‘Anne with an E’, un respeto a esta niña huérfana y grandiosa

Escena de 'Anne with an e' en Netflix

No tiene fácil recorrido la recomendación a la selecta audiencia de infoLibre de la adaptación televisiva de un clásico juvenil canadiense sobre una niña huérfana. Sin embargo, sería un error que los prejuicios impidieran echar al menos un vistazo a esta magnífica serie y juzgarla en persona.

Anne with an E, disponible en Netflix, adapta por enésima vez Ana de las tejas verdes, la novela más popular, icónica y querida de toda la literatura de Canadá. Escrito en 1908 por Lucy Maud Montgomery, que añadió varias secuelas posteriormente, este clásico literario ha resistido un siglo largo sin que decaiga el interés y fascinación por él.

Es más, se ha convertido en un fenómeno de culto, y la provincia en la que transcurren los hechos, la más pequeña y densa del país americano, la Isla del Príncipe Eduardo, homenajea constantemente a las historias sobre Ana y ha desarrollado un potente sector turístico en torno a la famosa granja con verde tejado. No hay chicas pelirrojas en paro por la zona, todas encuentran ocupación si quieren recreando a la heroína del libro.

La autora de la novela se enteró de un suceso real que la inspiró a desarrollar su obra. Se trataba de unos granjeros que buscaron adoptar un muchacho que les ayudase con el trabajo físico, ya que se estaban haciendo mayores. Un malentendido hizo que el orfanato les enviase una niña. A partir de aquí, Lucy Maud Montgomery creó un mundo fascinante y, sobre todo, una protagonista estelar, Ana.

Conocer a Ana da sabor a la vida

Ana es una pelirroja charlatana, idealista, grandilocuente, con un talento desbordante para lo espectacular, ya sea el éxtasis ante la belleza o la indignación ante la injusticia. Ana da sabor a la vida. Tras conocerla, las cosas ya no vuelven a ser las mismas.

Durante cuarenta años, sin interrupción, una versión musical se interpreta en la Isla del Príncipe Eduardo. Las novelas han sido llevadas al cine, fueron hace ya años una miniserie. En Japón, donde la historia es adorada y se incluye en el programa de estudios del colegio, se convirtió en anime.

Los libros o esas versiones están disponibles actualmente. A ellos se suma la última adaptación, esta serie de Netflix rodada entre 2017 y 2019 que se compone de 27 episodios. Los expertos en Ana de las tejas verdes podrán discernir cuánto respeta y cuánto aporta esta serie al tono original de la obra en la que se basa.

Una de las mejores guionistas actuales firma esta serie

Los fanáticos de las series nos vemos especialmente atraídos por la persona que ha desarrollado está ficción, la guionista Moira Walley-Beckett. Walley-Beckett ha sido bailarina de ballet, actriz y guionista. Ya creó una miniserie antes que esta, Flesh and bone, ambientada en el mundo del baile clásico.

Pero su obra estelar en este mundo de la ficción seriada para televisión se desarrolló para Breaking bad. Además de coordinar al equipo de guion en algunas temporadas, es autora personalmente de algunos episodios que figuran entre los mejores de la historia televisiva. Por ejemplo La mosca, capítulo cápsula emblemático, que no hacía tanto avanzar la historia, como explicaba de manera extraordinaria el carácter obsesivo del protagonista de aquella serie.

Y especialmente Ozymandias, el antepenúltimo, el clímax emocional. Para gran parte de la crítica y la audiencia el mejor episodio de la mejor serie. No hace falta reverenciar el texto de Ozymandias, aunque merece reverencia, por ejemplo le consiguió el premio Emmy a ella y a los dos protagonistas del episodio, Bryan Cranston y Anna Gunn.

Sirve el dato para explicar que en lo que respecta a Anne with an E, estamos en las mejores manos posibles, las de una guionista excepcional. Las personas que ya han visto la serie lo saben, y la han calificado con excelente nota en internet. Quienes sospechen que una huerfanita del siglo XIX tiene que mostrarse ñoña y previsible deberían dar una oportunidad a la historia antes de desecharla. Eso sí, el doblaje no ayuda a la naturalidad. La versión original supera con mucho a la doblada.

