Mercados del mundo

El mercado de pescado más grande del mundo

El mercado de Tsukiji, en Tokio.

En la Liga Mundial de Comedores de Pescado, una competición no oficial que horroriza a quienes se preocupan por la subsistencia de las especies marinas, Japón y España están siempre en las primeras posiciones. España es el mayor productor de pescado de la Unión Europea. Y junto a Japón, uno de los mayores consumidores del mundo. Ahí es .

Y eso que dicen que en el país del sol naciente la popularidad del pescado ha decaído, que poco a poco, contagiados por las tradiciones occidentales, por el aumento de los precios del pescado e incluso por los temores disparados tras el desastre de Fukushima y el aumento de la contaminación radioactiva en la costa, los japoneses se están tornando carnívoros.

Cajas bento en el metro de Asakusa en Tokio, Japón. / INGENIO DE CONTENIDOS

No obstante, el pescado sigue siendo la base de su dieta, también de la de los turistas que llegados a estas tierras se empeñan en lucir el poco japonés que traen aprendido de casa: sushi, nigiri, sashimi, makisushinigirisashimimaki… Un festín. Porque las reproducciones en plástico de los platos del menú ayudan, pero nada como decir "sushi" y ver cómo reaccionan.

De la magnitud de esta pasión por el pescado da buena medida el Mercado Mayorista Central Metropolitano de Tokio, para los amigos Mercado de pescado de Tsukiji. Es el mayor mercado mayorista de pescado y productos marinos del mundo, y apura sus últimos meses en su sede actual, a la espera de ser transferido a otra zona más moderna cerca de Toyosu Island, a finales de 2016. Las autoridades insisten en que el actual emplazamiento es demasiado sucio, inseguro… pero las prisas para el traslado tienen más que ver con la celebración en 2020 de los Juegos Olímpicos.

Un vendedor limpia la mercancia en las traseras del mercado. / INGENIO DE CONTENIDOS

Son ustedes libres de sospechar que tras la mudanza hay intereses de todo tipo, pero hay que convenir con los responsables de la sanidad pública en que limpio-limpio no está. Lo van a comprobar en este recorrido fotográfico, que se inicia cuando ya se ha terminado la subasta de pescado y cobra vida el "mercado exterior", donde comparten espacio quienes se dedican a la venta al por mayor y al por menor, quienes no ofrecen pescado sino utensilios de cocina y quienes, aprovechando que el pescado está cerca y fresco, abren unos locales minúsculos que a falta de palabra mejor llamaremos restaurantes ante cuyas puertas hacen cola curiosos y turistas que parecen creer que por estar donde están comerán mejor.

Llama la atención, en una sociedad tecnológicamente tan desarrollada, ver cómo esas mujeres literalmente sitiadas por cajas de forespan y bolsas de plástico echan las cuentas de la mañana. O cómo ese señor que tal vez debería estar jubilado prepara una anguila extrayéndole las tripas con un rudimentario gancho. O cómo ese otro, huyendo tal vez de la curiosidad de los visitantes, prefiere proceder sentado en una escalera exterior, ajeno por completo a las normas de mantenimiento de la cadena del frío. O cómo los conductores de esas extrañas carretillas elevadoras se mueven con toda soltura dentro y fuera, esquivando bultos y turistas. O cómo los excursionistas hambrientos esperan turno en la parte frontal de los comedores mientras en la trasera lo que se acumula son los cacharros, montañas de ellos.

Dos pescaderos manipulan anguilas en el mercado de Tsukiji, en Tokio. / INGENIO DE CONTENIDOS

Eso sí, cuando el producto ya preparado alcance su punto de venta nadie sospechará que procede de un lugar barullero y desaseado, donde había personas sudorosas trabajando en un ambiente tenebroso. La asepsia reina en el supermercado de la estación de metro de Asakusa, los mostradores refrigerados e impecablemente iluminados nos permiten contemplar el pescado cortado y artísticamente colocado, bien sea en recipientes de plástico sin mayor elaboración, bien ya listo para comer en cajas bento no muy diferentes de aquellas que en el siglo XV los samuráis empezaron a utilizar para llevar la comida.

Al cabo, el orden ha sido restablecido. Arigato.

Un bazar turco (y no es el que usted está pensando)

Un bazar turco (y no es el que usted está pensando)

Más sobre este tema
stats