LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La firma para la que medió el novio de Ayuso logró el mayor importe en contratos de emergencia de la Xunta

Otros jóvenes pueden enseñar a los 'Ahujos'

Julián Lobete Pastor

La berrea de los estudiantes del colegio mayor universitario madrileño Elías Ahujo, dirigido por padres agustinos, ha abochornado a muchos españoles. La berrea iba dirigida a sus compañeras del también colegio mayor femenino Santa Mónica. Las declaraciones de algunas de estas estudiantes han abochornado y preocupado aún más a los mismos españoles.

Se ha dicho que algunos de estos muchachos y muchachas serán los próximos dirigentes de la clase dirigente. No será la primera vez que la clase dirigente española sea más inculta y más incívica que el pueblo español que dirigen, por desgracia para todos.

Al parecer los padres agustinos darán charlas sobre educación cívica y sexual a los berreantes, como castigo por su conducta. Me magino el pitorreo de los interesados muchachos ante esas clases y por supuesto creo en la absoluta inutilidad de tal “castigo”.

Mucho mejor será que esos y esas jóvenes conozcan cómo organizan y llevan a cabo experiencias festivas otros jóvenes de ambos sexos en toda España. Me refiero ahora en concreto a una tradición de más de un siglo en un pueblo de la España despoblada, San Cebrián de Campos, en la provincia de Palencia, en la que se demuestra que el respeto a la tradición también puede ser innovador.

Se trata de la fiesta de los quintos, ahora de los quintos y quintas, que se organiza cada año en San Cebrián de Campos. Se organiza en pie de igualdad y consiste en una serie de actos festivos que se celebran a lo largo de toda la quintada.

Mucho mejor será que esos y esas jóvenes conozcan cómo organizan y llevan a cabo experiencias festivas otros jóvenes de ambos sexos en toda España. Me refiero ahora en concreto a una tradición de más de un siglo en un pueblo de la España despoblada

El acto central consiste en el recitado de unas cuartetas que componen los quintos y quintas participantes en la plaza del pueblo, ellos y ellas montados en caballos o mulos y ataviados con bonitos sombreros de vistosas cintas. Las cuartetas con humor e ironía hablan o critican los acontecimientos del pueblo o nacionales, llaman la atención de las autoridades, comentan las relaciones de chicos y chicas y otros temas de actualidad.

Otros actos consisten en la colocación de enrramadas en las puertas y ventanas de las chicas solteras, sin que nadie vaya a insultarlas. Organizan también briscadas, cenas y verbenas a lo largo del año.

Si se me permite dar un consejo al rectorado de la Complutense y a los directores de los colegios mayores, les diré: Aireen un poco esos guetos de los colegios mayores caros, a los que familias pudientes llevan a sus hijos e hijas para que se relacionen con otros hijos de pudientes a fin de ir preparando un futuro común pudiente. Se ha visto que el aire de esos guetos puede estar muy viciado.

Que esos ahujos y santas mónicas aprendan de experiencias como la de los jóvenes de San Cebrián de Campos y otras del mundo rural, del mundo del trabajo, también de otros estudiantes.

_____________________

Julián Lobete Pastor es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats