La portada de mañana
Ver
Las sombras en la instrucción del ‘caso Begoña Gómez’ se ciernen sobre el juez Peinado

Librepensadores

Niña india

Antonio Nadal Pería

La  adopción no es una compra o no debería ser una compra que se puede devolver si el resultado no es satisfactorio o no se recibe lo esperado. Una niña no es un paquete que ante una frustración se rechaza como si de un producto se tratase. Los padres adoptivos zaragozanos de la niña india la devolvieron por una diferencia de edad, por no tener siete años, sino 13.

Sin embargo, un niño no es una mercancía con fecha de fabricación y de caducidad. Se comprende la frustración del matrimonio, tampoco podrá hacer ninguna adopción más, pero más pena da la niña rechazada, seguramente procedente de un horrible orfanato indio, que ha sido devuelta después de conocer el hogar de acogida. Terrible. Ella paga las consecuencias sin ser responsable de su situación.  Nos han informado de que echarse atrás en una adopción no es un delito. Para el niño rechazado, una gran incertidumbre, el miedo a regresar a su situación anterior. Los orfanatos indios son la antesala del infierno, en donde los niños son golpeados, mal nutridos y sin asistencia médica. He leído en un sitio que ser padres no es un derecho humano. El objetivo principal de la adopción es dar unos cuidadores a un niño que lo necesita. Me pregunto si es decente acoger a una niña creyendo que tiene siete años y devolverla a los servicios de infancia tras descubrir que tiene trece años. La niña ha tenido que sufrir mucho en su país de origen y en su rechazo por la pareja zaragozana. Doble tragedia.

Por fortuna, en el mismo lugar en donde una niña es rechazada por su edad muchas familias con profundos sentimientos humanos se prestan a acogerla sin condiciones, de momento ya son 100 familias las que se han interesado por la situación de esta niña india. Es deseable que pronto se entregue a una de estas familias para que pueda ser feliz, vivir una vida normal que será completamente distinta a lo que le esperaba en la India. De momento se encuentra en un centro de acogida y volver a su país es una opción muy remota. India es uno de los peores países para las niñas. Un estudio de Naciones Unidas reveló que en India, en donde mueren más bebés que en ningún otro país del mundo (unos 600.000 al año), fallecen más niñas que niños en el primer año de vida. Todo niño tiene derecho a una familia como una cuestión de derechos humanos básicos. La adopción no es un acto de caridad, es una solución para que los menores de edad tengan una familia y las parejas que quieran tener hijos puedan disfrutar de la experiencia de ser padres.

Antonio Nadal Pería es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats