LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Doce asesinatos machistas en quince días destapan fallos en todas las escalas de protección de las mujeres

Entrevista con la candidata de Sumar y vicepresidenta del Gobierno

Yolanda Díaz: "Pido a los progresistas que crean en sí mismos, que todo está perdido es sólo el relato de la derecha"

La vicepresidenta segunda y candidata de Sumar, Yolanda Díaz (Fene, A Coruña, 1971), atiende a la redacción de infoLibre a falta de once días para que se celebren las elecciones generales, a las que se presenta por primera vez como cabeza de cartel. Lo hace en un encuentro de formato novedoso, disponible en su integridad en vídeo, capitaneado por el director editorial del periódico, Jesús Maraña, para responder durante más de una hora a las preguntas de las redactoras y redactores.

Díaz asegura que no hay que creer "el relato" de la derecha de que está todo perdido: "Hay remontada, Sumar está creciendo en todos los trackings [o encuestas] diarios pero necesitamos más, porque es la garantía de tener un gobierno de coalición progresista", sintetiza. La vicepresidenta no subestima a su adversario y líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, al que ya se enfrentó cuando él era presidente de la Xunta: "Está dispuesto a llegar a La Moncloa como sea", analiza. Sin embargo, lo que preocupa más a la vicepresidenta es la "desafección ciudadana" con la política e incluso afirma que hay más ahora que en el 15M. "La política se ha convertido en un problema para la ciudadanía", sostiene.

¿Cuál es su impresión del cara a cara que se celebró el lunes? ¿Beneficia o perjudica al bloque de la izquierda? 

Había un debate al que Feijóo no le tenía miedo y otro al que sí. El lunes vimos lo primero. Hay que hacer debates que miren al siglo XXI y no al XX, que fue muy masculinizado en términos políticos y con una mirada corta. Las formaciones que tienen posibilidades de decidir el futuro del país deben estar presentes, es lo que quiere la ciudadanía española. Dicho esto, no se ha acabado nada y vamos a salir a ganar las elecciones. Tenemos que seguir trabajando y hacer propuestas de futuro para España, la gente progresista de nuestro país pide más y ahí es donde Sumar tiene un papel fundamental. 

Ha dicho muchas veces que a Feijóo no se le conoce bien en el resto de España. ¿El lunes vio a un Feijóo al que usted ya conocía?

Vi a un Feijóo sin escrúpulos, especialista en mentiras. Este es el Feijóo de verdad. Él es así, un mentiroso compulsivo. No había dato que sostuviera ninguna de sus afirmaciones, pero a él le da igual. Feijóo juega en el terreno de la amoralidad absoluta y está dispuesto a llegar a La Moncloa como sea. Y no es porque él fuera más hábil que nadie, es que lo conozco bien y, por desgracia, vimos un cara a cara de zascas en el que estaba comodísimo. La gente en nuestro país quiere propuestas políticas y no zascas, ellos mismos han convertido el debate en un espectáculo. Hago un llamamiento a la ciudadanía progresista de nuestro país para que se movilice y salga a votar el 23 de julio, la democracia no sostiene este tipo de debates. 

Feijóo juega en el terreno de la amoralidad absoluta

Además, ese cara a cara miraba al bipartidismo y España no va a volver a ser bipartidista. España es plural, diversa, hablamos distintas lenguas. Hay gente joven que no votó la Constitución y no sabe de qué le hablamos, que quiere una España mejor, más moderna y quiere que le hablemos de los algoritmos, de si le vamos a limitar el alquiler o no. Y, sobre todo, que no quiere ruido.

Presume de que Sumar es la formación que más propuestas está haciendo en esta campaña. ¿Pero cree que las elecciones se juegan en este terreno?  En el debate y en la legislatura en general, estamos viendo más emoción que programa.

No estoy viendo emoción sino ruido. El ruido no moviliza a nadie, produce desafección en la ciudadanía. Llevo diciendo mucho tiempo que los únicos datos que me interesan de las encuestas son los que hablan de la desafección ciudadana. Hay más desafección ciudadana hoy que en el 15M. La política se ha convertido en un problema para la ciudadanía y la ciudadanía no es la responsable. Esto lo dice una ministra que ha hecho 18 grandes acuerdos sociales. El espíritu Sumar es el espíritu del diálogo, de llegar a acuerdos. No quiero tener una victoria que me dure ocho minutos, un telediario o un titular, quiero una reforma laboral que aguante una década. Son formas de hacer política diferentes. Si una persona está en el paro y ve a sus políticos en el debate del lunes, ¿qué piensa? 

