Librepensadores

¿Quién mató al PSOE?

César Moya Villasante

Siempre creí que este partido era el que más cordura ponía en un país tan dislocado, que ahora se ha demostrado como tal. Dislocado e intolerante, no en sus gentes o en la mayoría, sino en unos políticos alejados de la realidad. Por ello creo que han sido muchos los factores y personas que tratan de acabar con un partido que, si dejara de existir, España sería otra cosa. Y no es que yo sea un militante ni forofo de nada, sino que veo las cosas ya con la visión de la tercera edad y después de haber vivido 34 años con Franco, que no es poco. Por ello dedico algunos párrafos a señalar culpas. Los culpables se definen solos.

Lo primero que hay que señalar es que la izquierda tiene un papel dificilísimo en que el dios dinero, ahora llamado mercados, se ha hecho con todo como único valor posible. No existe ya ni la ética, ni la moral que pregonaba la iglesia, ni la dignidad del hombre al que no se le respeta si es de la sociedad abandonada por ese dios. Con ello, Europa, únicamente un espacio de mercaderes mediocres, no consiente que exista una izquierda real, aquella que puede representar Podemos y alerta que con ellos ni agua. Han consentido la democracia social del PSOE por haberse adaptado al sistema. Y ahí empiezan los problemas actuales. Sabemos que Podemos existe y como tal hay que respetarle y más con mas de 5 millones de votos en muy poco tiempo conseguidos. Pero parece que para Europa y los lobbies dirigentes Podemos es alguien que hay que borrar del mapa con lo que cualquier acuerdo con ese partido se dinamita. Y esa es la primera causa del golpe a Pedro Sanchez por agentes externos, léase PP, Merkel y Draghi, que componen un magma viscoso sin distinción, y también internos, léase Susana y dirigentes ya pasados de moda que tuvieron su tiempo pero que deberían pasar a segunda fila. 

El problema es que internamente no había un plan B si se acababa con Sánchez y así tenemos un espectáculo lamentable cuyo papel principal ha desarrollado la andaluza Susana Díaz que no ha traído grandes éxitos al partido pues ganó en su tierra con bastante dificultad. Y debe creerse que en Madrid será una estrella y está muy lejos de la realidad. Para mí, no tiene ningún carisma ni habilidades de casi nada. Pero está protegida por algunos veteranos y eso cuenta. Aunque el que mejor definió lo que pasa fue Borrell, una de las mejores cabezas del partido. Y sin pelos en la lengua.

Pablo Iglesias es otro de los que quieren matar a este partido. Y quizá haya conseguido una gran parte de ello. No consintió que gobernara por un ego enfermizo y creerse estrella también, no siéndolo, pues aquellos que atraía en un principio, se desmorono después al ver ese ego que lo estropea todo. Con este líder, su partido no llegará a mucho pues muchos votantes potenciales rechazan ya el revanchismo y el odio al similar para ocupar su lugar. Se ha demostrado en últimas elecciones con un fracaso del esperado sorpasso.

El tema catalán ocupa un lugar de privilegio en esta derrota o golpe a Sanchez. Parece que había conseguido un acuerdo con ellos y eso fue el estallido del problema. Para Rajoy hablar, solo hablar, con los secesionistas catalanes esta prohibido. Pero, aunque él no lo quiera, existen. Son muchos más que al principio de la legislatura por haberle ninguneado o despreciado, como se quiera calificar la gestión del PP con este problema. Y mientras el PP y parte del PSOE no quieran ver que en este país existen catalanes y vascos que no están felices en el entorno actual, los problemas no dejarán de existir. Franco tapó ese problema pero todos sabemos cómo. En el siglo XXI, el diálogo es necesario para ceder todos algo. Y con Rajoy, Susana o muchos más, no hay nada que hacer. Ese ha sido el problema principal en donde estamos y estaremos mientras alguien con agallas, siempre de izquierdas pues la derecha está convencida que el pensamiento único es obligado desde el 39, no se podrá convivir de forma tranquila y pacífica. Es necesario mover la estructura de Estado. Llamar nación a un país no le veo problema, cuando ya nombramos País al vasco sin ningún problema y según los mejores diccionarios la diferencia es mínima, si acaso entre el espacio físico y sus habitantes. Con esta cesión se arreglarían muchos problemas, pero aquí no se quiere hacer porque el conservadurismo patriótico, mal entendido, proporciona muchos votos de gente mayor.

Así que entre todos le intentaron matar, algunos a Sánchez, otros al partido y así es la izquierda desde tiempos muy pasados. Una pena de país en que los políticos están por detrás de la sociedad.

César Moya Villasante es socio de infoLibre

Guerra pide al PSOE pensar en el interés del país, no sólo en la “dignidad ultrajada”

Guerra pide al PSOE pensar en el interés del país, no sólo en la “dignidad ultrajada”, pero evita hablar de abstención

Más sobre este tema
stats