“Ana es radical, es inspiradora”

La propia Walley-Beckett destaca para CBC lo que en su opinión ha hecho perdurar este clásico, la personalidad de su protagonista, con la que tantas personas se identifican. Según la guionista, todo el mundo siente que no encaja cuando pasa por la adolescencia, en los años de formación de la personalidad adulta. Todo el mundo se siente raro o torpe.

Ana es radical. Está completamente decidida a ser ella misma. Hace grandes movimientos. Sus emociones son grandes, sus palabras también” afirma la autora de esta versión del personaje. “Ana es una valiente a quien no le importa caer y rehacer los pedazos de sí misma que han quedado en el suelo. Es inspiradora”, continúa.

¿Qué tienen en común un letal narco de Alburquerque y una huérfana del siglo XIX?

La pregunta que todo el mundo hacía a la guionista cuando inició este proyecto se refería al salto entre Breaking bad y Ana. Moira Walley-Beckett ve una conexión entre las dos ficciones, sus protagonistas. No su temperamento o su biografía, sino la profundidad de su perfil psicológico. Walley-Beckett afirma sentirse atraída por los personajes con caracteres complicados, con obstáculos y heridas emocionales originales.

Walley-Beckett insiste en que para ella, lo importante de Breaking bad no era la historia de un narco, sino la de un padre de familia a quien diagnostican un cáncer y que utiliza sus habilidades para ayudar a su familia. Dicha situación explica mucho de la sociedad americana, por ejemplo de su sistema sanitario.

En el caso de Ana, los problemas que aborda resuenan en la actualidad. Diferentes tipos de paternidades y maternidades, acoso escolar, prejuicios contra los diferentes, feminismo… temas que aparecen en la serie de forma natural, pero nos permiten hacer lecturas contemporáneas.

Una vez que Walley-Beckett acometió esta adaptación, tenía que basarla en tres patas. Su propio texto, el estilo visual que tendría la serie y por supuesto, su protagonista. Respecto a la propuesta estética, esta versión busca un tono más realista que otras, que recordaban al aspecto de La casa de la pradera, con un barniz embellecido del periodo histórico que recrean. La referente para la cinematografía fue la directora neozelandesa Jane Champion, conocida por El piano y ganadora de un Óscar por El poder del perro.

Una magnífica protagonista

Quedaba elegir a una protagonista que representase la fuerza y la peculiar combinación de rasgos del personaje de Ana. Se buscó en tres continentes, con diferentes directores de reparto que hacían sus propias audiciones. En Canadá también se visitaron distintas ciudades para intentar no perder oportunidades de encontrar talento. Se barajó la información de dos mil candidatas y Amybeth McNulty estuvo en todas las preselecciones que se hacían.

Cuatro niñas volaron a Toronto, a la prueba final y entonces se hizo evidente que el papel tenía que ser para la irlandesa McNulty. “Nos parecemos mucho” declaró la actriz cuando se presentó la primera temporada de la serie a Bonnie Laufer. “Hablamos demasiado, eso en primer lugar. Ana tiene una opinión sobre todo y es una feminista accidental. Yo lo soy por elección” añadía.

Esta rubia, entusiasmada por teñirse de rojo para su personaje, acaba de hacer otra intervención en el último gran éxito de Netflix, en la cuarta temporada de Stranger things, con un discreto papel como interés romántico de Robin.

Anne with an E se recrea en ella, en su sonrisa irresistible, en su mirada completamente honesta, en sus extravagantes discursos y en sus también elocuentes silencios, en su inteligencia y vitalidad.

Si pudimos enamorarnos de una mocosa que señalaba sin filtros lo que estaba mal y lo que estaba bien en el mundo, como era Mafalda, ¿por qué no hacerlo con este personaje extraordinariamente escrito, actualizado e interpretado como el que presenta Anne with an E?

'Las luminosas', suspense con un pie en lo real y otro en lo sobrenatural

'Las luminosas', suspense con un pie en lo real y otro en lo sobrenatural

Más sobre este tema
stats