No quiero una victoria que me dure ocho minutos, un telediario o un titular

¿En qué diría que se parece y en qué se diferencia su liderazgo del que proyectaba su antecesor en el liderazgo, Pablo Iglesias? ¿Le está ayudando en esta campaña electoral? 

No creo en liderazgos individuales y le tengo un gran reconocimiento y cariño a Pablo Iglesias, creo que ha hecho en este país lo que parecía imposible. Ahora bien, soy una mujer libre, sin tutelas, de nadie ni de nada, y no soy ni de Pedro Sánchez ni de Pablo Iglesias. Curiosamente siempre se le hacen estas preguntas a mujeres que somos dirigentes, pero no a los hombres. ¿Por qué no le preguntan a Pablo Iglesias o a Pedro Sánchez si tiene tutelas de sus anteriores dirigentes? Yo tengo una trayectoria política muy larga y Pablo Iglesias fue asesor mío, cuando me presenté por Alternativa Galega de Esquerda.

No soy ni de Pedro Sánchez ni de Pablo Iglesias, soy una mujer libre y sin tutelas

A Pedro Sánchez sí que se le ha preguntado muchas veces por Felipe González y otros antecesores del PSOE. A lo que me refiero es a si a usted le gustaría que Iglesias tuviera un papel más parecido al que está jugando, por ejemplo, el expresidente Zapatero en esta campaña.

Cada personalidad tiene sus liderazgos, unos son compartidos, otros más individualizados… hay distintos estilos. Gaspar Llamazares no tenía nada que ver con Cayo Lara y eso no es ni bueno ni malo. Me conoce ya prácticamente toda España, soy una mujer normal, que ando por la calle sin escoltas, voy a la compra y voy con mi hija al teatro, al cine, y a lo que sea. Y esto, creo, es muy bueno en política. 

Estamos escuchando lemas muy directos en una campaña muy emocional. Uno de los que ha hecho fortuna, sobre todo en la derecha, es el de "Que te vote Txapote". ¿Qué le parece? ¿Cree que la izquierda necesita su propio lema?

Lo que está demostrando la derecha española con esos lemas es que no tiene proyecto de país. Y Feijóo está dispuesto a hacer lo que sea para llegar a la Moncloa. Va a gobernar con Abascal de vicepresidente, le da igual, y va a hacer un gran ajuste en este país. Va venir la España de los recortes. De lo que hay que hablar es del modelo y no de lemas. El Partido Popular tiene un modelo de sociedad basado en el dolor, en el sufrimiento y en los recortes. Sacar a pasear a Aznar y a Rajoy no es casualidad, es el PP de toda la vida, el de los recortes y de la incompetencia, el que tuvo a un vicepresidente económico que acabó en la cárcel.

Ya nos dicen que no van a revalorizar las pensiones con el IPC, que van a hacer ajustes en la reforma laboral. Yo sé cuáles son. Quieren volver al modelo de los trabajadores de usar y tirar, necesitan un modelo así, de dominación. ¿Cuál es el modelo de país del señor Feijóo? Nadie lo sabe, es tan brutal que por la mañana nos dice una cosa y por la tarde la contraria. Además, a día de hoy todavía no ha rectificado sus palabras, justificando y legitimando la violencia contra una mujer porque un hombre tuvo un “divorcio duro”, en sus palabras. Las mujeres no solamente estamos siendo asesinadas, es que está en disputa el modelo de sociedad que tenemos ahora. 

Se le ha acusado también, incluso por parte de la izquierda, de tener una posición ambigua con Cataluña. ¿Cuál es la propuesta de Sumar sobre el llamado derecho a decidir? Usted, por ejemplo, en el Congreso defendió en su momento el referéndum.

