

Según explica el fiscal, Torrico propinó una patada en el abdomen y puñetazos a unos de los agentes al percatarse de que el expolítico estaba siendo detenidoestaba siendo detenido. En cuanto al otro acusado, la Fiscalía describe que forcejeó con la Policía para evitar el arresto de Torrico.

"El mundo al revés"

El letrado, que ha comparado los motivos de este juicio con la matanza de los abogados de Atocha de la que hoy se cumplen cuarenta años, ha recordado que la concentración estaba prohibida pero sí había sido comunicada previamente y por ello ha considerado "el mundo al revés" que los agentes no les dejaran abandonar el lugar siendo que no estaba autorizada. "Los agentes estaban realizando una acción que pudiera ser delictiva", ha espetado.

Los otros dos acusados tampoco han respondido a las preguntas del Ministerio Público y han declarado su inocencia al principio de la vista que celebra el Juzgado de lo Penal número 13 y que se ha prolongado más de cinco horas. Torrico, por su parte, ha explicado al tribunal que ese día acompañó a su padre a dar un paseo y a participar como suelen hacer los jueves en la concentración que convoca la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo de 19.00 a 20.00 horas en la Puerta del Sol.

No obstante ha negado que asestara una patada a un agente y que intentara evitar el arresto de Verstrynge, mientras que Prada ha dicho que los agentes les trataron de forma violenta y se pusieron "más nerviosos de la cuenta". "Por acercarte a un metro de ellos ya recibías empujón o insulto (...). Simplemente por intentar impedir que agrediesen a Iván por eso recibo tres puñetazos en la cara", ha sentenciado.

Con todo las defensas de Torrico y Prada se han remitido a los vídeos visualizados al comienzo de la vista para argumentar que los agentes se han "extralimitado" en su labor. La representación procesal de Torrico ha dicho que los altercados comenzaron cuando se detuvo al joven y ha denunciado que, lejos de preservar la seguridad ciudadana, los policías la alteraron "abusando de autoridad".

Testimonio de los agentes

Por su parte, un total de ocho agentes que participaron en el cordón han prestado declaración en calidad de testigo ante el tribunal, al que han precisado que sí fueron agredidos por los tres acusados. Uno de ellos, que resultó herido en la mano, ha aseverado que el forcejeo comenzó cuando el exprofesor le dijo que se pasaba las órdenes de los agentes "por el forro de los huevos".

Los testigos policiales han indicado que el expolítico intentó salir del cordón hasta en dos ocasiones, y aunque la primera accedió a la negativa de la policía, en una segunda ocasión dijo que se marchaba a casa "por sus cojones" con una actitud asaltada y chillando.

"Pude ver sin ningún género de dudas cómo el detenido propinaba la patada", ha expresado uno de los agentes a preguntas de la fiscal, a quien ha confirmado que no reclama indemnización por los hechos.

Por parte de las defensas, hasta once testigos han respondido a las preguntas de las partes a las que han declarado que no vieron en ningún momento que Verstrynge atacara a los agentes. En concreto, su mujer Mercedes Revuelta y su hijo René Verstrynge han manifestado que se encontraban "estrujados" y que, aunque la concentración era "muy pacífica", los problemas surgieron cuando intentaron abandonarla.

El hijo del expolítico, que tenía 16 años en el momento de los hechos en 2014, ha relatado que fue él el que le pidió a su padre salir de la concentración que se estaba llevando a cabo en la Puerta del Sol debido al "estrés que había" si bien que finalmente acabó viendo cómo se lo llevaban detenido.

Verstrynge: "El pueblo ha llegado a la conclusión de que a estas clases dominantes hay que largarlas"

Verstrynge: "El pueblo ha llegado a la conclusión de que a estas clases dominantes hay que largarlas"

Más sobre este tema
stats