Cultura

Filmin pasa a manos de fondos de inversión con el reto de mantener su independencia: "No vamos a cambiar"

Portada de la plataforma española de streaming Filmin.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

La plataforma Filmin ya no es un negocio únicamente del mundo del cine. Los fondos de inversión españoles Seaya Ventura y Nazca han adquirido el 51% de la compañía, que por primera vez tendrá entre sus inversores a empresas que no se dedican a la distribución ni la producción cinematográfica. Aunque los socios podrían inquietarse ante el aparente viraje de la compañía, desde Filmin aseguran que no hay por qué temer: sus socios fundadores, Juan Carlos Tous, Jaume Ripoll y José Antonio de Luna seguirán en la dirección, y mantienen también sus participaciones. "Esta ha sido una de las condiciones que ellos mismos han puesto sobre la mesa", cuenta Tous a este periódico, "que ellos estarían dispuestos a entrar en Filmin, pero que nosotros tres teníamos que seguir al frente de la compañía y que eso no se podía mover de ninguna manera. Tanto, que ha quedado por escrito. Filmin no va a cambiar su línea de trabajo".

Hay varios factores que explican el cambio de propiedad. Por una parte, las malas perspectivas económicas del mundo del cine, que se enfrentan a uno de sus años más duros, incluyendo los peores de la última crisis económica. El año pasado, el cine español recaudó el taquilla 92 millones de euros, mientras que este año no alcanza los 40 millones. La perspectiva internacional no es mejor. Eso llevó a que algunos socios de la compañía estuvieran "interesados en vender", en palabras de Tous, también consejero delegado de la empresa. Eran Metropolitan Filmexport, distribuidora francesa, y Vértigo Films, distribuidora española. La primera había entrado en el accionariado en 2014, pero Vértigo estaba desde la fundación de la plataforma, en 2008, junto con otras distribuidoras y productoras como Cameo, Alta Films, Wanda Visión, Golem o El Deseo (empresa de los hermanos Almodóvar). Estas permanecen como accionistas. "Ha sido una de las luchas que hemos tenido en estos meses de negociación. Queríamos que continuasen con nosotros", dice el empresario.

"Tal y como estaba la situación actualmente en el mundo cinematográfico, estuvimos reflexionando y decidimos cambiar nuestra estrategia inicial de que fuera solo gente del mundo cinematográfico la que estuviera en Filmin", cuenta Juan Carlos Tous. Ante las malas cifras del sector, no resultaba demasiado prudente, explica, fiar el futuro del proyecto a empresas que en los próximos años se encontraran con problemas de inversión. Pero la dirección no ve este movimiento como una renuncia, sino como una posibilidad de mejorar su posicionamiento como empresa tecnológica. Seaya Ventures es una de las principales accionistas de Glovo y Cabify. Nazca entró en 2019 en la compañía Cinelux, dedicada a la iluminación audiovisual. Los movimientos de estos fondos explican la otra parte del trato: el pasado octubre, Seaya anunció que lanzaba un nuevo fondo de 85 millones de euros (con un objetivo de 125 millones). La mirada de la compañía había estado puesta en América Latina, pero la crisis del covid-19 les hizo interesarse por el sur de Europa. 

Filmin les permitirá estar presente en ambas zonas. La compañía española tiene el grueso de sus suscriptores (de los que no da números) en nuestro país, pero también opera en Portugal y en México. La entrada de los fondos de inversión permitirá, dice Tous, la "internacionalización" de la marca, en la península pero sobre todo en Latinoamérica, donde Filmin cuenta ya con la filial FilminLatino, fruto de un acuerdo con el Instituto Mexicano de la Cinematografía. La plataforma española ha crecido enormemente en 2020, tanto en tráfico como en suscripciones: prevé cerrar el año con una facturación de 15 millones de euros, más del doble de lo recaudado el año anterior. Pero también ha crecido cualitativamente, suscribiendo nuevos acuerdos con algunos de los festivales independientes más relevantes de España e incluyendo en su catálogo fondos de MGM, Universal o Sony Classics. Actualmente, la plataforma cuenta con más de 15.000 títulos y 38 personas en plantilla. 

La plataforma se marca otros objetivos de fronteras para adentro. Por una parte, "mejorar la tecnología y las aplicaciones" —solo en los primeros días del confinamiento domiciliario, vio crecer su tráfico en un 70%—. Pero también entrar en la producción. No lo hace exactamente por voluntad propia: la nueva ley del audiovisual obliga a las plataformas a dedicar el 5% de su inversión a proyectos nacionales y europeos, como ya hacen las cadenas privadas de televisión lineal. Pero Tous asegura que esta entrada de capital les permitirá "que no sea solo el 5%, sino un proyecto a largo plazo". El consejero delegado no se muestra preocupado por que las grandes multinacionales, como Netflix o Amazon Prime, puedan acabar haciéndose también con su pequeña parte del pastel. "Los grandes son grandes, pero nosotros tenemos una porción muy blindada", dice. "Tenemos un público al que le gusta Filmin, que acude a dejarse aconsejar y a descubrir cosas distintas. Hemos conseguido diferenciarnos y tenemos un público más fiel". 

¿Nada como una peli en una sala de cine? El covid-19 hace reflexionar a los festivales sobre un futuro online

¿Nada como una peli en una sala de cine? El covid-19 hace reflexionar a los festivales sobre un futuro online

Más sobre este tema
stats