He estado en la mesa de diálogo con Cataluña y sus resultados son escasos

Tengo una posición clarísima. La política es solamente una cosa: diálogo, diálogo y diálogo. En la intervención que tuve en el Congreso de los Diputados lo dije, además, en varias lenguas. La propuesta de sumar para Cataluña es reactivar con carácter inmediato la mesa de diálogo y en el año 2024 alcanzar un acuerdo de mayorías. Yo he estado en esa mesa y, créame, sus resultados son escasos. Por tanto, me comprometo a reactivarla y hacia finales del 2024 alcanzar un gran acuerdo de mayorías que sea votado. De esto va la democracia. ¿Alguien piensa que un gobierno de Vox con el Partido Popular va a mejorar la relación de España con Cataluña? Soy contundente, le digo que no. 

Hablemos también de sus socios de gobierno. ¿Ha hablado ya de la estructura del gobierno con Pedro Sánchez? ¿Qué ministerios les gustaría tener?

No puedo desvelar ninguna conversación con el presidente del Gobierno, sobrevivo en la clandestinidad. Tengo una magnífica relación con él y eso en política es muy importante, también me lo han enseñado en mi casa. Lo sí que le digo es estas elecciones van de bloques y Sumar es la que garantiza que tengamos la victoria de izquierdas. No lo digo por estricta petición del voto, lo digo por pura ciencia electoral. Necesitamos que Sumar tire, que sea mucho más grande. Ya está creciendo en todos los trackings diarios, pero necesitamos más, porque es la garantía de tener un gobierno de coalición progresista. Esto lo sé yo, pero si estuviera aquí el presidente diría lo mismo. 

Estas elecciones van de bloques y Sumar es la que garantiza que tengamos la victoria de izquierdas

Tengo un gabinete en la cabeza que no voy a hacer público porque se convertiría automáticamente en el titular. Tengo muy claro que sería mucho más pequeño que el actual, y quién estaría en el Ministerio de Presidencia, en el de Exteriores, en Economía, en Hacienda y en todos los que ustedes quieran. Lo he pensado muchas veces.

¿Cómo no se dieron cuenta antes, tanto el presidente como usted, de que estaba calando el discurso de odio contra la coalición?

Hace un año ya dije que al Gobierno de España le faltaba alma. ¿Por qué? Es evidente que no basta con gestionar y hacerlo bien, a nosotros ya se nos presume que gestionamos bien, pero también necesitamos un relato compartido, no tener miedo y poner en común lo que hacemos. También tener carriles propios, pero con menos ruido. Hay que buscar la diferenciación en asuntos que sean importantes para la vida de la gente. Yo tardé nueve meses en subir el salario mínimo en el año de la pandemia, y salí a decir públicamente por qué creía que había que subirlo en la pandemia, pero lo hice, creo, de manera serena.

La ciudadanía española está preparada para conocer qué es lo que piensa Pedro Sánchez, Yolanda Díaz, María Jesús Montero o Ione Belarra, pero es importante que lo hagamos de manera correcta y explicando las cosas. Eso sí, no compro el relato del adversario. En el gobierno unicolor del Partido Popular con María Dolores de Cospedal y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santa María vimos follones dentro del seno del gobierno.

Es evidente que no basta con gestionar ni hacerlo bien

Dentro de los gobiernos hay matices. A mí me ha enseñado el presidente Zapatero que uno siempre tiene la coalición con el Ministerio de Hacienda y que luego las discrepancias van por ministerios. Yo he tenido muchísimas discrepancias, conocidas, con la señora Calviño, pero también he tenido adhesiones de ministros y ministras del PSOE.

Feijóo ha logrado cuatro mayorías absolutas en Galicia, entre otras cosas por el control del espacio mediático. El presidente del Gobierno ha insistido mucho en que la izquierda no domina los medios de comunicación y estamos sufriendo además las consecuencias de las noticias falsas. ¿Tiene un plan para cambiar el espacio mediático, para compensarlo o para controlar la desinformación?

