Fuera de foco

Benjamín Prado no abandona Rota en agosto "llame quien llame"

El escritor y poeta Benjamín Prado.

Salvador Carnicero

Algunos artistas aprovechan el verano para producir su obra. Otros, para disfrutar de la playa. En el caso de Benjamín Prado, el escritor disfruta de su trabajo, su familia y sus amigos en la localidad gaditana de Rota, donde se fraguó —como tantos otros suyos—Incluso la verdad (Planeta, 2017), el libro que complementa el último disco de Joaquín Sabina. Prado, Sabina y Leiva escribieron allí tanto las canciones del álbum como los capítulos del libro que le dan sentido.

Benjamín Prado (Madrid, 1961) es novelista, poeta y ensayista. Es considerado académicamente uno de los llamados poetas de la experiencia o de la otra sentimentalidad, una denominación que comparte con Luis García Montero o Felipe Benítez Reyes —también grandes amigos— entre otros. Destaca en su estilo el uso de lugares comunes de la metrópoli y el intento de cambiar la concepción del amor romántico.

En poesía, su última publicación se titula Ya no es tarde (Visor Libros, 2014)Ya no es tarde , pero también ha escrito tres libros de aforismos para Ediciones Hiperión en los últimos años: Más que palabras (2015)Doble fondo (2014) y Pura lógica (2012).

Colaborador habitual de infoLibre, Prado nos confiesa muy en su línea tanto cuál es la noticia que más le gustaría leer durante este mes como sus preferencias musicales y de lectura. 

Pregunta. ¿Está ya de vacaciones, sueña con ellas o se queda de rodríguez?

Respuesta. Sueño con ellas todo el año y el doble a partir de mayo. Paso todo el verano en Rota, Cádiz, juntando los libros, el océano, y los amigos. En julio, voy y vengo. En agosto, no oigo cantos de sirena y no salgo de mi playa, llame quien llame.

P. ¿Cuál es su canción del verano particular? ¿Por qué?

R. Son muchas y un poco de todo. En general, música alegre, que me ponga de buen humor y se lleve bien con los chiringuitos, la arena y las olas. Como me paso medio año con novedades, por cuestiones de trabajo, en esta época también me gusta volver a mis clásicos.

P. ¿Cuáles fueron las primeras vacaciones que pudo permitirse por sí solo?

R. De niño, iba a Asturias, a la playa de casa de mis abuelos, Frejulfe. Luego me instalé diez años en Formentera, y ahí ya me lo pagaba yo. Era el paraíso, aún lo es. Al final, encontramos nuestro sitio en Rota y aquí estamos todos felices y a gusto. La mejor playa de este lugar es su gente.

P. ¿Qué libros echa a la maleta?

R. Poesía, novela negra, relatos... Todos los que he ido guardando durante el año para este momento. Creo que leer en la playa es uno de los grandes placeres de este mundo.

P. ¿Una serie para la hora de la siesta?

R. La siesta y yo no nos tratamos. Después de comer, prefiero leer. Cuando estaban Perico o Induráin veía el Tour. Ahora ya no, tengo mal perder.

P. ¿Se puede crear en pleno agosto o es mejor rendirse al calor?

R. En mi caso, es el momento perfecto para escribir y, especialmente, para acabar un libro, Eso me encanta hacerlo, casi todos los míos los he terminado en esta casa, con el Atlántico de fondo.

P. ¿Qué noticia querría encontrarse en los informativos este verano?

R. Que todos los ladrones están dentro de las cárceles y fuera del Congreso.

P. ¿Es de los que teme la vuelta al cole?

R. No, yo el cole lo llevo por dentro, va conmigo a todas partes.

 

Rozalén desentierra el pasado

Más sobre este tema
stats