estrenos

‘Asier ETA biok’: ¿Se puede ser amigo de quien justifica la violencia?

“Asier ETA biok”, una amistad difícil de explicar.

Asier y Aitor compartieron infancia, escuela e incluso ideales políticos. A los 16 años sus caminos se separaron. Aitor Merino se trasladó a Madrid para convertirse en actor. Asier Aranguren pasó a formar parte de ETA. Asier ETA biok (Asier y yo), largometraje premiado en el la última edición del Festival de Cine de San Sebastián, relata la historia de una amistad para muchos incomprensible.

El filme, dirigido por el actor y coprotagonista, Aitor Merino, junto a su hermana Amaia, surgió con el objetivo de explicar qué pudo llevar a Asier a tomar la decisión de integrarse en la banda terrorista ETA. Es una cuestión que al propio Aitor le cuesta asimilar y también el punto de partida del documental, aunque en su desarrollo el eje central de la historia es finalmente otro: la amistad entre Asier y Aitor. “¿Es ético mantener una amistad con una persona que justifica la violencia?, ¿cómo explicar que mi amigo de la infancia es un etarra?”, se interroga Merino.

Tras ocho años encarcelado en una prisión francesa por formar parte del aparato de información de ETA, Asier Aranguren regresa a España. Tan sólo un día antes de su llegada, Aitor decide seguir sus pasos cámara en mano, sin guión ni una idea clara de cuál sería el desenlace. Finalmente, el resultado “no es un retrato complaciente", explica el director. "Hemos hurgado en los rincones más duros”, agrega.

 

Dar a conocer al otro y justificar son cosas muy diferentes –recalca Merino–, queremos que el espectador tenga herramientas suficientes para valorar un conflicto desde el conocimiento de toda su complejidad”. Romper con tópicos y estereotipos son dos de los objetivos de esta película autobiográfica, resultado de más de tres años de trabajo y la atrevida apuesta de la productora Doxa.

Días antes de la presentación del biopic documental, Asier fue detenido en la operación desarrollada la semana pasada en el País Vasco y Navarra contra el denominado frente de cárceles de ETA. La historia vuelve a sus orígenes, con Aranguren de nuevo en prisión. “Estamos en estado de shock, pensamos que tras la detención Asier saldría libre sin cargos, pero está en la cárcel”, se lamenta Aitor Merino, mientras puntualiza que la labor de Aranguren, ejercer como interlocutor entre el colectivo de presos de ETA, era pública.

Las últimas detenciones no sólo “entorpecen el proceso de paz, a largo plazo inciden en lo que no es justo”, explica en relación con la dispersión de los presos. “Asier está en Aranjuez, quizá le trasladen a Cádiz, mientras hay una cárcel en Pamplona, donde vive él y su familia”. El director del largometraje recalca su indignación ante “el principio de que todo es ETA, etificar la izquierda abertzaleetificar” y la escasa repercusión en los medios de comunicación del problema de la dispersión de los presos.

En este sentido, Merino subraya la necesidad de diferenciar entre defender los derechos de los presos y defender a ETA. “No es lo mismo, queremos que se respeten sus derechos y no se apliquen medidas de excepción –explica el coprotagonista–, mientras se pide que no se dé un carácter político al conflicto, se toman medidas que son políticas”.

Comprender la postura de Aitor, sus dudas ante una amistad tan cercana y a la vez tan compleja, los motivos de Asier para integrarse en ETA, la lucha de su familia, los entramados de una realidad tan popular y tan desconocida son las columnas vertebrales de Asier ETA biok (Asier y yo), en las pantallas a partir de este viernes.

Rajoy no cambiará la política penitenciaria con los presos de ETA

Rajoy no cambiará la política penitenciaria con los presos de ETA

Más sobre este tema
stats