Esto es un temazo. Comparto la reflexión, y podría ser mucho más dura. El reflejo de lo que es Alberto Núñez Feijóo lo tenemos en los viernes negros. Los trabajadores de la Televisión de Galicia llevan no sé cuántos años en huelga por la desinformación que ha hecho que el PP tenga un éxito sin precedentes. El señor Feijóo tiene que explicar hoy la fotografía más deleznable de la democracia. Aún no ha rendido cuentas de sus imágenes con Marcial Dorado y esto tiene parte de la explicación con el planteamiento mediático que hizo Galicia respecto de esta cuestión. No es solo una imagen, es que cuando Alberto Núñez Feijóo paseaba en yate con Marcial Dorado las madres de la lucha contra la droga estaban manifestándose y sus hijos muriendo. Este episodio es de los más infames de la democracia española y el líder del PP lo tiene que explicar, sobre todo si quiere ser presidente del Gobierno. 

La fotografía más deleznable de la democracia es la de Feijóo con Marcial Dorado

En infoLibre llevamos un año preguntando por los ingresos que Feijóo no ha declarado en el Senado. Estamos a escasos días de las elecciones y seguimos sin conocerlos. ¿Qué más se puede hacer para que haya una transparencia igual por parte del PP de la que se exige al resto de formaciones? 

Es curioso que el mismo hombre que pide una auditoría sobre los fijos discontinuos, cuyo registro es público y conocido porque está en todas las estadísticas europeas, oculte el sobresueldo que tiene en el PP. Ha llegado incluso a pedir una auditoría simulando que en el Ministerio de Trabajo estamos maquillando las cifras. Es una indignidad, desconozco cómo está el asunto en el Senado, pero el grado de cinismo del señor Feijóo es mayúsculo, porque no se aplica el baremo para él. Convendría que lo aclarase antes de votar el día 23.

¿Cree usted que la ministra Irene Montero está pagando un coste político por todos esos ataques que ha sufrido por parte de la derecha política y mediática y ese es el motivo por el que no está en su espacio? 

El acoso y derribo que han sufrido Pablo Iglesias e Irene Montero es superlativo, y no es decente soportarlo en una democracia de cualquier país del mundo. Dicho lo cual, Sumar ha conseguido lo que nunca se ha visto en la democracia española desde el 1979, que es poner en marcha un movimiento ciudadano que lleva un año trabajando por el bien de nuestro país, y que además le da la mano a formaciones políticas como Podemos, Izquierda Unida, La Chunta o MES, le aseguro que todas están muy satisfechas con este acuerdo. Ahora bien, Sumar tiene desde hace muchísimo tiempo miles de inscritos y es un proyecto que se financia con las contribuciones que hace voluntariamente la ciudadanía. El movimiento Sumar es de mirada ancha, extensa y que quiere cambiar el país.

El acoso y derribo que han sufrido Pablo Iglesias e Irene Montero es superlativo y no es decente soportarlo

Somos el único país del mundo que permite una concentración en las grandes energéticas, lo que pone en riesgo el propio país. Queremos hablar de democracia económica también en la energía y actuar sobre los beneficios groseros de estas empresas o el de las entidades financieras. El agosto pasado dije que los márgenes empresariales estaban causando la inflación y me decían que las declaraciones eran incorrectas porque los los causantes eran los salarios. Ahora ya hace meses que el Banco de España dice que teníamos razón.

Yo le preguntaba por Irene Montero...

Le he contestado por Irene Montero, por Alberto Garzón, por Jaume Asens, por Gaspar Llamazares o por quien quiera usted. 

El presidente del Gobierno dijo que el peor error fueron los efectos sobrevenidos de la llamada ley del solo sí es sí. Usted ha dicho que se pudo hacer mucho mejor y que tiene una opinión propia. ¿Cuál es esa opinión? 

Se la voy a explicar. Esa ley tiene 61 preceptos pero nunca fue explicada. Se lo dice alguien ha sido asesora de violencia de género durante más de 20 años. Cuando se llega a la actuación del derecho penal es que el sistema ha fracasado. Llevamos hablando todo este tiempo de una parte muy pequeña de la norma y no de lo fundamental, que es poner los recursos, los medios, la formación y todo lo que sea imprescindible para que nunca lleguemos a una situación semejante. Algo no hemos hecho bien cuando no hemos explicado que esta ley tiene estos preceptos. España ha avanzado en derechos pero creo que las cosas se pudieron haber hecho mejor. 

Tengo mi opinión sobre el 'sí es sí’ pero he estado callada y respetando lo que se ha hecho

Cuando la ciudadanía tiene una opinión sobre una norma, hay que escucharla. La mayor parte de la gente no sabe de técnica y es muy complejo explicarlo. Cuando usted es hermana, prima, hija, abuela o tía de una mujer que ha sufrido una agresión sexual, el dolor es inmenso. Y cuando actuamos en ese paradigma, hay que tener un extremado cuidado. Lo dice, además, alguien que no está a favor de los elementos de populismo punitivo aunque nunca lo he dicho. Yo tengo mi opinión pero he estado callada y respetando lo que se ha hecho, pero considero que se pudo haber hecho mejor. 

¿El error fue comunicativo, entonces? 

No voy a entrar en los errores, vamos a dejar las cosas así. Si se ha enterado estos días de que la norma tiene 61 preceptos que hablan de lo importante, es que lo pudimos haber hecho mejor. Sobre todo porque hay un estado emocional ahora que es contrario a lo que está pasando y eso no es bueno.

Sumar propone prohibir los vuelos cuando exista una alternativa en tren a menos de tres horas. ¿Usted se compromete a cumplirlo?

Lo hago casi siempre y habría que extenderlo en general. El problema que tiene nuestro país, y aquí estoy ejerciendo de galega, es que vivo en una comarca en la que no hay conexión ferroviaria, a media hora en transporte privado de Coruña. La frecuencia horaria del tren de Ferrol a Coruña es pésima y además tardamos mínimo una hora y media. La última inversión ferroviaria data de 1913. El modelo de derecho de movilidad en España es fallido, este es el gran tema.

Respecto al ámbito de la justicia, Sumar no propone cambiar el sistema de elección del Consejo General del Poder Judicial. ¿Cómo se le explicará a Bruselas el mantenimiento del actual modelo si es la Comisión la que aprieta para que se reformule?

No es así lo que usted dice, lo que voy a hacer es respetar el modelo constitucional. Es una indecencia que el Consejo General del Poder Judicial esté bloqueado por el control político del Partido Popular. Hay centenares de nombramientos de jueces en toda España que dependen de que renovemos ese organismo y en el ámbito de la jurisdicción social, la que afecta a las cosas del comer, que te señalen un despido para dentro de dos años o una incapacidad temporal es importante. Lo que sí es cierto es que tenemos a un PP que se rebela frente a la Constitución Española, ya no solo en el ámbito judicial sino también en cuestiones como lo de la lista más votada. Si el señor Feijóo quiere cambiar el mecanismo y optar por un modelo presidencialista, debe modificar antes el artículo 99

En cuanto a la separación Iglesia-Estado, ¿proponen algún avance definitivo? ¿Abogan por mantener el actual tratamiento fiscal?

El concordato del Estado español con el Estado del Vaticano tiene que ser revisado en todas sus materias

El concordato del Estado español con el Estado del Vaticano tiene que ser revisado en todas sus materias: en fiscalidad, educación y sanidad. No compartimos en absoluto que la Iglesia Católica mantenga ese privilegio fiscal. En términos democráticos queda mucho por hacer en nuestro país, y lo dice alguien que es respetuosa con las personas que sean creyentes, pero, lógicamente, al Estado lo que es del Estado, y a la religión lo que es de la religión. Es evidente por qué tienen un régimen diferente los capellanes en los hospitales públicos. Vamos con un poco de retraso, por eso el 23 de julio nos jugamos avanzar más. 

Sumar defiende la aprobación de una ley de lenguas que reconozca la realidad plurilingüe de España. ¿Le gustaría que en un colegio de Madrid, de Albacete o de Salamanca, se estudiara galego, catalán...?

Sí. Me encantaría que el alumnado de las escuelas públicas de nuestro país pudiera estudiar catalán, galego o euskera si quiere.

Me encantaría que el alumnado de las escuelas públicas de nuestro país pudiera estudiar catalán, galego o euskera

¿En qué consiste la medida de elaborar un plan de choque para fortalecer la atención primaria en todo el Estado?

Consiste en cambiar el paradigma de la sanidad pública y colocar la atención primaria en el centro del sistema porque es la puerta de entrada de todos nuestros diagnósticos. Para ello conviene dotarla de medios materiales y personales. En segundo lugar, un plan de choque para la salud mental y para la cronicidad, hay muchas personas que tienen patologías y necesitan una atención propia. En tercer lugar, un plan de desprivatización de la sanidad, que viene de la mano de la ley de listas de espera. Queremos que se regulen los tiempos de espera por ley generando un derecho subjetivo al paciente, haciendo un registro público y transparente, en el que pueda ver en qué posición está, quién le antecede y quién le pospone en esa lista.

¿Ese plan no tendría ningún conflicto con las comunidades, dado que las competencias están transferidas? 

Ningún conflicto, al revés. Ya hemos hecho muchas cosas desde la propia conferencia sectorial, lo que pasa que hay otras sobre las que tenemos que legislar. También queremos que en el catálogo se incorpore la salud bucodental y la óptica. Cuando hablamos de reinventar el estado de bienestar, nos referimos a que estas políticas nos hacen mucho más iguales y, además, generan centenares de miles de puestos de trabajo que generan valor añadido, y nos hacen un país mucho más igual.

Hay varias medidas en su programa que no discriminan por renta, como son la herencia universal o la ayuda de los 200 euros por hijo, ¿considera que todas las familias necesitan por igual esos ingresos? 

El sistema funciona porque a la escuela pública debería ir mi hija y la de Amancio Ortega

Sí, porque no hay ningún mecanismo de compensación social más eficaz que la sanidad y la educación pública universal. El sistema funciona porque a la escuela pública debería ir mi hija y la de Amancio Ortega. Hemos propuesto una medida que aborda los problemas de desigualdad de los jóvenes en nuestro país y estamos haciendo una apuesta firme de un Estado emprendedor y redistributivo, en el que la igualación o la redistribución se hace a través del sistema fiscal. La herencia universal es una propuesta modesta, son 20.000 euros para que un joven, una vez que alcance la mayoría de edad, pueda hacer dos cosas: continuar con su formación o montar una actividad como un estudio de fotografía o una peluquería. El ministro Subirats siempre lo recuerda, el 50% del abandono en la etapa universitaria está relacionado con causas económicas y creo que está es una oportunidad para que eso no ocurra.

Usted ha dicho en varias ocasiones que quiere acabar con las horas extras no remuneradas y también reducir la jornada laboral, pero, ¿cómo lo haría? ¿Cree que es de verdad viable?

No es que sea viable, es que es imprescindible. España tiene un diferencial de productividad de 25 puntos con la media europea y en parte tiene que ver con la falta de innovación, las horas que realizamos y la ineficiencia en las mismas. En las dos últimas reformas laborales se ha cambiado el régimen de las horas extra y se incorporó una ventanita que decía que estas horas serían compensadas con tiempo de trabajo. No le cuento lo que ha pasado con esta parte de la legislación, porque no se cumple.

Acabar con las horas extras no solo es viable, es imprescindible

Entrevista a Pedro Sánchez.

Entrevista a Pedro Sánchez.

Respecto a la reducción de jornada, la que tenemos en nuestro país es centenaria y tiene que ser modificada. Prácticamente todos los convenios colectivos se pactan ya por debajo de las 40 horas semanales. En el año 2024 queremos reducir la jornada por ley a 37 horas y media y luego abriremos un proceso de diálogo social, hasta 32 horas. Eso es necesario para aumentar la productividad en nuestro país. Está muy estudiado que a medida que van pasando las horas, vamos declinando en la productividad, y al revés, cuando se reducen las horas, crece la productividad. 

Queda poco más de una semana para las elecciones y tiene una agenda intensa que combina con el trabajo en el ministerio. ¿Tiene un mapa de los lugares donde debe volcarse para que Sumar logre ese resultado que permita formar un nuevo gobierno de coalición?

No quería faltar a la verdad, pero a veces los periodistas sabéis mejor los sitios a los que voy que yo misma. Quiero mandar un mensaje de optimismo, soy una mujer bastante prudente, pero estamos creciendo y hay remontada, de verdad, no creamos el relato de que todo está perdido, la derecha es experta en instalarlo. Pido a las gentes progresistas de nuestro país que crean en sí mismos, porque el país que viene va a ser mucho mejor a partir del 23 de julio. 

Más sobre este tema
stats